Conductores de taxi y buseta seriamente afectados por disminución de pasajeros

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAEn las últimas semanas se han reducido los usuarios del transporte público colectivo e individual.
Los profesionales del volante aseguran que los recientes bloqueos y movilizaciones en la ciudad han mermado considerablemente el flujo de pasajeros, lo que ha repercutido en sus finanzas y en las responsabilidades diarias con las que deben cumplir.
PUBLICIDAD

Una situación crítica vive el gremio de transporte público colectivo e individual que opera en la capital tolimense, toda vez que por los constantes bloqueos y movilizaciones, que hacen parte de las jornadas de paro, el flujo de pasajeros ha disminuido notablemente.

Luego de tres semanas de paro, esto ya empieza a repercutir en las finanzas de los profesionales del volante. José Adenis Ramírez, líder taxista, aseguró que el gremio ha sentido el ‘embate’ de las protestas porque ha experimentado una reducción de pasajeros cercana al 50%.

“Debido a las protestas no hay pasajeros en las terminales de transporte, de igual manera la gente expresa cierta inquietud al salir o para desplazarse a un centro comercial”, afirmó.

Vale indicar que a diario los conductores de la ‘mancha amarilla’ deben cumplir con la cuota económica que fijan con los propietarios del vehículo, así como con la tanqueada de gasolina y el lavado del automotor. Por ende, por más que ‘echen calculadora’, las finanzas no dan para proveer las necesidades en los hogares.

“Lastimosamente no nos está quedando nada. Muchas veces en la semana, si quedan unos 60 o 70 mil pesos es mucha plata, y eso que de ahí toca sacar el porcentaje para pagar la seguridad social que son casi 300 mil pesos”, aseguró el hombre.

Dadas las circunstancias, algunos taxistas evalúan la opción de solicitar a la Administración municipal que se modifique la medida de pico y placa, para que en cada jornada descansen dos dígitos, pues de esa forma se podría buscar una mejor dinámica de trabajo.

Otro asunto que tiene golpeada a la ‘mancha amarilla’ es el crecimiento del mototaxismo y que prevalece la ilegalidad de vehículos que operan a través de plataformas digitales. Ramírez afirma que en este aspecto ha habido acompañamiento de la Alcaldía, pero no operatividad.

“A los agentes azules los tienen controlando la ciudad, pero lo único que vemos es que están cuidando las cintas donde se está haciendo el bloqueo y no están ayudando a generar flujo vehicular”.

 

Pocos pasajeros en busetas

Los conductores de buseta también se han visto perjudicados de forma directa con esta situación. Jéfferson Cruz, líder, vocero y representante de pequeños y medianos propietarios de busetas, calificó la situación como crítica porque los conductores escasamente cubren los gastos diarios.

“La gente ya no sale a hacer sus diligencias. A qué puede salir un ciudadano a sentarse en una buseta a realizar un recorrido, que normalmente estaba en 45 minutos, y ahora tarda hasta tres horas”, aseveró el hombre.

Explicó que con la pandemia hubo una reducción de pasajeros, la cual se acrecentó durante las últimas semanas con las actividades derivadas del paro.

En cálculos del hombre, una buseta está transportando a diario entre 60 y 70 pasajeros, lo que apenas alcanza un 25% de su capacidad habitual.

“Ya no se realizan las mismas vueltas. Es decir, la rotación en promedio por ruta era de seis a siete recorridos, pero ahora se está haciendo la mitad o en algunas ocasiones solo dos”, agregó Cruz.

Asimismo, dijo que el producido diario alcanza “única y exclusivamente para llevar el diario a la casa” y nada más. Retrató que en algunas ocasiones los vehículos sufren averías y el dinero no alcanza para adquirir los repuestos ni para la mano de obra.

Además, coincidió en el auge del mototaxismo en la capital tolimense, lo que perjudica la operación, así como los carros piratas que funcionan por medio de plataformas o taxis que supuestamente hacen recorridos con pasajeros que se dirigen a diversos destinos.

Al parecer los taxistas han identificado una reducción en el 50% de pasajeros.

60 pasajeros aproximadamente, está transportando a diario una buseta en la ciudad.

 

DATO

El gremio de taxistas solicitó en días anteriores a la Administración municipal la prohibición de parrillero en el centro de la ciudad para contrarrestar el mototaxismo que ha tomado fuerza.

Redacción Ibagué

Comentarios