Cortolima desconoce a Lohi SAS en polémica explotación de oro en Ataco

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
La propietaria del único título minero con licencia de explotación del Municipio sureño, vive en un barrio común y corriente de la capital tolimense.

Nuevos episodios se registran respecto al tema de una explotación minera en Ataco.

De un lado Éver Navarro, secretario General y representante de la Gobernación del Tolima al Consejo Directivo de Cortolima le pide a la Dirección que aclare porqué expidió permiso o licencia ambiental en este Municipio en medio de la devastación que ha generado la actuación de los ilegales en la zona rural.

Del otro, Carmen Sofía Bonilla, indicó que la entidad dio licencia a Elsy Pacheco de Ospina y no a Lohi SAS, empresa con la cual no ha tenido ningún trato y ni siquiera sabía de su existencia.

 

Escándalo


Esta semana se generó un escándalo mediático tras conocerse que el ex senador y Secretario General del Partido Liberal, Mauricio Jaramillo, llamó a la alcaldesa de Ataco, Carolina Rodríguez, para solicitarle, según él, que protegiera una maquinaria decomisada en jurisdicción de esta localidad cuando inicialmente la mandataria habló de una presión indebida por parte del dirigente político.

En el proceso intervino la compañía operadora de la concesión minera, denominada Lohi SAS, cuya representante legal, Mireya Ariza, miembro del Tribunal de Garantías del Partido Liberal, afirmó que si bien no conocía a Jaramillo lo buscó para mediar para la protección de unos equipos importados desde España que fueron retenidos en plena vía.

Al margen de que si existió presión o no por parte de Jaramillo y de las últimas respuestas de la Alcaldesa, que seguramente se dirimirán en otro escenario, surgen nuevos cuestionamientos al tema.

Efectivamente, Éver Navarro se fue lanza en ristre contra la actuación de la directora de Cortolima por aprobar la licencia, en tanto que Carmen Sofía Bonilla, no solo le contestó al Consejero, sino que terminó por darle, en parte, la razón a Carolina Rodríguez.  


Explicaciones

 
Navarro sostuvo que “como miembro y ex director de Cortolima me parece lamentable que la actual directora haya expedido esta licencia ambiental con todos los problemas que tiene Ataco en el tema minería, sin que se haya conocido o expuesto la importancia del mismo ante el Consejo Directivo y sin que la comunidad tuviera conocimiento del proceso.

“A mí me tocó la ponencia en su momento como Director ante la presencia del Fiscal General de la Nación de la época, el Procurador y dos mil ciudadanos cuando se le negó la posibilidad a Mineros El Dorado, hace algunos años, de explotar oro en Ataco.

“No entiende uno ahora que la doctora Bonilla saca una resolución sin que nadie haya tenido conocimiento del proceso, otorgando una licencia para explotar 129 hectáreas.

“Me ratifica la Alcaldesa que esto afecta las afluentes que surten el acueducto de Ataco como son La Paipa y El Consuelo.

“Da Cortolima una concesión hídrica cuando yo suspendí esto por falta de suficiencia en los caudales hídricos en esa época. Sería interesante que los organismos de control (Procuraduría y Contraloría) investigaran esta actuación”.
 

El Secretario General del 'Palacio del Mango' hace caer en cuenta de un error de la resolución 4344 del primero de diciembre de 2010, por medio de la cual se aprueba la licencia ambiental de la exploración aurífera para 129 hectáreas, mina Linday, con el título HF5-113.

“Dice la resolución que el área a explotar son 179 mil 800 metros cuadrados, cuando el documento expedido por Cortolima divide el terreno en cinco sectores que suman 465 mil metros cuadrados.

“A una sola área, la del sector dos, le están dando 237 mil metros cuadrados. No entiende nadie cómo en un aspecto tan sensible como es la delimitación del área aprobada existe una equivocación semejante”.



Vestiduras

El Secretario General y ex director de Cortolima, agregó que “uno no entiende la doble moral de Carmen Sofía Bonilla, pues se rasga las vestiduras por el tema de La Colosa, dice que todo mundo la está persiguiendo por su posición y, por otro lado, y sin que nadie se de cuenta, otorga una licencia en una cuenca deteriorada y bastante afectada por la minería ilegal.

“Que no vaya a decir, ahora, que yo la estoy persiguiendo, pero que explique esta situación, que es contradictoria. Si no es por el escándalo entre el ex senador Mauricio Jaramillo y la Alcaldesa de Ataco, entonces nadie se entera de este tema, qué lamentable que eso suceda”.


En cuanto a las declaraciones de Mauricio Jaramillo en contra de la Gobernación de Óscar Barreto, Navarro, indicó que “no nos va a distraer de nuestro objetivo que no es otra cosa que cumplir con todo lo que nos comprometimos con el Tolima.

“Eso lo estamos haciendo con mucho éxito, hemos estado recientemente en Valencia (Cunday) y Santiago Pérez (Ataco), inaugurando obras que nunca se hicieron por  parte de ellos. Yo creo que eso es lo que les molesta tanto.

“Si algo les duele que vayan a poner las quejas en los organismos de control y que investiguen. Allá ellos con sus campañas, mientras tanto nosotros seguimos trabajando por el Tolima”, indicó Navarro.

Cuestionó el funcionario, si vale la pena generar un daño ambiental en Ataco, pues se tendrá que remover 28 mil metros cúbicos de tierra por mes para obtener al año 120 mil gramos de oro, un equivalente a 388 onzas troy de oro.



Primeras precisiones


Una vez obtenidas las declaraciones de Navarro, se consultó a Carmen Sofía Bonilla sobre la polémica resolución 4344 e hizo varias precisiones sobre el particular.

Al preguntarle a la directora si conoce a la compañía Lohi SAS, que adelanta la explotación en Ataco, por la cual llamó Jaramillo a Carolina Rodríguez, para pedirle que protegiera la maquinaria importada por parte de dicha compañía, sorprendió su respuesta.


“No tenemos ningún conocimiento de lo que es Lohi SAS, no la conoce la Corporación y no ha tenido ningún trámite interno.

“En esta gran discusión que se abrió públicamente, lo único que podemos certificar es que a la única persona que tiene título minero por parte del Ingeominas y Licencia Ambiental por parte de Cortolima, se llama Elsy Pacheco de Ospina.


“Yo lo que quiero dejar en claro es que no podemos responder por lo que hace la gente afuera con los permisos, en sentido de otros negocios.

“A nuestros ojos la única persona autorizada es la señora Pacheco de Ospina para ingresar maquinaria de acuerdo con las resoluciones que expidió la Corporación con la declaratoria de emergencia que prohíbe el tránsito de maquinaria sin licencias, permisos o autorizaciones de la autoridad ambiental”.

Bonilla mencionó que “hoy (ayer) siendo las 10:44 de la mañana la oficina jurídica de Cortolima emitió un oficio a la señora Pacheco para que nos informe qué hizo con el trámite y los permisos otorgados y qué está haciendo con la maquinaria.

“Hemos tenido casos en los que la gente vende o transfiere los títulos, pero sí exigimos que haya claridad sobre lo sucedido”.

Cuando se le preguntó si la Alcaldesa de Ataco (Carolina Rodríguez) tenía entonces la razón de no dejar pasar la maquinaria a Lohi SAS, Carmen Sofía Bonilla respondió que “la mandataria tiene la razón si la persona que fue y puso la cara allá no era Elsy Pacheco.

“Lo que haga el poseedor de la licencia tiene que ser informado a la autoridad ambiental y a nosotros no nos ha llegado nada. La Alcaldesa está amparada en las oblogaciones de las resoluciones, que solamente hasta este año el Gobierno Departamental validó a través de un decreto. Estamos esperando que esta señora ponga la cara y diga que está sucediendo”.

La directora dijo que tampoco conocía a Mireya Ariza, representante legal de Lohi SAS.


La sorpresa    


Sobre esto en particular, la compañía hizo llegar un documento a esta redacción en donde aclara que lo suscrito entre Pacheco y Lohi SAS es un 'contrato de operación', el cual no es necesario reportarlo ante Cortolima, y que fue firmado el pasado 19 de abril de 2011.

De todas maneras, la autoridad ambiental requiere conocer qué pasó con la licencia, pues entonces no puede hacerle seguimiento al desarrollo del proyecto.

Sobre Pacheco, hubo una sorpresa, pues se conoció que vive en la manzana C casa 34 de la Novena Etapa del barrio Jordán, de acuerdo con los documentos aportados por la mujer.

Este medio de comunicación se desplazó hasta el lugar para hablar con la señora, pero no se encontraba y según los vecinos no mantiene allí.

A todas luces, resulta impensable que una persona que vive en un estrato socio-económico tres o máximo cuatro (Barrio Jordán) tenga capacidad económica para realizar una explotación de oro de 129 hectáreas que supera en su fase de intervención fácilmente los cuatro o cinco mil millones de pesos.

Bonilla sostuvo que es el Ingeominas el que expide el título, pero dentro de la evaluación ambiental de la Corporación no se hacen estudios económicos.    

“Por ley no evaluamos la parte financiera porque no es de nuestra competencia. Esa es la dirección de la señora Pacheco y ayer se le envió la comunicación para que responda qué hizo con los permisos”, sostuvo Bonilla.

En este punto surgen varias dudas, pues cómo una persona que vive en un barrio común puede competir con una empresa tan influyente en el contexto nacional como Mineros, que por años ha querido ingresar a la zona de Ataco y no lo ha logrado.
    

 De Bonilla a Navarro

 De otra parte, Carmen Sofía Bonilla, le contestó a Navarro sobre sus actuaciones.

“El otorgamiento de la licencia tiene un soporte técnico y jurídico con base en unos requisitos y procedimientos.

“Es del ámbito de la Directora y no del Consejo la aprobación de una licencia ambiental según el decreto 2820, y me extraña que un ex director desconozca esto”, al responder por el hecho de no haber expuesto el tema ante el Consejo.

“En un Consejo realizado en noviembre, la orden fue acelerar lo de Ataco, tanto de los legales como de los procedimientos contra los ilegales. En diciembre salió la autorización”.


En el señalamiento de 'rasgarse las vestiduras', la Directora de la Corporación afirmó que “ahora bien no se me puede decir que es lo mismo La Colosa de Cajamarca que Ataco.


“El impacto ambiental del río Coello es mucho más grande en comparación con cualquier otra zona en el Departamento.

“La vocación de Cajamarca es agrícola y la presión demográfica sobre la cuenca del Coello es del 60 por ciento de la población, entonces no podemos comparar una cosa con la otra.

“En  Ataco, recuerdo que nadie hizo nada en el caso de la minería ilegal, ni siquiera cuando el doctor Éver Navarro estaba en la dirección de esta Corporación.

“Él sabe que la vocación de Ataco, en buena parte es minera y estamos hablando de oro aluvial, en tanto que en Cajamarca es diseminado en roca, esto es que los impactos son diametralmente opuestos”.
Agregó que “el doctor Navarro ha traído en varias oportunidades oficios y solicitudes de mineros ilegales, cuestionando la decisión de haber incautado las máquinas.

“Nos ha preguntado qué podíamos hacer para que esta gente no saliera tan perjudicada. Creo entonces que tenemos que ser prudentes porque cada uno tiene cosas que no son convenientes que se hablen a la luz pública.

“Dejo claro que mi actuación ha sido diáfana y quiero que en este debate entre los políticos no metan a la Corporación, porque además no estamos haciendo nada distinto a lo que la ley nos exige y nos obliga”.
 
 
Licencia


En cuanto a la aprobación de la licencia ambiental de Ataco, la Directora explicó que “se hicieron todo tipo de evaluaciones. El equipo multidisciplinario de Cortolima visitó la zona y se demostró que es compensable y que no habrá perjuicios para las afluentes de agua ni para los demás recursos naturales. Esto está a solicitud de quien lo quiera revisar
“También se requirió a Usosaldaña y otros posibles afectados, pero la licencia pasó la aprobación”.

Sobre la diferencia en las áreas que suman 179 mil metros cuadrados, pero serían 465 mil sin que haya claridad en la licencia, Bonilla explicó que “el área comprende 129 hectáreas. Nosotros no establecemos áreas y eso fue expedido por Ingeominas”.

EL NUEVO DÍA

Comentarios