Llegaron ayudas, pero la incertidumbre es dónde pasar la noche

Crédito: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍA Con el apoyo de la Fuerza Pública se hizo la entrega de mercados y elementos de primera necesidad.
Contenido Exclusivo
Desde el jueves en la tarde, la Alcaldía, comerciantes y particulares entregaron ayudas a los afectados, pero muchos damnificados no saben cuál será su suerte luego de perder sus viviendas.
PUBLICIDAD

Con una disminución de la fuerza del caudal y con un clima más favorable, varias familias afectadas por la creciente del río Combeima en la madrugada del jueves, empezaron a limpiar las viviendas que quedaron en pie tras el paso del afluente y a rescatar los enseres que permanecían en buen estado.

Desde el jueves en la tarde, la comunidad empezó a recibir ayudas humanitarias por parte de la Administración municipal con alimentos no perecederos, utensilios de aseo y cocina, y ayer en la mañana y tarde la jornada se complementó con el apoyo de comerciantes y particulares que llegaron hasta los diferentes barrios afectados y distribuyeron algunos mercados y ropa en buen estado para atender a quienes perdieron todo. 

A su vez, y mientras la misma comunidad empezó a hacer desayunos y almuerzos comunitarios, con maquinaría amarilla se removió el lodo, que en el caso del barrio Baltazar, se metió a las casas, al polideportivo y a la única calle que tiene la comunidad. 

En cifras de la Alcaldía, por la emergencia se contabilizaron 180 familias afectadas y se determinó que 60 viviendas quedaron en riesgo y otras 40 totalmente destruidas.

Sin embargo, pese al apoyo de la Administración, las necesidades de quienes se quedaron sin donde pasar  la noche permanecen. 

Según avisó la misma comunidad la noche del jueves y madrugada del viernes tuvieron que acudir a algunos familiares y vecinos, pues no se definió un lugar para que pudieran refugiarse tras la emergencia. 

“En este momento no sabemos qué hacer porque no nos han solucionado nada sobre nuestra vivienda, anoche nos albergamos en el IPC (guardería) y otros nos quedamos en andenes mirando a ver, esperamos que el Gobierno solucione y nos ayude, ya que necesitamos, por los niños, que nos ayuden con la vivienda”, señaló Berenice Arana Bernal, residente del barrio Industrial y quien perdió su inmueble.

En el barrio Baltazar, Samuel Ramírez sostuvo que pese al temor también pasó la noche en su hogar y, aunque recibió apoyos, pide que un carrotanque llegue hasta el lugar para ayudarlos a limpiar varios objetos que están repletos de tierra.

“Ahora lo que queremos es que nos colaboren con unas tanquetas de los bomberos para poder lavar las casas que quedaron llenas de lodo, la mía tiene bastante, muchos tenemos este problema.

“Nosotros dormimos en la casa y algunos durmieron donde los vecinos, pero estamos alerta para salir porque el presidente de la Junta de Acción Comunal nos dijo que cualquier cosa nos avisa. Uno está alerta, porque también, si uno se va, alguien puede venir a llevarse las cosas, a mi se me perdió la nevera y lavadora, cosas materiales gracias a Dios, pero les agradezco si nos ayudan con colchonetas, cobijas y para lavar las casas que es lo más importante”, dijo Ramírez.

ayudas

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí: https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

Redacción Ibagué

Comentarios