Alcaldía pasó en limpio revisión de la Contraloría a contratos en el marco del Covid

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
El ente de control en su revisión a cuatro de los contratos más relevantes suscritos en el marco de la pandemia sólo determinó anomalías en los procesos administrativos.
PUBLICIDAD

La Contraloría municipal, en la revisión de los contratos suscritos en medio de la declaratoria de urgencia manifiesta en el 2020, realizó un nuevo proceso auditor para terminar de verificar la gestión contractual que adelantó el Municipio. La entidad sólo determinó tres hallazgos de tipo administrativo por deficiencias en algunos contratos.

Según estableció el ente de control de las finanzas públicas, la Alcaldía hasta el momento de la realización de la auditoría había suscrito 21 contratos avaluados en $11 mil 166 millones.

En el primer semestre del 2020 se hizo una revisión de 4 de los procesos más representativos, entre ellos el de los mercados para la población vulnerable del que no se evidenció anomalías, pese a los ruidos de aparentes sobrecostos.

Para esta ocasión la revisión se centró en cuatro nuevos procesos contractuales; el pago de un periodo de facturación del servicio del Ibal, la prestación de servicios fúnebres para pacientes con Covid-19 y en condición de vulnerabilidad, la compraventa de elementos de protección personal para combatir el virus y la prestación de servicios de un profesional en salud ocupacional, todos representan un valor de $5 mil 143 millones.

Los hallazgos

Uno de los hallazgos administrativos tiene que ver con el contrato 672 cuyo objeto fue la prestación de servicios fúnebres correspondientes a cremación y disposición final de cadáveres a pacientes positivos en condición de vulnerabilidad al virus Covid-19, toda vez que se legalizó y se dio inicio a su ejecución pese a no haberse aportado las estampillas correspondientes ya que se evidenció que el contratista realizó el pago.

“No obran dentro del expediente las estampillas físicas, incumpliendo lo establecido en la cláusula quince (15) de la minuta contractual. Con lo anterior, se estaría configurando un presunto detrimento por el valor de estampillas Pro-cultura en $842.175 y Pro adulto mayor en $1.122.900”, aseveró la Contraloría.

En este mismo contrato, la entidad también demostró que faltó documentación para la legalización de los pagos, “se autorizó el segundo pago al contratista sin haberse aportado la totalidad de los documentos exigidos para tal fin, al no obrar informe de supervisión, acta parcial o certificado de recibo a satisfacción, incumpliendo lo establecido en la cláusula sexta de la minuta contractual”, se lee en el informe.

Otro de los hallazgos, también se presentó en el contrato 704 para la compraventa de elementos de protección personal, biomédicos, aseo y otros para prevenir los efectos del Covid-19, el que también se legalizó y dio inicio sin que se aportaran las estampillas procultura y proanciano.

EL NUEVO DÍA

Comentarios