Asociación para el Desarrollo del Tolima dice que el Setp no garantiza movilidad eléctrica

Crédito: Suministrada/EL NUEVO DÍALa Alcaldía de Ibagué y el Gobierno nacional suscribieron el convenio de cofinanciación del Setp el pasado 29 de diciembre.
La entidad señaló que el proyecto no cuenta con recursos para hacer una transición rápida a una movilidad limpia y que solucione los atascos, por lo que pide a la Alcaldía considerar iniciativas privadas de sistema masivo que se complementen al Setp.
PUBLICIDAD

Tras la firma del convenio de cofinanciación del Sistema Estratégico de Transporte Público (Setp) entre la Alcaldía de Ibagué y el Gobierno nacional, la Asociación para el Desarrollo del Tolima (ADT) aseguró que el proyecto, tal como está planteado, no asegura una transición rápida hacia la movilidad eléctrica.

De acuerdo con Santiago Arbeláez, director ejecutivo de la entidad, el Setp constituye un hito para Ibagué, en la medida que promete modernizar la ciudad en varios frentes, pero no garantiza una movilidad eficiente, amigable con el medio ambiente, libre de la contaminación actual y sin los atascos que se registran hoy.

Para empezar, la ADT señaló que el estudio sobre el que se apoya el Setp fue realizado en 2018, cuando no existían aún vehículos eléctricos para estos fines rodando por las calles de Colombia. Sería después de este año que en Cali, Medellín y Bogotá se introdujeron los buses eléctricos de cero emisiones.

“La tendencia es irreversible e Ibagué no puede renunciar o esperar hasta después del año 2030 para llegar, según el estudio, en el mejor de los casos a una composición de flota con solo un 50% eléctrico”, afirmó Arbeláez, quien considera que la ciudad está a tiempo de considerar proyectos de movilidad limpia que encajan con el Setp.

Arbeláez explicó que el estudio prevé que el tránsito hacia tecnologías amigables con el medio ambiente estará a cargo de los operadores privados, una proyección que -a su juicio- no es viable en el corto plazo, pues quizás los transportadores no cuenten con los recursos, por lo que el cambio se dará muy lentamente.

Además, el directivo indicó que los nueve patios contemplados en el proyecto fueron planificados para mantener el estado actual basado en vehículos operando con diesel.

“El número de patios y su ubicación con relación a las subestaciones eléctricas hace que, si se pretende en el futuro hacer la transición a un sistema eléctrico, el número es excesivo y ni los particulares ni la ciudad tendrán los recursos para hacer las distintas instalaciones y conexiones más complejas y costosas, que un sistema de esa naturaleza demanda”, dijo.

Una de las razones por la que se requiere construir nueve patios es que se prevé que en la ciudad funcionen 606 buses, un número que para Arbeláez es alto, haciendo que el Setp “por sí solo no asegure el paso a la movilidad limpia tipo eléctrica sin la contaminación actual ni la eliminación de los atascos diarios en Ibagué”.

Por otro lado, señaló que se plantea crear nuevos impuestos, como el incremento del predial y el parqueo en vías públicas, para lograr un balance en la operación del Setp, pues se enfrentará a un “déficit creciente que inicia en 2024 con $2000 millones, que llega a $39.000 millones corrientes en 2033 y luego descienden hasta $20.000 millones en 2044, sin llegar a equilibrio”.

Contrario a lo que señala la ADT, la Alcaldía dice que planea utilizar nuevas flotas vehiculares con tecnología de energía limpia, para que la Capital Musical sea amigable con el ambiente.

 

La propuesta

Para la ADT, un Sistema de Transporte Masivo de Ibagué (Stmi), como un metro ligero para la ciudad, encaja perfectamente con el Setp y debería ser tenido en cuenta.

“La ADT considera que es necesario que el Setp, para lograr una movilidad limpia y libre de atascos, se complemente por una operación de transporte privado, con alternativas que ofrezcan lograr los objetivos de cero contaminación y eliminación de trancones a plazos más cortos y en forma realista”, propuso Arbeláez.

Agregó que existen dos alternativas, las cuales ya conoce la Alcaldía, que plantean la vinculación en condiciones atractivas de todos los transportadores actuales, garantiza un sistema limpio, genera ganancias en tiempos de viaje y asegura un empleo estable y formal para los conductores actuales con creación masiva de empleos directos e indirectos.

“Revisado uno de los proyectos presentados en materia de índices de pasajeros por kilómetro (IPK) más racionales, en un sistema con vehículos de mayor tamaño y mayor velocidad, el número de buses alimentadores y de conexión corta, puede reducirse a 340 contra los 970 actuales o los 606 que plantea el estudio base del Setp”, acotó.

Arbeláez espera que la Administración analice las propuestas y así aprovechar “el interés de inversionistas externos y trabajar de la mano con proponentes de estas iniciativas, para mejorar la movilidad de la ciudad, garantizar la sostenibilidad ambiental y todo en beneficio de la comunidad ibaguereña”.

 

Metro ligero, una de las alternativas

Un Sistema de Transporte Masivo de Ibagué (Stmi) planteado por una Unión Temporal consiste en un metro ligero que tiene como eje principal un viaducto que nace donde culmina El Salado y termina en el centro de la ciudad, siendo complementado por rutas alimentadoras.

El corredor elevado parte desde el barrio Protecho en la vereda El País, sube por toda la carrera Novena, hasta llegar a la avenida Ambalá en la calle 110, donde el sistema se divide en dos líneas: La primera sube por la Ambalá y la segunda línea sube desde el supermercado Surtiplaza (calle 110 con carrera 9) por la Quinta. Las dos líneas se vuelven a unir en la calle 25 con Quinta, carrera por la que sigue el trayecto y termina su recorrido en la calle 10.

De acuerdo con el experto en movilidad, el viaducto en un día típico va a movilizar alrededor de 77 mil pasajeros, y por estar separado del tráfico mixto alcanzará una velocidad promedio de 35 kilómetros por hora (km/h). En cuanto a tiempos, desde El Salado hasta el Centro, el viaje se reducirá en 20 minutos.

Por otro lado, la flota de alimentadores estaría compuesta por 340 buses con capacidad para 50 pasajeros, y que diariamente van a transportar a 150 mil personas. De estas rutas, se destaca la que tendría cobertura hasta el sector de Picaleña.

El grupo promotor busca desarrollar el proyecto bajo la figura de una APP (Asociación Público Privada), en la cual el privado asume la administración y mitigación de los riesgos financieros, y es el único inversor.

 

¿Qué traerá el Setp?

De acuerdo con el alcalde Andrés Fabián Hurtado, son más de $500.000 los recursos que se destinarán en el Setp, cuyo desarrollo apoyará a la reactivación económica en la capital tolimense con más de 5.000 empleos que se generarán alrededor de estas y otras obras complementarias.

El proyecto contempla la construcción de siete estaciones en las cuales los ciudadanos podrán hacer transbordo sin pagar un pasaje adicional. Estas estarán ubicadas en el sur, carrera Primera, calle 64 con Quinta, carrera Quinta con 99, El Salado, Picaleña y Mirolindo.

Por otra parte, con el Setp serán adecuados 22.3 kilómetros de carriles preferenciales para buses, así como 268 paraderos, nueve patios, nueve terminales, talleres y puntos de intercambio modal en los cuales los ibaguereños podrán utilizar medios alternativos de transporte como la bicicleta.

Para planificar, administrar y organizar el Setp, fue creado a través de proyecto de acuerdo al ente gestor, que entre otras cosas estará a cargo de implementar un sistema de recaudo electrónico a través de tarjetas recargables. Asimismo, se utilizará un sistema de gestión y control de la flota que permitirá regular los tiempos de los recorridos. Vale mencionar que los operadores serán las empresas de transporte que ya existen.

La Junta Directiva del ente gestor está integrada por tres miembros del Gobierno nacional: un representante del Ministerio de Hacienda, un representante del Ministerio de Transporte y un representante del Departamento Nacional de Planeación. También tendrán asiento dos miembros del Municipio: el Alcalde y el Secretario de Movilidad.
 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios