Maestros se cansaron de la mala atención a pacientes con cáncer

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
El reclamo pacífico que hicieron los docentes fue porque además de afrontar la enfermedad, tenían que lidiar con la mala atención que les ofrece el sistema de salud al que pertenecen.

Cerca de 20 maestros del Tolima llegaron hasta las instalaciones de la Unión Temporal Tolihuila en Ibagué para exigir que los pacientes de cáncer volvieran a ser atendidos en el Instituto Nacional de Cancerología, pues el traslado a otras entidades les generó recibir una mala atención.

Sobre este caso hizo referencia el veedor de salud del sindicato Simatol, Ricardo Gutiérrez Figueroa, quien explicó que con el cambio de entidades los usuarios terminaron agravándose debido a que no les entregaban a tiempo los medicamentos, tampoco estaban siendo remitidos a especialistas, a lo que se le sumó en algunos casos, viajar hasta Bogotá para recibir atención.

“Las citas tenían que volverse a reprogramar cuando ya venían con el tratamiento, los pacientes estaban angustiados con la situación y lo que complica el cáncer es que no se puede demorar”, explicó el veedor.

La problemática originó que los mismos pacientes junto a directivos de Simatol recurrieran a un mitin para exigirle a Tolihuila que se restableciera el servicio con el Instituto, que fue suspendido desde el 28 de febrero.

Aunque al principio, el grupo de reclamantes casi no logra ser atendido y tuvo que afrontar las advertencias de la Policía que fue llamada por la entidad, varios de los usuarios lograron contar las dificultades que han tenido que pasar durante las últimas semanas.

Según una representante de Tolihuila, el convenio fue restablecido el jueves, lo que permitió apertura nuevamente del total de los servicios del Instituto, no obstante, seguían faltando las autorizaciones para acceder al tratamiento, pues solo se estaba entregando ordenes de cirugías.

“Los pacientes seguimos haciendo el mitin, a raíz de que no nos íbamos de ahí, ellos se vieron obligados a atendernos y nos dieron una solución; que el lunes nos daban la atención y que hoy (ayer) los casos puntuales que estaban en ese momento se les iba a resolver.

“La exigencia que nosotros hicimos hoy (ayer) es que no es únicamente cirugía, sino toda la integralidad, y entonces ella se vio obligada a que efectivamente se iba a seguir prestando todo”, contó Gutiérrez.

El veedor precisó que los pacientes que ya están en tratamiento con el Instituto Nacional de Cancerología tienen derecho a seguir allí y recibir todos los servicios que requiera.

XIMENA VILLALBA C.

Comentarios