Creciente se llevó puentes en la vereda Barbacoa

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
En la vereda Barbacoa de Rioblanco, una creciente en la quebrada que lleva el mismo nombre, arrasó cuatro ‘hamacas’ o puentes artesanales, que daban paso a los habitantes de una zona que está ubicada a tres horas del casco urbano.

Según Dubier Buitrago, habitante de la zona, la vereda está cerca al páramo del Meridiano, factor que generaría que en época de invierno las crecientes sean frecuentes.

El hecho dejó en serias dificultades a 130 familias campesinas y al cabildo indígena Barbacoa. “Son bastantes niños los que tienen que cruzar la quebrada en cuatro partes y de hecho en mi caso, no me he podido desplazar a la finca, porque no hay por donde pasar, el nivel del agua está muy alto”, narró Buitrago.

El hombre agregó que su vereda es la segunda más importante en número de habitantes después de El Agarre y que pertenecen al corregimiento de Herrera.

Las alternativa de movilidad por ahora, es caminar por una brecha o ir hasta el centro de la vereda para acceder al único puente vehicular del lugar.

“Los que viven en la parte alta hacia al lado occidental les queda muy difícil, porque el terreno es estrecho y con pendientes, queda muy lejos para llegar al puente”, explicó el habitante.

Otra de las consecuencias que dejó la desaparición de las ‘hamacas’ es que los niños no puedan ir a clases, tanto a la I.E. Barbacoa como a la del cabildo indígena. “Los únicos que tienen acceso son los que viven cerca al centro”.

Buitrago agregó que la presencia estatal es nula, “siempre hemos sido olvidados, primero era por el tema de zona roja y ahora por política”.

Ante esta realidad, el campesino espera que en esta ocasión la ayuda llegue pronto, ya sea por el Municipio o el Departamento.

EL NUEVO DÍA

Comentarios