Busetas no pasan la prueba con los protocolos de bioseguridad

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍALa Personería hizo un recorrido en los terminales de rutas en diferentes puntos de la ciudad.
La entidad del Ministerio Público señala que el gremio de transporte público incumple y desconoce los lineamientos de bioseguridad impuestos por el Ministerio de Salud.
PUBLICIDAD

Con una inspección en los puestos de control de las diferentes busetas de transporte público colectivo afiliadas a seis empresas de Ibagué, la Personería municipal alertó de las falencias que existen en estos vehículos por el incumplimiento de los protocolos de bioseguridad, la entidad sostuvo que no se está cumpliendo con lo expuesto en la resolución 2475 del Ministerio de Salud en donde se establecen las medidas para el manejo del Covid-19.

La entidad señaló que dentro de los rodantes no existe señalización que determine las prohibiciones y que no existe control sobre el consumo de bebidas y alimentos.

Además no se está respetando el aforo, los mismos conductores afirmaron que trabajan con la ocupación del 100% y el suministro de alcohol o gel antibacterial es irregular por parte de las empresas.

“Los conductores abordados en estas visitas coincidieron en afirmar que trabajan con una ocupación del 100% de la capacidad de los vehículos, permitiendo el uso de la totalidad de las sillas, otro aspecto que también va en contravía de la resolución 2475 de diciembre de 2020, la cual determinó que la ocupación máxima de los vehículos que prestan el servicio de transporte público será hasta del 70% de su aforo disponible.

“Algunos conductores manifestaron demoras de las empresas a las cuales están vinculados, para suministrar elementos de desinfección como gel o alcohol, que deben estar ubicados al ingreso y salida de los buses”, aseveró la personera (e) Francy Ardila.

Aunado a todas estas falencias la desinfección de los vehículos no es la apropiada, y el suministro de elementos de protección personal es tardío. La resolución advierte que se debe hacer una asepsia tres veces al día, al iniciar y finalizar la jornada.

Tras lo expuesto la Personería anunció el llamado a las Secretarías de Movilidad y Salud en busca de que se articulen acciones para evitar poner en riesgo a quienes hacen uso de los buses.

 

Los conductores

Geferson Cruz Alonso, representante de pequeños y medianos propietarios de busetas urbanas de Ibagué, reconoció las falencias que existen en el transporte público y la omisión en la implementación de protocolos por parte de algunos conductores; sin embargo acotó que el correcto funcionamiento de las medidas de bioseguridad representa también pérdidas económicas para su tan afectada labor.

Cruz sostuvo que el proceso de desinfección lo asume el conductor y le representa, según las exigencias de la Personería, una pérdida de $15 mil pesos diarios, aunado a la extensión de sus turnos para ir a realizar el proceso a donde las empresas lo exigen, lo que para ellos es una situación que no tiene balance ante la ausencia de pasajeros.

Asimismo, señaló que no existe un apoyo desde la Administración municipal, por lo menos en la desinfección y que el suministro de alcohol y gel antibacterial muchas veces es asumido por el mismo conductor.

“Pagamos muy costoso desinfectar un vehículo, la Personería sale que es tres veces al día, eso son $15 mil pesos y no hay plata, las empresas antes montaron fue un negocio”, señaló el representante del gremio.

Y agregó que “no se puede tapar el sol con una mano, hay fallas, por ejemplo, no hay un soporte legal donde se autorice que por lo menos los pasajeros vayan sentados, se está haciendo, pero hay algunos conductores que aprovechan las horas pico, porque la situación está muy dura, están es paseando sillas”.

Asimismo, resaltó que no es una situación que se presente solo en Ibagué y que el llamado de atención que pide la Personería por el mal comportamiento de los usuarios, es una situación que podría generarle aún más problemas a los conductores.

En cifras el representante del gremio señaló que antes de la pandemia se movían 265 mil pasajeros y ahora con las medidas adoptadas solo lo hacen 75 mil usuarios en los mismos vehículos.

 

 

Opines en

redes sociales

 

Maye González.

Las busetas no cumplen, a parte de ocupar la totalidad de las sillas, siguen recogiendo gente; y a parte de que llevemos nuestro alcohol y usemos nuestros tapabocas, si la buseta está llena y la gente hablando hay muchas posibilidades de contagio.

 

Mónica PH.

Los protocolos ya no se están realizando adecuadamente ni en las rutas de transporte ni en prácticamente ningún lado, todos están relajados, la ignorancia puede más que lo real y lo que se está viviendo. Así los contagios hayan disminuido la pandemia está en medio de nosotros.

 

Ana María Giraldo.

No es culpa del dueño ni del conductor, es de la economía, es culpa del Estado que no aporta, con eso ellos no tienen recursos ni ayudas, ellos están mal.

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios