PAE 2021: Padres de familia denuncian falencias del operador

Crédito: Hélmer Parra / el nuevo díaEn los diferentes puntos se registraron largas filas sin que se respetara el distanciamiento requerido.
A tan solo una semana de que se pusiera en marcha una nueva entrega del Plan de Alimentación Escolar, la comunidad llamó la atención de la Secretaría de Educación por anomalías en la entrega de los productos. Los entes de control guardan silencio.
PUBLICIDAD

La semana anterior la Secretaría de Educación municipal reactivó el Plan de Alimentación Escolar (PAE) en Ibagué, para ello realizó un proceso a través de la Bolsa Mercantil de Colombia, que eligió según las exigencias de la Alcaldía la mejor propuesta; sin embargo, para el proceso solo hubo un interesado que se quedó con el contrato avaluado en más de $5.000 millones, la Fundación Desarrollo Social. 

Aunque el trabajo de la Fundación no es nuevo en el Tolima (ver recuadro) la ejecución del programa a pocos días de su reactivación ha generado la molestia de varios padres de familia. 

Quienes denuncian no solo hablan de una mala logística, sino de un posible sobrecosto de los productos, cuyas marcas son desconocidas y no redimirían los $50 mil pesos que se entregan mes a mes. 

Asimismo, advierten que no hay variedad en los alimentos dispuestos, pues solo están habilitados para su compra 10 productos.

NO HAY VARIEDAD

Una de las personas que denunció y canjeó su bono en el sector Arroyuelos dio a conocer la factura de lo que adquirió, en la misma hay dos libras de arroz avaluadas en $3.100, dos latas de atún en $9.100, 2 bolsas de leche en polvo de 380 gramos en $16.500, un tarro de aceite de 500 centímetros cúbicos en $4.100, una libra de arveja cuesta $1.900, una libra de harina para arepas $1.800, una libra de harina de trigo $1.600, una margarina de 125 gramos $1.300, una panela de libra $2.300, 250 gramos de espaguetis valen $1.350 y 15 huevos AA cuestan $6.950. 

Aunado a la denuncia, se suma la molestia por las instalaciones de los cuatro puntos dispuestos en la ciudad para la entrega del bono en las tiendas y que tiene como nombre ‘Al Mercar’, pero que fueron recién instaladas en pequeños locales o bodegas. 

Varias personas señalan que en el lugar no se cumplen los protocolos de bioseguridad y que las condiciones de salubridad en donde se alberga la comida no es adecuada.

Por redes sociales circula un video en el punto habilitado en San Pedro Alejandrino, donde se puso en evidencia la presencia de roedores en el instante en que la comunidad hacía efectivo el canje.  

“Es injusto que estemos desde las 5 a.m. y nos digan que no tienen listo ni el cable de la luz, que el huellero no sirve y, cómo nos van a dar esos productos que no son básicos para la alimentación de un niño. Usted no le da arroz, arvejas y atún a un niño; esto no lo están regalando, es algo que se paga con impuestos”, dijo Albeiro Lerma, padre de familia.

 ¿Qué dice la Secretaría? 

Ante las reiteradas denuncias, el secretario de Educación Juan Manuel Rodríguez, indicó que se sentará a la mesa con el operador para poder subsanar en el menor tiempo posible las quejas ciudadanas, asimismo, pidió el acompañamiento de los entes de control.

Lo curioso de la situación es que pese a las denuncias, ni la Contraloría, ni la Personería municipal han hecho algún pronunciamiento o llamado para revisar las denuncias interpuestas.

El secretario señaló que no se debe llamar supermercados a los locales donde se canjean los bonos, pues son solo “puntos de entrega” y que como se estableció, fue una de las exigencias de la Alcaldía. 

“Todos esos temas están tratando de subsanarlos, se dijo que no habían medidas de bioseguridad, ya se están tomando los correctivos, el operador está dispuesto y dijo que no hay problema en la realización del proceso”, dijo el secretario. 

Frente al sobrecosto de los productos, Rodríguez indicó que están en revisión, pero que ya se pudo evidenciar una diferencia de precios en por lo menos dos productos; no obstante, advirtió que muchos de los productos pueden tener un incremento como resultado de las manifestaciones de las últimas semanas y una eventual “emergencia” en relación a la seguridad alimentaria. 

“Tengamos en cuenta que nos encontramos en una situación de paro nacional, estamos ad portas de una emergencia en relación a la seguridad alimentaria y eso ha implicado que en todos los puntos de venta en general, en diferentes cadenas o graneros tengan un aumento en los productos (...) hay que hacer una revisión de los precios, pero las circunstancias actuales obligan que exista un aumento en los productos que se terminan entregando”, señaló el secretario. 

El funcionario advirtió que la elección de los productos para canjear, tienen razón en una minuta del Ministerio de Educación, dentro de la misma no sería posible incluir alimentos no perecederos. 

 

La Fundación a cargo del PAE de Ibagué y el Tolima

La presencia de la Fundación Desarrollo Social no es nueva en la región, pues esta misma entidad representada legalmente por Mónica Andrea Gasca Llanten, se ha quedado con los millonarios contratos que se han dispuesto para la alimentación escolar. 

BODEGAS

Desde marzo, la Unión Temporal T46 está a cargo del Plan de Alimentación Escolar del Departamento, de esta unión la Fundación Desarrollo Social tiene el 20% de un contrato de más de $28 mil millones. 

Lo mismo ocurrió en 2020, allí el  contrato que superó los $26 mil millones se entregó a la Unión Temporal Tolima Social, cuya representación la tuvo en un 95% la Fundación, el otro 5% estuvo en manos de Construyamos Colombia. 

A través de redes sociales el alcalde Andrés Hurtado indicó que no va a permitir que se preste un mal servicio en el PAE y llamó a que se revise la ejecución del proceso.

Pese a las denuncias y al inconformismo de la comunidad, los entes de control no han hecho un pronunciamiento oficial sobre la situación ampliamente divulgada.

Redacción Ibagué

Comentarios