En “territorio de miedo” se está convirtiendo el sector del parque Andrés López de Galarza

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA
Comerciantes, vecinos y transeúntes concuerdan que el sector se está volviendo ‘el cartucho’ de la ciudad. Trabajadoras sexuales y vendedores de sustancias psicoactivas ya no respetan ni que sea de día.
PUBLICIDAD

Una de estas denuncias  llegó a la redacción de El Nuevo Día, por lo que decidimos ir al parque Andrés López de Galarza y toda la zona céntrica que rodea y comprende este sector, para verificar la información. Aunque el tema no es nuevo, varios comerciantes y vecinos coinciden en el hecho de que cada día el sector se vuelve más peligroso y que la problemática ya se salió de control.

Estos ciudadanos cuentan que desde mediados del año pasado se han venido presentando serias dificultades por la venta de estupefacientes, los hurtos, raponazos, atracos y robos a establecimientos de comercio que dicen se han convertido en el pan de cada día. 

“Toda la parte céntrica desde la 21 hasta la 15 es una olla de microtráfico siendo el parque Galarza el mayor foco de distribución y microtráfico del sector”, dijo un comerciante bajo condición de anonimato.

 Los asentamientos de habitantes de calle, trabajadoras sexuales, población venezolana, consumidores de vicio,  personas con problemas mentales y ladrones sin ningún control tienen preocupados y emproblemados a los comerciantes y vecinos.

“Proliferan las amenazas para algunos comerciantes y una de ellas al parecer ya se cumplió”, afirmó otra fuente que pidió la reserva de su identidad. 

“Es que desde que empezó la pandemia se descararon, hay travestis, trabajadoras sexuales, vendedores de vicio, ladrones, de todo, y ya no es solo de noche, ya mantienen todo el día por aquí, y usted puede mirar, no hay ni un policía en ese parque”,  señaló una comerciante que se abstuvo  de darnos su nombre.

Ibagué

Según lo que cuenta la mujer, ellos no hacen ningún tipo de denuncias porque los tienen amenazados con quemar las casetas o negocios. Y cuenta que ya están cansados de presenciar todos los días una situación diferente.

“Aquí se sacan cuchillos de carnicería y se agarran a pelear para mirar quién se queda con el cliente, negocian con ellos aquí enfrente de uno, mejor dicho, y si uno dice algo, vea no más como apareció la caseta del señor de allí arriba, quemada, y ¿qué han hecho las autoridades?”, aseveró la mujer.

“Hacia mediados de noviembre se hizo pública esta situación y las autoridades por unos días y por la temporada Navideña trataron de intervenir el sector, pero solo fue por unos días y de manera esporádica.  Después la situación volvió a lo mismo, se hicieron reuniones y prometieron muchas cosas, pero todo se quedó en eso, solo pañitos de agua tibia y las autoridades siguen siendo demasiado permisivas y negligentes ante la situación”, mencionó el dueño de otro negocio que también pidió reserva por su seguridad.

Así mismo, un transeúnte dijo que muchas veces ese paso era obligado para él, y que el aumento de trabajadoras en la zona y de ladrones es evidente, tanto así que prefiere pagar un transporte para que lo deje en su lugar de trabajo de manera segura.

“Esto ya parece el cartucho pero no de Bogotá, sino de Ibagué, y soy consciente que el parque nunca había tenido las mejores percepciones ante la gente, pero es que ahorita, no sé si es porque no hay empleo, pero la situación es terrible”, puntualizó el hombre.

Ibagué

Redacción Ibagué

Comentarios