El gremio de la noche ad portas de declararse en quiebra colectiva

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
Las medidas restrictivas para mitigar la contingencia por el coronavirus no lograron reducir el impacto en materia económica que tuvieron cientos de establecimientos del sector noche ante la imposibilidad de abrir sus locales de forma continua y por el que anuncian una quiebra colectiva.
PUBLICIDAD

Andrés Nosa, representante de Asobares capítulo Tolima, indicó que el balance sobre sus establecimientos es desalentador ante la imposibilidad de percibir ingresos, pues durante el 2020 desde el inicio del confinamiento solo pudieron abrir las puertas al público un mes y medio y las últimas decisiones, vuelven y confirman la difícil situación para este gremio.

Nosa acotó que con anterioridad en varias reuniones con las autoridades se solicitó permitir la reapertura de sus establecimientos en la época decembrina para solventar algunos gastos, pero que esta iniciativa fue negada atribuyendo la propagación del Covid-19; sin embargo, el número de contagios no disminuyó tras los cierres.

“Hay una prueba clara de que los contagios no vienen de la noche, eso lo que está es estigmatizando este sector. El Alcalde y el Gobernador nos han satanizado y han puesto que los casos Covid provienen de la noche y es una prueba de que el aumento de casos no proviene de las noches, esta decisión lo que está haciendo es fortalecer un comercio informal y la ilegalidad”, indicó el representante.

Asimismo, Nosa advirtió que desde abril no han recibido apoyo de las autoridades e indicó que la situación del Covid-19 sigue siendo un tema de autocuidado. En medio de la pandemia 24 establecimientos ya cerraron formalmente sus puertas.

“No aguantamos más la presión económica, gastos fijos de arrendamiento, servicios públicos, manutención de vigilancia, equipos de logística, ya no podemos sostener esta situación así, hemos sido desamparados porque no hemos recibido ningún tipo de ayuda”, puntualizó.

Cifra

24 establecimientos del sector nocturno han cerrado sus puertas en Ibagué, advierte Asobares.

EL NUEVO DÍA

Comentarios