Rioblanco tiene de nuevo paso vehicular que conecta Cambrín con Ataco y Planadas

HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
Superada la emergencia sobre el río Cambrín, el trabajo a seguir es atender otros puntos críticos viales que generan dificultades en Rioblanco, Planadas y Ataco.

Los habitantes de Rioblanco, Planadas y Ataco recibieron del gobernador Óscar Barreto, el puente del río Cambrín, obra que tuvo una inversión superior a los $7 mil millones y que beneficia a cerca de 12 mil habitantes.

En el acto de inauguración el mandatario seccional abordó varios temas, como las próximas intervenciones que llegarán al sur y la necesidad de inversión social para la etapa del posconflicto, asimismo, aprovechó la presencia de líderes comunitarios para enviar varias ‘pullas’ a los que considera sus opositores políticos.

“Les tocó durante 54 años soportar la ausencia de un liderazgo claro en el Tolima, solamente vinieron aquí a conducirlos sobre un fanatismo ideológico y a enarbolar una bandera para hablarle carreta a los ciudadanos”, dijo Barreto en su discurso.

Posconflicto igual a desarrollo integral

El mandatario seccional precisó que se requiere un periodo de transición a la paz, que incluya carreteras adecuadas, fortalecimiento del sector productivo, educativo y el de servicios básicos: “El posconflicto no puede seguir siendo un escenario de retórica, de discursos, de ideologías y de simplemente hacer expresiones de política tradicional y momentánea”.

Añadió que esta postura la tiene con el saliente Gobierno nacional y la mantendrá con el que llegue, “no queremos en el marco de posconflicto, solamente hablar de la seguridad.

“Las fuerzas militares tiene grupos para hablar de implementación de proyectos productivos, porque la seguridad es ingresos y oportunidades para los campesinos, ese sí puede ser el camino para la consecución de la paz.

“Pienso que el posconflicto no puede seguir siendo, si esto lo hizo la derecha o la izquierda. Si la guerrilla es de izquierda y los paramilitares de derecha, de eso ya estamos mamados los tolimenses y los campesinos.

Que el posconflicto sea solamente implementar unos acuerdos y que la implantación de ello solo sea garantizar la seguridad de estos hombres y mujeres, discrepo de ello”.

Se normalizó el tránsito en Cambrín

Los residentes la zona rural aledaña al río Cambrín, recordaron que el primero de abril de 2017 la creciente del afluente arrasó parte del puente y los dejó incomunicados por 12 meses.

Armando Gómez Quintero, habitante de la vereda Santa Rosa, comentó que fue un año bastante difícil debido a que el traslado de carga de alimentos se disparó, lo que originó un drástico incremento en la comercialización de productos como frijol y café.

Mientras que Isaac Rojas, residente de la vereda Carrusel, dijo que el invierno también generó deslizamientos de tierras, ahora que se cuenta con la nueva estructura, la preocupación de su comunidad es que tiene que cruzar dos ‘hamacas’ o puentes artesanales que construyeron sobre el río Saldaña, para llegar a la carretera que conduce hacia el casco urbano de Rioblanco.

“Por allí se mueve todo lo que va para el comercio como café, frijol, cacao y aguacate. Estuvo a punto de ocurrir accidentes porque la hamaca está deteriorada”, agregó.

La paz llega con obras

De otro lado, el mandatario de los tolimenses indicó que la entrega del puente es un mensaje real de debate de posconflicto, pues de este modo, es que se le devuelve la fe y credibilidad de los ciudadanos hacia el Estado.

En cuanto a los puntos críticos viales que persisten en el sur y el hecho que queda disponible un puente peatonal, el Gobernador comentó “ese puente tenemos que quitarlo porque no es justo dejarlo, cuando hay uno al lado.

“Tenemos que buscar un acuerdo con los alcaldes del sur del Tolima para trasladarlo a un sitio que realmente genere un buen beneficio”.

La propuesta es que se ubique en un punto que conecte varias veredas y dos municipios.

XIMENA VILLALBA C.

Comentarios