Alcaldía publicó nueva licitación para la construcción de las piscinas de la calle 42

Crédito: Archivo / El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
La Administración municipal señaló que tuvo en cuenta las recomendaciones de los veedores e hizo ajustes en lo que se prevé construir en la Unidad Deportiva.
PUBLICIDAD

El pasado 29 de octubre la Alcaldía de Ibagué volvió a publicar el sonado proceso de licitación pública para la construcción de la nueva gradería y adecuaciones para el complejo de las piscinas de la Unidad Deportiva de la calle 42, para esta oportunidad el proceso está avaluado en $12.584 millones y tiene un periodo estimado de ejecución de ocho meses.

Esta licitación, es el tercer intento que hace la actual Administración municipal por sacar la obra adelante, en medio de los múltiples cuestionamientos que le han hecho al proceso.

La Veeduría Agua para Ibagué (Vapi) ha advertido sobrecostos en varios ítems del presupuesto y posibles anomalías en los diseños de cimentación y distribución arquitectónica debajo de las graderías, incluso por las querellas, la Procuraduría General de la Nación le pidió en su momento al Municipio que suspendiera el proceso de selección abreviada de menor cuantía mismo que después, en agosto, fue revocado.

Para esta oportunidad, según explicó el gerente de Proyectos Estratégicos, Diego Herrán, se logró llegar a un consenso entre las veedurías y la Administración, si bien indicó que no se cambiaron los estudios y diseños, sí aseguró que se hicieron ajustes para mejorar algunas condiciones e inquietudes.

“El señor Alcalde dio la instrucción, dijo, ‘revisen el presupuesto, revisen el alcance, que todo esté completo’, y en esa revisión encontramos que habían unas actividades que ya había se habían hecho en el urbanismo de la calle 42 y que se estaban repitiendo, y que habían otras actividades que no estaban contempladas acá ni en el urbanismo, pero que era necesario tenerlas para que el proyecto tuviera armonía en todo el sentido. Encontramos que era necesario ajustarle algunos precios en algunos capítulos en específico y el resultado es como en cualquier ejercicio que se hace, unos capítulos subieron y otros bajaron. Lo que podemos decir ahora, es que lo que tenemos es lo que necesitamos”, reseñó Herrán.

El Gerente explicó algunas de las modificaciones, “en las graderías que se van a construir hay unas zonas en las que se bajó el nivel entre 30 y 40 centímetros, lo otro es que en los planos arquitectónicos hay unas zonas destinadas para bodegas, nosotros no quisimos marcarlos como bodegas, sino como zonas útiles para que le dieran uso de carácter administrativo, se hizo modificaciones a las barandas con el propósito de mejorar la isóptica y se incorporó una estructura liviana auxiliar para poder contemplar un espacio y poner un gimnasio de práctica, más que todo para clavados”, reseñó.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí: https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

Redacción local.

Comentarios