Inclemencia del calor sigue afectando a las poblaciones

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Mandatarios de varios municipios aseguran que el intenso verano afecta la economía, puesto que la producción de cultivos ha disminuido y el agua para alimentar el ganado empieza a escasear.

La alta temperatura de los últimos meses sigue afectado municipios como Ambalema, Purificación, Armero - Guayabal, Coello y Natagaima. Muestra de ello son los cientos de incendios que han tenido que enfrentar los organismos de socorro, las sequías y el racionamiento de agua.

En Coello, por ejemplo, una de las dificultades que han tenido que afrontar los habitantes es la captación de agua, pues la semana pasada por la lluvia estuvieron sin abastecimiento por tres días, debido a que el río Coello, fuente principal de captación, tuvo alta turbidez.

Aunque ya se restableció el surtido, Carlos Zarta Martínez, alcalde de esta población, hizo un llamado a la comunidad para ahorrar agua; también explicó que se está sectorizando el servicio..

“Hay sectores que tienen agua dos o tres veces a la semana, hay otros que tienen día de por medio, otros como la cabecera municipal y Gualanday tienen agua casi las 24 horas”, y agregó que el nivel del río Coello está 50% por debajo de lo normal.

Por otro lado, Ambalema ha llegado a los 40º grados de temperatura bajo sombra, perjudicando a los pequeños productores, quienes tienen como sostenimiento económico entre dos o cuatro vacas de ordeño, pues el verano ha acabado con la alimentación para los animales.

“Lo más grave de estas temperaturas es que vienen acompañadas de un fuerte viento que arrolla los cultivos de pancoger, como las plataneras que están totalmente arrasadas; también, las de papaya, melón y yuca”, dijo Hernán Bustos Abril, alcalde de este municipio.

A esta situación se suma la de los arroceros, pues la cosecha esperada disminuyó notablemente.

Asimismo, en poblaciones del Sur como Natagaima, además de verse afectada la producción agropecuaria, se le suma la habitabilidad, pues también allí el calor ha sido inclemente, lo que ha generado sequías que repercuten en la ganadería y la baja producción de leche.

“Ya empezaron a escasear el agua y los pastos, el ganado de manera paulatina empieza a tener pérdida de peso, pero no se ha registrado hasta ahora alguna muerte de bovino, equinos o especies menores”, contó el mandatario David Mauricio Andrade.

En cuanto a incendios, la última emergencia reportada fue en la vereda El Cucharo, zona aledaña a la cuenca que surte de agua a Armero - Guayabal, aunque el incendio está en territorio de Falan, entidades de socorro de ambas poblaciones atienden la emergencia, que hacia el mediodía de ayer lleva cerca de 84 horas y había arrasado con aproximadas 700 hectáreas.

XIMENA VILLALBA C.

Comentarios