emergencia

 

Denuncian atracos a mano armada en El Vergel

Crédito: Edwin Gutiérrez / El Nuevo Día. Ingreso al parque Bijao del Vergel.
Vecinos y usuarios del parque Bijao del Vergel denuncian que un grupo de delincuentes tiene azotado el sector. Manifiestan que son constantes los atracos a mano armada, principalmente los fines de semana.
PUBLICIDAD

Una inmobiliaria que ejecuta dos proyectos de vivienda en la calle 78 del Vergel cedió un terreno para ser aprovechado como espacio público por los habitantes de la comuna 6 de Ibagué. El parque Bijao, como se denomina el espacio, es un área de aproximadamente una hectárea, cuenta con sendero ecológico, varios puentes de madera, dos riachuelos y acceso a la quebrada las Panelas.

Las denuncias

Bijao Vergel

Los habitantes de esa zona de la ciudad denuncian que desde hace varios meses, un grupo de delincuentes viene cometiendo atracos a mano armada a los deportistas y visitantes de dicho parque.

Un vigilante de la zona confirmó que ya son varios los casos en los que las víctimas acuden a pedirle ayuda, pero lo único que puede hacer es accionar el botón de pánico y llamar al cuadrante de la policía del CAI de la Gaviota. Manifestó que en una ocasión fue asaltado un fotógrafo al que despojaron de sus equipos a través de amenazas con arma blanca. 

Bijao 3

Asimismo, un usuario del parque dijo haber sido testigo de un atraco del que fue víctima un domiciliario que se encontraba en el parque un domingo en la tarde, al que también hirieron en la espalda con una navaja y lo despojaron del celular. 

 

Consumo de estupefacientes

vergel Bijao

La comunidad manifiesta que el espacio es frecuentado por jóvenes de barrios aledaños que acuden a consumir alucinógenos en ese lugar, situación que facilita la presencia de sujetos de otros sectores que aprovechan para cometer sus fechorías y huir por la zona boscosa que comunica el parque con los barrios Ambala, las Delicias y La Gaviota. La policía hace presencia a diferentes horas del día pero solo llega hasta la entrada y no ingresa al parque. 

 

El Nuevo Día

Comentarios