Habitantes de Piedra Pintada sacaron a la fuerza a familia que invadió la caseta de vigilancia

Crédito: Suministrado / El Nuevo Día
Más de un año llevaban los integrantes de la familia Gordillo ocupando la caseta de vigilancia, en el barrio Piedra Pintada. Al parecer, hicieron de esta su hogar por remodelaciones en su casa, hecho que denunciaron los vecinos del sector, pues se trata de un espacio diseñado para ser ocupado por los vigilantes.
PUBLICIDAD

Después de cartas, peleas y denuncias, por fin en la tarde de este jueves se realizó el allanamiento al inmueble por parte de la Policía Metropolitana, quienes, con la ayuda de un cerrajero, recuperaron el espacio de 12 metros cuadrados.

La situación tenía a los vigilantes del condominio “al sol y al agua”, sin poder acceder a elementos como el citófono, circuito de cámaras de seguridad o la correspondencia de los vecinos. La diligencia se desarrolló en calma, pues los invasores no se encontraban al momento del allanamiento.

Según Marino Valencia, presidente de la junta del condominio, el sitio se recuperó en malas condiciones, pero lo importante es que ahora cuentan nuevamente con la caseta.

Redacción web.

Comentarios