El cableado aéreo sigue empañando el paisaje ibaguereño

Crédito: Hélmer Parra - EL NUEVO DÍA
La instalación de redes de servicios públicos y privados sin ningún aparente tipo de control sigue siendo una problemática para Ibagué, pese a que desde hace 20 años se pide que el cableado sea subterráneo.
PUBLICIDAD

Los metros y metros de cables de redes ya son parte habitual del panorama ibaguereño, en la ciudad es común ver cómo las ‘telarañas’ de cableado invaden el espacio público. Están en vías principales, en los barrios, muchos cerca de techos y fachadas, con pocos metros de altura, descolgados y expuestos a una eventual tragedia.

A este desorden se le suma que desde hace algún tiempo las empresas de servicios han optado por dejar en varios puntos inmensos rollos en una aparente provisión o posible arreglo de la red, todo esto ocurre pese a que en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) desde el 2000 se contempla la subterranización de redes.

El artículo 189 del POT advierte que la Administración municipal desde las carteras de Planeación e Infraestructura debe expedir la reglamentación y diseño para la construcción, preparación y aprobación de la subterranización de cableado, y las empresas de servicios públicos y privados deben incluir planes de acción para iniciar con este proceso; sin embargo, el panorama pasados 20 años no tiene mayor variación.

Se quedó en intenciones

En el 2010 la Personería de Ibagué presentó sin éxito, la queja formal ante la Alcaldía de la época para tomar acciones por el cableado de la ciudad, en el 2012 una acción popular emitida por la misma entidad exigía al Municipio devolver a la ciudad el espacio ocupado y contaminado con cables de empresas de energía y telecomunicación y en 2013 la resolución 72 del 15 de abril de la Dirección de Espacio Público ordenaba a las empresas de servicios públicos subterranizar sus redes de servicio, decisiones y solicitudes que se han pasado por alto.

En el 2015 en el marco del ‘Plan Centro’ que pretendía dar una mejor estética a la ciudad se previó una primera fase de la subterranización y en el 2017, en la administración de Guillermo Alfonso Jaramillo se habló de la conformación de una mesa técnica con la intención de embellecer la ciudad, desde la Gestora Urbana se habló de unos estudios que reposan en el ente descentralizado desde el 2006 y que deben ser actualizados, pero en la actualidad las redes aéreas siguen afeando la capital tolimense e incumpliendo la normativa.

Los planes de la Alcaldía

Ember Andrés Farah, director de información y aplicación de la norma urbanística de la Secretaría de Planeación, indicó que desde la actual Administración trabajan en un ajuste a corto plazo del POT, para ello, han requerido a las diferentes empresas públicas y privadas para que expliquen cómo avanzan en el proceso de subterranización de sus redes, según las exigencias legales.

Farah explicó que es la cartera de Planeación quien autoriza la ocupación e intervención del espacio público y advirtió que en la actualidad el cableado como lo indica el POT debe ser subterráneo, asimismo indicó que aquellas redes que no cuenten con la autorización deben entrar a un proceso de control urbano del que tiene manejo la Dirección de Espacio Público de la cartera de Gobierno.

“Nosotros los regulamos, en el momento en que no exista ningún permiso o ninguna autorización en la instalación de los postes sobre el tendido de ese cableado por parte de la Secretaría de Planeación, entraría control urbano, lo que llamamos en Gobierno, la dirección del Espacio Público a obligarlos a los traslados, desmontes o reubicaciones de los postes o a pedir los permisos”, dijo el director.

Algunos avances

Frente al número de redes que invaden el espacio público, la empresa Celsia, indicó que en los postes de su propiedad, también hay redes de diferentes cableoperadores, su uso está regulado por la comisión de regulación de comunicaciones (CRC) y la comisión de regulación de energía y gas (Creg); sin embargo en aras de mitigar el impacto visual trabajan en la remodelación de sus redes por unas más compactas, “ son trabajos que consisten en cambiar las redes por unas más compactas, semiaisladas, de mayor calibre, para hacerlas más confiables y resistentes a los impactos de las lluvias y de los árboles, además de evitar la contaminación visual”.

Asimismo, se contempla retirar las redes de energía de los postes que no tienen contrato de uso de la infraestructura eléctrica. Esta medida ya se adoptó el año anterior en El Espinal y se prevé que este año se inicie en Ibagué.

“A partir de este año empezará en Ibagué, la normalización del uso de infraestructura eléctrica por parte de los cableoperadores en todos los activos o postes de la compañía.

“Con esto, vamos a evitar riesgos eléctricos mejorando la estabilidad de la infraestructura por la instalación de cables instalados por los operadores de telecomunicaciones y evitar congestión y contaminación visual”, sostuvo Celsia a esta redacción.

Dato

El decreto 1469 del 2010 exige que para la construcción, reparación, sustitución, modificación o ampliación de instalaciones y redes para provisionar servicios se debe tener una licencia de intervención del espacio público que otorga la Secretaría de Planeación.

EL NUEVO DÍA

Comentarios