Respuestas de Infibagué por Santa Rita siguen dejando inconforme a Vapi

Crédito: Suministradas / EL NUEVO DÍA La veeduría denuncia fallas en la baranda instalada en la pista de patinaje
Infibagué se pronunció por las querellas de Vapi ante la Contraloría, pero no ahondó en todas las denuncias hechas por la veeduría, que sigue insistiendo en las fallas en la calidad y acabados de las obras.
PUBLICIDAD

Ante los cuestionamientos hechos por la Veeduría Agua para Ibagué (Vapi) por la calidad de las obras del megaparque Santa Rita, entregadas al Municipio en 2019 y contratadas por Infibagué; la entidad, en respuesta al oficio radicado por la Contraloría Colegiada del Tolima, se refirió a las observaciones hechas por el veedor. 

En el documento firmado por la gerente del Instituto, Paola Álvarez, pese al buen número de querellas, solo se hizo énfasis en la pista de patinaje, en donde en primera medida se señaló que la misma se construyó con fines recreativos y de allí que sus especificaciones técnicas se hicieran en ese sentido, pues la instalación de una pista de carácter competitivo implicaba más dinero y espacio. 

Frente a la instalación de las barandas el instituto acotó que obedecen a un diseño estándar y que pese a lo expuesto no requieren ningún cambio. 

“De adoptarse el diseño de la baranda oficial sin incorporar el policarbonato a su alrededor, sí actuaría como cuchilla, tal como lo expresa la veeduría, en cambio de la forma en que se colocó, no actúa como tal, puesto que los posibles impactos sobre la barandas, no se darían de forma perpendicular a esta, sino que se darían en la dirección en que se patina, o sea, sería de manera lateral a las platinas, por consiguiente no es cierto que acaten como cuchillas”, dijo Infibagué. 

Vapi en su momento alertó de irregularidades en las barandas instaladas en la pista de patinaje por cuenta de las 132 platinas que tienen y que para la veeduría podría afectar a quien practique la disciplina, pues estas con la velocidad propia del deporte terminarían haciendo las veces de una cuchilla, por lo que solicitó se cambie lo instalado. 

Para Infibagué la posibilidad de retirar las barandas no aplica, así como tampoco la crítica por los sobresaltos que interrumpen el desplazamiento correcto de las manos.

Frente a la decoloración de las barandas, se indicó que al ponerse en funcionamiento y a la intemperie, es factible que lo acontecido sean acciones propias del clima. Asimismo advirtió que no se han registrado accidentes a la fecha. 

El instituto advirtió que realizarán los seguimientos correspondientes para determinar si ameritan acciones.

 

Vapi se reafirma en lo dicho

Tras la respuesta entregada a la Contraloría, la Veeduría se reafirmó en sus denuncias, las cuales aseguró “sin temor a equivocarse” e insistió en que las barandas deben ser retiradas del megaparque para reemplazarse por unas que cumplan las exigencias de una pista de patinaje.

“La baranda debe de ser retirada a la mayor brevedad posible, no estamos exentos de un posible accidente con consecuencias muy graves, teniendo que entrar el municipio a responder legalmente”, advierte la veeduría. 

Asimismo, insistió en que las mismas no pueden tener sobresaltos, por lo que lo instalado sería, “un error craso de diseño” y que para evitar la decoloración en las mismas se debió haber aplicado una pintura de esmalte que está prevista en los pliegos de condiciones, “indudablemente emplearon pintura anticorrosiva de la peor calidad”, dijo Vapi.

 

Los otros ‘peros’ del megaparque

Tras lo expuesto por el ente descentralizado, la veeduría insistió en que sus informes y denuncias públicas son acertadas y por eso se han expuesto a través de varios registros fotográficos las pruebas que dan fe de la mala calidad de los materiales y pésima ejecución de actividades en esta obra que le costó al Municipio más de $5 mil millones.

Vapi advirtió que en la pista de patinaje ya se presentan huecos y manchas, que los sardineles del parque se están desintegrando pese a ser recibidos a satisfacción por el interventor y supervisores de obra.

Además, en la cancha de fútbol once de arena después de la lluvia, esta queda cubierta de agua por días, pues el sistema de drenaje construido no funciona como corresponde, esto sumado a la maleza que se está apropiando del terreno. 

La veeduría además teme que se pretendan ocultar algunos errores en lo que se entregó, pues las canchas múltiples tienen parches por imperfecciones en el acabado final. 

“¿Será que están pretendiendo ocultar este grave problema con la posible confabulación de los supervisores de obra, de la interventoría y de la entidad contratante?”, reseñó el representante de Vapi.

La situación se repite en las canchas de basquetbol y juegos de niños en donde casi por completo se desprendió el producto aplicado. 

Las luminarias tampoco estarían funcionando de forma correcta, algunas se encienden en el día y otras no funcionan en las noches. 

Para Vapi es curioso que la Gerente de Infibagué en el documento hable de hacer los seguimientos para determinar acciones que lo ameriten, pese a que las pruebas han sido suministradas por ellos mismos en varios informes, “¿será que lo denunciado por la veeduría Vapi es falso y las evidencias fotográficas son un montaje?”, puntualizó la veeduría.

IbaguéTambién ha cuestionado la calidad del material aplicado en las canchas multideportes y zona de juegos.

Redacción Ibagué

Comentarios