El invierno empieza a causar estragos en Ibagué

Crédito: HÉLMER PARRA – EL NUEVO DÍA
La magnitud de tierra que cayó sobre la carretera y las casas en el barrio Baltazar, pudo haber generado una tragedia con numerosas víctimas fatales.
Las constantes lluvias durante el inicio de este 2021 empezaron a generar riesgo entre los ciudadanos que viven cerca a los cerros y quebradas de Ibagué. En el Baltazar, la tragedia pudo ser peor.
PUBLICIDAD

La intensidad de las lluvias durante estos tres primeros días del año, generaron la primera calamidad en Ibagué, luego de un deslizamiento de tierra ocurrido en el barrio Baltazar, el cual tumbó las paredes de por los menos siete casas, y dejó 14 personas lesionadas.

Aparte de esta tragedia en el sur de Ibagué, también se registraron daños en viviendas en los barrios Combeima, Venecia, 7 de Agosto, Topacio y afectaciones en los cerros noroccidentales de la Capital Musical.

El caso más crítico se registró en el barrio Baltazar, luego de que los torrenciales del sábado en la noche afectaran el talud y se desprendiera una parte de este, el cual taponó parte de la vía que une el barrio Libertador con el Combeima, y debido al impacto de la tierra, tumbó paredes.

Por fortuna no hubo víctimas qué lamentar, pues a esa hora sus moradores dormían y fueron despertados por el impacto que provocó primero el golpe del barro y luego de las paredes al desplomarse.

Tras la emergencia llegó una unidad de bomberos, que ayudó a evitar una tragedia mayor, pues justo cuando llegó, se desprendió otra gran porción de tierra y roca, que chocó contra el camión y alcanzó a hundir un poco la lata.

El secretario de Ambiente y Gestión del Riesgo César Augusto Gutiérrez Barreto, se refirió a los hechos ocurridos en Ibagué.

“Hacia la medianoche y amanecer del domingo se registraron unos deslizamientos que afectaron siete viviendas donde habitan personas, afortunadamente no hubo víctimas mortales, pero sí 14 con lesiones, que fueron llevadas a centros hospitalarios, tras ser evacuadas por bomberos.

“Este deslizamiento ocurre porque al respaldo hay un alud y las precipitaciones fuertes y de  larga duración generaron que se desprendiera este material. Al amanecer se inició con limpieza de la vía, con el fin de habilitar los drenajes, porque desde la montaña escurre todavía agua, allí hay un reservorio grande de líquido, que con su peso ayuda a que existan estos deslizamientos”, informó César Gutiérrez.

               

Damnificados

El terror se apoderó sobre las familias de este barrio popular al sur de Ibagué, cuando parte de la montaña se les vino encima, y junto con la tierra, el techo y las paredes de las casas, los gritos de medianoche inundaron el sector y la ayuda de vecinos no tardó.

Blanca Sánchez, una habitante del lugar, contó que temió bastante por los niños, pues se escuchaban mucho los gritos de socorro, y muchos no podían correr a ningún lado, pues la tierra bloqueaba la calle y se sumaba la oscuridad.

“Todos tratábamos de sacar a los niños, gracias a Dios salieron con vida, nos apoyaron los vecinos, las autoridades. Ahora necesitamos que nos reubiquen, tenemos niños enfermos. Necesitamos una casa, así nos cobren unas cuotas bajitas, necesitamos irnos, no podemos vivir más acá”.

Jaime Olivar, quien uno de sus familiares fue trasladado a un centro asistencial, narró el desespero que vivió en la madrugada de este domingo.   

“Escuchaba a mi mamá, mi hija y una sobrina gritar, pidiendo ayuda, de una vez corrí para ayudarlos, y todo se destruyó”.

 

.

Vecinos y dueños de las casas afectadas miran con terror la catástrofe que dejó la avalancha que despertó a los ibaguereños en la madrugada del domingo, y afectó la movilidad hacia el sur de Ibagué, de quienes transitan a diario por esta zona hacia el Cañón del Combeima.

 

,.

Interior de las casas destruidas en el barrio Baltazar y sus enseres perdidos a causa de la avalancha que tumbó paredes.

Apoyo

En la tarde del domingo, llegaron las ayudas para nueve familias damnificadas, a quienes les entregaron paquetes nutricionales y de cocina, cobijas, colchonetas, artículos de aseo, entre otros elementos.

César Gutiérrez aseguró, que como primera medida, se dispuso del Coliseo de Ferias para instalar allí un albergue temporal, para trasladar a los damnificados; también indicó que quienes puedan ir a donde un familiar, lo pueden avisar, para proveerlos de un mercado.

“También enfatizar en que estas viviendas no deberían de existir acá, pues este es un sector de alto riesgo, no es la primera vez que esto ocurre, y que ha cobrado vidas. Desde ya se piensa en la reubicación, por supuesto no es un proceso rápido debido a las dificultades financieras”, añadió.

Sobre la invasión que consumió parte del parque, el jefe de la cartera de riesgo, insistió en la importancia de que los mimos ciudadanos tomen conciencia y preserven sus propias vidas.

“Ya le hicimos saber al Presidente de Junta que no permita más asentamientos subnormales que no cumplen con normas técnicas, sitios que no están en condiciones para vivir; tenemos que ser coherentes y no podemos aceptar construcciones irregulares que generen luego una desgracia”, apostilló Gutiérrez Barreto.

 

Belencito

,

En el sector conocido como ‘La Invasión’, las casas que están pegadas al cerro Pan de Azúcar, resultaron con afectaciones, pero fue la vivienda de la señora Bertha, la que sufrió más daños, pues el barro le tumbó una pared y destruyó parte de la cocina.

Flor Alba Colorado, edil del barrio Belencito, explicó lo ocurrido en la casa ubicada en la calle 11 No 11-08. “Se trata de una casa que quedó bastante afectada y tenemos otra en peligro, ya que se vino cantidad de tierra.

 Esto generó pérdidas de los enceres; desde esta mañana estamos con ellos, ya llegó personal de la Alcaldía y estamos a la espera de que arriben desde la Secretaría de Desarrollo Rural para sacar todo el material que se desprendió del cerro”, indicó la edil del barrio Belencito.

               

En La Vega

,

En La Vega, los constantes deslizamientos de tierra dejaron a la deriva un predio, además, la vía hacia el Cañón estuvo cerrada durante varias horas.

 

Una porción de tierra volvió a taponar por algunas horas el paso que del barrio Libertador conduce hacia el Cañón del Combeima, lo que generó caos, ya que los automotores que se dirigían para dicha zona turística quedaron embotellados hasta que los operarios de maquinaria pesada removieron la tierra.

En este sector, hay una casa (foto) que podría colapsar en cualquier momento, pues cada vez que llueve, una porción de tierra se desprende de la montaña y la construcción ya está casi en el aire.

 

Noroccidente

.

En peligro inminente, ante la caída de un muro, quedaron varias familias en el barrio 7 de Agosto parte alta, que temen continuar en sus casas, pues las lluvias no cesan y el terreno sigue moviéndose.

 

En los barrios Alaska, Belencito, 20 de Julio y 7 de Agosto, también ocurrieron deslizamientos que afectaron algunas edificaciones, las cuales por fortuna, tampoco dejaron pérdidas humanas.

En la calle 14 con carrera 15, de la parte alta del 7 de Agosto, la casa de la señora Oneida fue la que sufrió más daños, pues sobre la 1 de la mañana, escuchó ruidos.

“Como a la 1 de la mañana se nos vino ese volcán, se me tapó la cocina. Acá vivimos dos familias, ocho personas entre ellas cuatro niños, estamos buscando cómo pagar arriendo para quedarnos esta noche.

“Acá perdimos la cocina, los enseres, la nevera, nos quedamos hasta sin mercados porque se nos vino la montaña. Más encima donde vivo hay otras dos casas y están que se vienen encima mío”.

Por su parte, la presidenta de la Junta de Acción Comunal del 7 de Agosto, Nubia Morales, espera que llegue pronto la ayuda para sus vecinos.

“Estamos a la espera de que vengan de la Gobernación y Alcaldía, porque esta familia lo perdió todo.

En el barrio ocurrieron cuatro deslizamientos y este fue el más delicado, pedimos ayuda para esta familia y su reubicación, porque están en peligro”, informó Nubia Morales.

 

Zona rural

,

Tres aludes sobre la carretera que conduce a la vereda Ancón Tesorito, taponaron parte de este sector ubicado en los cerros noroccidentales de Ibagué, y por ende afectó la movilidad de por lo menos ocho familias que viven por la zona.

Las familias, según informó la Alcaldía de Ibagué, pasarán estos días donde familiares, para evitar que las lluvias sigan con sus daños y generen una tragedia.

 

DATO

En los barrios Venecia, Augusto E. Medina, Topacio, también hubo llamados a las unidades de socorro por inundaciones y deslizamientos.

 

FRASE:

“Hacemos un llamado a la ciudadanía, porque las lluvias continuarán, vivimos este fenómeno de La Niña y hay que estar muy vigilantes para evitar tragedias”, César Gutiérrez. secretario de Ambiente y Gestión del Riesgo.

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios