No cesa el disgusto por la millonaria bonificación de la CCI a Brian Bazin Bulla

Después de conocerse que la Junta Directiva del ente cameral aprobó $40 millones de pesos como bonificación para el presidente Ejecutivo, Brian Bazin Bulla, las críticas de distintos sectores sociales frente a esta decisión siguen latentes.
PUBLICIDAD

El 2020 ha sido un año complejo para la economía del país, micro y medianos empresarios han debido cerrar sus negocios o resistir con gran dificultad ante la adversidad de una pandemia que aún no anuncia su fin, motivo por el que esta noticia sigue calentando los ánimos y generando toda clase de reacciones.

Una de las que más llamó la atención fue la de tres miembros de la Junta Directiva que expresaron su desacuerdo por la decisión tomada por la mayoría de sus compañeros, se trata de Tania Sierra, Juan Pablo Sánchez y Dairo Castilla, quienes a través de un comunicado expresaron su sentir.

“Como empresarios y comerciantes que nos duele Ibagué y la difícil situación que afronta su tejido empresarial, acrecentada por una de las peores crisis de Colombia en toda su historia republicana, motivada por la pandemia del Covid 19, rechazamos y nos apartamos de la decisión de las mayorías de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué”, afirma el documento.

En este se citan seis razones puntuales por las que no aprueban dicho beneficio económico, dentro de las que se destacan que estos dineros deberían ser destinados para ayudas reales a los micro empresarios y comerciantes quebrados, y que la entidad junto con su presidente deben ser ejemplo de austeridad en estos tiempos complejos.

Además, que los recursos de la CCI están más comprometidos ante el Gobierno nacional para aliviar distintas situaciones de los empresarios y comerciantes matriculados por lo que se reduce el presupuesto de la entidad, lo que debería preocupar a los directivos.

Sin embargo, el punto cinco del comunicado llama especialmente la atención. En este expresan que por estar bajo un código de ética y régimen disciplinario en el que solos los presidentes de la entidad cameral pueden tener la vocería, no pueden compartir la manera en cómo fue aprobada esta prima extra legal.

“El código de ética de la Cámara de Comercio de Ibagué y muchos códigos de ética de las cámaras no permiten que uno cuente lo que pasa en las juntas. Las actas de las juntas directivas no son secretas pero son reservadas, es decir que los señores miembros de las juntas tienen que aprobar si usted pide una información, se rigen bajo el derecho privado pero en el caso de Ibagué el 90% de los recursos son públicos”, afirmó Juan Pablo Sánchez, gerente de Ecos del Combeima, en su programa Golpes de Opinión.

Durante la emisión, Tania Sierra refirió unas cifras puntuales que ponen sobre la mesa lo que sería una adecuada utilización de esos recursos.

“En la Cámara hay registradas alrededor de 24 mil empresas en la categoría de micro empresarios, de esas el 80% tienen solamente un empleado, son auto-sostenibles. De ahí el 17% tiene entre dos y tres personas, sólo el 3% tiene más de tres personas trabajando.

“Quiere decir esto que si se hubiera aplicado el bono navideño del señor Bulla, se hubiera podido financiar la nómina de un mes para 29 micro empresarios con todas sus prestaciones correspondientes”.

Y agregó que de las empresas encuestadas, refiriéndose a cifras del Dane, el 75% no renovaron su registro mercantil.

“Con el bono hubiéramos podido ayudar a la renovación del registro de más de 850 micro empresarios, cuando 2.963 dejaron de renovar por esta situación; el 75% de los micro empresarios arrojan utilidades entre $300 y $500 mil mensuales, con el bono hubiéramos podido subsidiar pérdidas de 100 micro empresarios en Ibagué”, acotó.

Respecto al tema, Dairo Castilla refirió que no es el momento para dar ese tipo de incentivos.

“La situación de Ibagué es difícil, el desempleo, el tema económico por la situación que está pasando la ciudad y el departamento no ameritan este tipo de decisiones. Me opuse por eso porque me duele la ciudad pienso que debemos estar alineados. Así como nuestros alcaldes y gobernadores se deben a un pueblo, los gremios, especialmente, la Cámara pienso que nos debemos a los comerciantes y empresarios”.

Sobre el tema también se pronunció el exgerente del Ibal, Eduardo Bejarano.

“Es una vergüenza que a un individuo que devenga más de $20 millones al mes, además haya que darle un “premio” por sus labores, máxime cuando su papel ha sido tan mediocre. Por mera decencia, quienes votaron a favor de este inmerecido pago deberían renunciar. Son una vergüenza para la CCI y para Ibagué”.

Sector empresarial

Álvaro Montoya, propietario del hotel Tierra Caliente, se pronunció sobre el tema para manifestar el disgusto de muchos micro empresarios con esta decisión.

“Creo que hay un malestar generalizado en el empresariado por la falta de solidaridad del ente cameral, especialmente con aquellos pequeños negocios que no han podido renovar su matrícula, tratando por supuesto de luchar contra los inconvenientes económicos que ha producido esta pandemia”, comentó.

Puntualizó que este era el momento oportuno para haber utilizado su ‘caja de reserva’.

“Creo, sin lugar a equivocarme, que era la oportunidad histórica con la pandemia de haber gastado todas sus energías en mantener la mano solidaria con los empresarios y micro empresarios de esta ciudad”.

Comunicado de la Junta Directiva de la CCI

En un comunicado de prensa la mayoría de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué expresó los motivos por los que decidieron hacer esta bonificación al presidente Ejecutivo.

Según el documento se ejecutó un plan de acción de 93 actividades planteadas, de las que el 47% representa una sobre ejecución del 204%, impactando a nueve mil empresarios.

Adicionalmente, menciona ejecuciones como más de 50 mil asesorías virtuales, acompañamiento en protocolos de bioseguridad, y acceso a fuentes de financiación de $2.400 millones desembolsados en la línea de crédito con Bancóldex.

También mencionaron la inversión de $200 millones en la línea de microcrédito con el Banco Agrario de Colombia para apalancar $2.000 millones y beneficiar 400 microempresarios.

Además, $500 millones conciliados en audiencias con empresarios, entre arrendadores y arrendatarios, la entrega de más mil mercados a familias vulnerables y microempresarios afectados por la pandemia, entre varias actividades más, que demostrarían la gestión adelantada tanto por la Junta Directiva como por el Presidente Ejecutivo.

“Los funcionarios demostraron su compromiso con la entidad con la reducción voluntaria de su salario durante los primeros meses de la pandemia, esto permitió adicionar recursos en actividades de fortalecimiento empresarial. Como resultado de la gestión, que demuestra que la administración de la Cámara de Comercio de Ibagué realizó un trabajo visible de cara a los empresarios, y un excelente manejo presupuestal y administrativo por parte de la alta dirección del Ente Cameral y todos sus colaboradores, la Junta Directiva propuso y aprobó este reconocimiento”, afirmó Jairo Arias, presidente de la Junta Directiva de la entidad.

Bonificación de Fenalco

Otra de las bonificaciones que está sonando en la opinión pública es la de Alba Lucía García, directora Ejecutiva de Fenalco – Tolima, suma que aún se desconoce pero que está regida por varios parámetros de medición que Efraín Valencia, presidente de la Junta Directiva de Fenalco explicó.

Valencia también aclaró que el caso de Fenalco es diferente al de la CCI.

“Hay dos situaciones que han tratado de equiparar que son muy diferentes que es lo de la Cámara de Comercio con lo de Fenalco. Fenalco es un gremio totalmente privado y de voluntaria integración, mientras que la Cámara de Comercio es una entidad donde se manejan recursos estatales, donde los empresarios formales es obligación estar”.

Y comentó que hace unos años se hicieron unas modificaciones internas. “Nuestro director ejecutivo tenía unas condiciones salariales que operaban básicamente con un salario fijo y precisamente por la connotación que tenía el gremio porque a veces había sube y bajas dentro de las ejecuciones presupuestales, se estableció un modelo variable que corresponde a que el director ejecutivo tiene un salario de casi la tercera parte de lo que se ganaba en el pasado, y un componente variable que va de acuerdo con sus resultados”.

De esta manera, la bonificación se hace de acuerdo con el resultado financiero que tenga la entidad, el crecimiento en el número de agremiados, la ejecución de las acciones enmarcadas en Fenalco Nacional y el acompañamiento en cada uno de los sectores en los que se desarrollan.

Y resaltó que es importante ver el ingreso anual y no las bonificaciones, debido a que según Valencia la Dirección Ejecutiva de Fenalco es una de las que menos gana a nivel gremial anualmente.

“Casi que me atrevería a decir que es importante ver el ingreso anual que tiene el director, es pertinente que se dé cuál es el dato y sobre eso mirar. Las comparaciones son odiosas, pero una persona que se puede ganar una tercera o cuarta parte de lo que se puede ganar un representante gremial de otra entidad, cuando suma la bonificación lo que se gana anualmente sigue siendo supremamente inferior”.

Y expresó que más que en la cifras se debe hablar de la gestión.

Los datos exactos de la bonificación de Alba Lucía García se conocerán en enero cuando se presente el resultado financiero de la entidad.

“Todas esas decisiones financieras las presentamos en nuestra asamblea anual de agremiados donde abiertamente se hace una exposición de los estados financieros para que quienes quieran conocer los detalles; donde se presenta todo de manera abierta”.

EL NUEVO DÍA

Comentarios