El comercio coincide en intensificar operativos para evitar la indisciplina social

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
Diferentes sectores se pronunciaron ante la decisión de un nuevo toque de queda en la ciudad, el impacto para el comercio y la indisciplina de los ibaguereños.
PUBLICIDAD

El anuncio de un nuevo confinamiento el próximo fin de semana, el toque de queda nocturno y la continuidad de la medida hasta tanto la ocupación de las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) no sea inferior al 70%, generó diversas reacciones por parte de varios sectores del comercio en Ibagué.

Asobares Tolima, que ya había expresado a través de su representante Andrés Nosa, el desolador panorama de los bares en Ibagué, esta vez remitió una misiva al alcalde Andrés Hurtado, en donde calificaron de “desproporcionada” la restricción que desconocería el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad de los locales comerciales que hacen parte del plan piloto, además de considerar que normas como la ley seca y un toque de queda nocturno no disminuyen los contagios.

Pese a la molestia, la asociación se mostró dispuesta a asumir los toques de queda, siempre y cuando se hagan de forma general y no solo en las noches.

“Estamos dispuestos a continuar con un toque de queda, pero que sea general, debido a que si queremos bajar los casos Covid-19 en Ibagué se deben tomar medidas que incluyan el día y la noche, no creemos suficiente un fin de semana confinados”, reseña Asobares.

Desde Fenalco, la directora Ejecutiva, Alba Lucía García, indicó que como gremio han respetado y acatado las medidas dispuestas por la Alcaldía, por lo que hizo la invitación para que la ciudadanía cumpla con las restricciones decretadas, pues es la indisciplina social la que conlleva a aplicar medidas restrictivas que terminan por impactar directamente en el comercio formal.

“Vemos muchas fiestas ilegales en barrios, conjuntos y en las calles la gente tomando, no hay un compromiso de la ciudadanía y con ese actuar están afectando al comercio formal que es el que realmente genera empleo, si la gente quiere que su tío, su primo o ellos mismos puedan mantener el empleo, se tiene que entender que vivimos una pandemia y estamos en un momento delicado de salud”, acotó García.

En ese sentido, Efraín Valencia, presidente Ejecutivo de la Federación, indicó que los empresarios están del lado de la ciudad y que los reclamos para evitar cierres ni restricciones no pretenden polarizar la ciudad; sin embargo, advirtió que la situación se desprende tal y como lo dijo García del desorden ciudadano del que las autoridades se dejaron tomar ventaja.

“Nos cogió ventaja los desórdenes en los barrios, la gente haciendo fiestas en vía pública, nos cogió ventaja el desorden de la carrera Tercera, entre muchas otras situaciones”, señaló Valencia.

Las directivas de Fenalco coincidieron en la necesidad de reforzar los operativos en donde se estén generando aglomeraciones a través de los líderes ciudadanos en cada uno de los sectores.

“No es culpa de nosotros”

El presidente de una de las veedurías de espacio público y uno de los representantes de los trabajadores informales, Rubén Darío Mellado, se mostró de acuerdo con la implementación de los toques de queda e indicó que ante las restricciones que afectaron sus ingresos en diciembre, es el momento de que la Alcaldía ‘apriete’ a los ciudadanos.

Mellado mostró su preocupación por el sistema de salud e indicó que es un tema que merece toda la atención.

En la temporada decembrina las críticas recayeron sobre el comercio informal ante el alto flujo de vendedores que se ubicaron por el corredor de la carrera Tercera; sin embargo los comerciantes, aseguraron que no se les puede atribuir a ellos ser un foco de contagio, pues no son ellos quienes invitan a que se incumplan los protocolos de bioseguridad.

“No es culpa de nosotros, a nosotros nadie nos da ni nos ayuda, sino trabajamos hoy, mañana no comemos, es culpa de la misma gente que no utiliza tapabocas, no se lava las manos, nosotros no los mandamos a rumbear el 24 y 31 (de diciembre) o que salgan a hacer reuniones”, dijo Mellado.

“Cuidados paliativos a paciente terminal”

El concejal William Rosas a través de su cuenta de Twitter indicó que desde la Alcaldía se debe hacer acatar y respetar a la autoridad con las disposiciones emitidas, esto ante el alto número de personas que se está pasando por alto las restricciones y que hoy tendría las UCI al borde del colapso.

El cabildante señaló que la ciudad no resiste más el número de contagios, muertes y empresas cerradas por cuenta de las medidas para mitigar el desorden de la comunidad.

“Ibagué con uno de los más altos porcentajes de contagios Covid en el país y sin camas UCI disponibles, demuestra que al parecer el toque de queda fue diseñado para infringirlo.

“Se volvió costumbre la indisciplina de unos cuantos; haciendo notar que esta implementación de las autoridades, parecen cuidados paliativos a paciente terminal, hacer acatar las medidas y respetar la autoridad es la alternativa señor alcalde Andrés Hurtado”, señaló Rosas.

EL NUEVO DÍA

Comentarios