“El escenario de gestión del riesgo en Tolima es preocupante”: Cardoso

“El escenario de gestión del riesgo en Tolima es preocupante”: Cardoso
De los 47 municipios tan solo dos cumplieron con el ajuste en sus POT, lo que significa que 45 poblaciones tienen desactualizados temas como zonas y factores de riesgo.
SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
En el mapa se pueden identificar las poblaciones que no han ajustado ni revisado sus instrumentos de planeación.
Foto: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
27 Abr 2017 - 3:01am

Los municipios del Tolima se rajan en el tema de actualización y ajustes de esquemas y planes de ordenamiento territorial, pues a la fecha solo Ibagué y Melgar, han cumplido con la revisión y ajustes del POT, incorporando elementos de gestión del riesgo.

Esta situación para Jorge Enrique Cardoso, director de Cortolima, es alarmante teniendo en cuenta que los Esquemas de Ordenamiento Territorial (EOT) y Planes de Ordenamiento Territorial (POT) establecen las zonas y los tipos de riesgo que tiene una población.

“El proceso de incorporación de instrumentos de gestión del riesgo en cada uno de los EOT es evidentemente incipiente en todo el Departamento, lo que preocupa a la entidad ambiental y al Gobierno nacional”, precisó Cardoso.

Otro de los datos entregados es que el 17 por ciento de las poblaciones apenas comenzaron el proceso de revisión, pero no han incorporado medidas de gestión del riesgo en sus EOT, este es el caso de Mariquita, Fresno, Armero - Guayabal, Lérida, Espinal, Roncesvalles, Casabianca y Piedras.

Para el director, la situación muestra que “el 77 por ciento de los municipios están en alerta en materia de revisión y ajuste a sus instrumentos de planeación, pues ya pasaron 10 años sin que se hagan las actualizaciones que se requieren para generar un desarrollo que pueda ser coherente con la protección de los recursos naturales y los pobladores”, precisó Cardoso.

Lo que llama la atención es que además de Cortolima, entidades como Ingeominas y el Servicio Geológico Colombiano hicieron estudios en los últimos años, sin embargo, estos se quedan en el papel.

Y en cuanto a la vigencia Cardoso explicó que varios de ellos la pierden, teniendo en cuenta que temas como vulnerabilidad y riesgo en zonas de ronda de cuencas hidrográficas se desactualizan.

“Las alcaldías a través de sus competencias de planeación y urbanismo deben empezar a ejecutar las medidas que tiendan a regularizar y formalizar aquellos sitios poblados que estén en riesgo”, explicó el directivo.

Sin brújula de prevención

Por su parte, para la Secretaría del Ambiente y Gestión del Riesgo del Departamento, calificó el tema como “preocupante” teniendo en cuenta la variabilidad climática de los últimos años. A la fecha sigue sin determinarse medidas preventivas por zonas, lo que se convierte en “un peligro inminente para la comunidad, (...) ese es un instrumento de planificación, una herramienta fundamental para ordenar el territorio”, expresó Fernando Borja, jefe de esta cartera.

Según Cortolima, en Ibagué, un estudio hecho a través de Conpes en 2011, determinó 172 viviendas y su población en “alto riesgo no mitigable”, por lo que se tenía que proceder a realizar un proceso de reubicación, dicho proceso se hizo para los 11 centros poblados del Cañón del Combeima. En Rioblanco existe un estudio de Amenaza Vulnerabilidad y riesgo en el sector urbano desde 2014, el cual identificó 155 viviendas en “alto riesgo”, mientras que en Ambalema en 2013 se hizo un estudio hidráulico y morfológico de un sector del río Magdalena que definió las cotas de inundación en el casco urbano. No obstante, estos documentos al parecer, se convirtieron en un ‘canto a la bandera’.

Publicada por
XIMENA VILLALBA C.