Hitos de los 471 años de historia de la ‘Capital Musical’ de Colombia

Crédito: Archivo / El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
Ubicada entre el Cañón del Combeima y el Valle del Magdalena, Ibagué ha estado marcada por importantes eventos que han trazado su destino: desde la época de la Colonia, pasando por su papel de la Independencia, su expansión, y desarrollo hasta su proyección actual.
PUBLICIDAD

Llegada de los españoles

El 14 de octubre de 1550 Andrés López de Galarza fundó una ciudad llamada Villa de San Bonifacio de Ibagué del Valle de las Lanzas, siendo una de las más antiguas de América. Su primera ubicación fue en lo que hoy se conoce como Anaime, en Cajamarca. Sin embargo, debido a los constantes ataques comandados por el cacique Calarcá, el 7 de febrero de 1551 es trasladado a orillas del río Combeima, cercado por las ‘tetas de Doima’, la serranía de la China y la cumbre de la Martinica.

Su nombre se debió a que, en vez de flechas, los indígenas esgrimían “largas lanzas de treinta palmos de guadua con puntas de chonta, mientras se defendían con escudos de cuero de danta”, según cuenta el cronista Fray Pedro Simón. Años antes de la Conquista, el territorio estaba habitado por naciones indígenas como los panches, metaimas, ibagués y anaimes.

Cuando los primeros expedicionarios llegaron a estas tierras, fueron repelidos por las tribus nativas, lo que generó varias batallas que duraron alrededor de sesenta años. La resistencia fue dirigida por Titamo (cacica de Ambi-Ana, gobernante de la cuenca del río Coello) y Quicuima (cacica de Cucu-Ana, gobernante de la cuenca del río Cucuana).

Durante la Colonia Ibagué cobró importancia por cuenta de los yacimientos de oro sobre el Nevado del Tolima y Cerro Machín. En 1553 Ibagué recibe oficialmente el título de ciudad.

1

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo el especial de los 471 años de Ibagué aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

Adquiéralo en físico con su exclusiva portada de colección.

El Nuevo Día.

Comentarios