Parlamentarios del Tolima apoyan a las comunidades en la defensa del Bosque de Galilea

Parlamentarios del Tolima apoyan a las comunidades en la defensa del Bosque de Galilea
Con la firma de una alianza de conservación, los congresistas se comprometieron con las comunidades y las instituciones a defender de intereses extractivos las más de 30 mil néctares que conforman el corredor natural.
JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
La alianza también fue firmada por los alcaldes de Villarrica y Cunday, presidentes de JAC, Policía, Ejército, la UT, Cortolima, concejales y por todos aquellos que tienen claro que en el oriente hay un tesoro.
Foto: JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
20 Mayo 2019 - 3:01am

El eco de la lucha ambiental que desde hace años vienen adelantando habitantes y organizaciones sociales en el oriente del Tolima en pro del Bosque de Galilea, finalmente llegó al Congreso de la República y logró que parlamentarios de la región dejaran por un instante sus marcadas diferencias políticas y se unieran como bancada para cerrarle el paso a cualquier interés extractivo en uno de los últimos bosques nublados de montaña que existen en la vertiente occidental de la cordillera Oriental.

La intención de protección quedó plasmada en una alianza de conservación, sin embargo, los residentes de Villarrica, Cunday, Dolores, Prado, Purificación e Icononzo, municipios por donde cruzan las más de 30 mil hectáreas de ‘Galilea’ esperan que se pase del papel a la declaratoria como área protegida en corto tiempo, pues actualmente la multinacional Petrobras tiene una licencia ambiental para adelantar actividades de exploración orientadas a la búsqueda de hidrocarburos en el ‘corazón’ del Bosque.

 

Una lucha nada fácil

El presidente de la junta de Acción comunal de la vereda Galilea, Deogracias Díaz, comentó que en su caso inició acciones de protección desde que se empezó a notar la presencia de petroleras en la zona, esto sería hace aproximadamente dos años.

Mencionó que además existen otras preocupaciones como la presencia de la Fundación Amé, y el hecho de que la mitad del Bosque sea privado y que se esté originando una división social.

“De mi parte, hemos estado en esta proposición, aunque algunos pocos de la comunidad allá por las necesidades, es respetable, pero han estado en la contraparte e incluso nos han divido en la comunidad”.

Nohora Juquinico habitante de la zona, comentó que el Bosque es una madre de agua pues hay un número significativo de afluentes que le dan vida a diferentes especies y comunidades. “Nosotros nos estamos dando la pelea de que esta área sea protegida y no lleguen los avaros a acabar con toda la naturaleza. Somos cinco municipios y veredas que están aledañas a Galilea”.

Mientras que otros ambientalistas y residentes le dijeron a los dirigentes políticos que la lucha de la defensa del territorio no ha sido fácil, pues hay una comunidad dividida “por una multinacional y frustrada por el abandono de unos irresponsables gobernantes de este país, por la cual tuvimos que vivir una confrontación y fuimos estigmatizados por subversivos y guerrilleros, por simplemente defender nuestros territorio, el agua y la vida”, dijo un presidente de JAC de Villarrica en su intervención.

De la misma forma, hizo un llamado al Gobierno nacional, a través del senador Miguel Barreto, para que ayude a estas comunidades apartadas de Villarrica a salir del atraso económico y social en que se encuentran, pues es un tema utilizado en el discurso de las multinacionales para ingresar al territorio.  

Mientras que Ciro Gutiérrez Torres, habitante de la vereda Villa Esperanza de Purificación, opinó que se deben unir esfuerzos para proteger una área que colinda entre el Tolima, Huila, Meta y Cundinamarca, al igual que, el páramo de Sumapaz donde nacen ríos que abastecen al oriente, y también llegan al río Magdalena, “es decir que el daño que se viene a presentar es para todo Colombia, por eso no estamos de acuerdo en eso”. 

 

Unidad en pro de ‘Galilea’

En la vereda Alto Torres en Cunday se dieron cita el senador conservador Miguel Barreto, los representante a la Cámara Adriana Magaly Matiz (Conservador), Ángel María Gaitán (Liberal) y Ricardo Ferro (Centro Democrático) junto al gobernador (e) Javier Triana, el director de Cortolima Jorge Cardoso, el rector de la UT, Ómar Mejía y los alcaldes de Cunday, Evelio Girón Molina, y de Villarrica, Arley Beltrán, también asistió una delegada de la Alcaldía de Dolores.

El Senador dijo que se unirá a la Universidad del Tolima, Cortolima y a la Administración seccional para adelantar la declaratoria de Reserva Ambiental, asimismo, mencionó que junto a la bancada tolimense citará a un debate de control político en la Comisión Quinta “a la ministra de Minas y Energía (María Fernanda Suárez), al de Medio Ambiente (Ricardo Lozano), a entidades como la Anla, la Agencia Nacional Minera, la Agencia Nacional de Hidrocarburos, para que nos cuenten en qué va la etapa de exploración, porque esto es una reserva que tiene que estar alejada de cualquier interés de una multinacional, cuando el interés prioritario es el medio ambiente y el agua”.

En cuanto a la discusión que gira alrededor del fracking, señaló que no quedó dentro del Plan Nacional de Desarrollo, que es un proyecto del Ministerio de Minas y “que obviamente siempre hemos dicho que aquí en el Bosque, jamás vamos a permitirlo. En la Comisión Quinta vamos a decir no al fracking en ‘Galilea’”.

Por su parte, la representante Matiz explicó que este es un tema que se cruza con el sector social, pues en muchas ocasiones “la necesidad de la gente y de una comunidad, es la que lleva a que se acepten procesos de exploración y explotación minera”, por ello, hizo un llamado a las autoridades locales y departamentales, pues al hacer la declaratoria se deben buscar alternativas y herramientas necesarias “para que salga de su propio corazón el querer seguir protegiendo esta área”, expuso que pueden surgir temas productivos que no generen riesgos para el Bosque. De la misma forma, reconoció que el mal estado de las vías es uno de los temas más neurálgicos en la zona, por ello, hizo un llamado a que se aproveche a la unidad de la bancada para encontrar soluciones integrales que den otras alternativas de vida y de ingreso.

El representante Ricardo Ferro, expuso en su intervención que la declaratoria es una decisión importante, pues se debe compatibilizar la productividad, con la sostenibilidad social y la ambiental. “Dependiendo el tipo de protección que se establezca, el día de mañana aquí no va ninguna multinacional explotando o produciendo en esta zona, y uno dice estoy de acuerdo, pero cuando le dicen a uno tampoco va a haber actividades agrícolas y pecuarias, me entra a afectar como campesino”. Agregó, que la falta de seguridad jurídica en el país, está generando problemas en “el tema de productividad, uno no sabe a qué atenerse en el sector privado”.

Añadió que las comunidades deben conocer las reglas de juego y conocer sus consecuencias. “Tomémonos el tiempo suficiente para estudiar las decisiones que vamos a (elegir), porque ellas nos van a afectar a nosotros y a las próximas generaciones”.

Y el representante Ángel María Gaitán, dijo que se debe tener claro que en el corazón de ‘Galilea’ hay una licencia de exploración, por ello, la pelea desde el Congreso, es que no llegue la de explotación. También, que es necesario contar con un compromiso del Gobierno nacional y Cortolima para que paguen jornales por servicios ambientales para que se cuide el Bosque. “La declaratoria de área protegida, nosotros en el Congreso no la podemos negociar con las multinacionales que hoy quieren, no solo acabarla en el futuro, sino todas las intervenciones que se vienen haciendo y ya saben los desastres, sociales y económicos que ellos generan”.

 

Entre aciertos e inconvenientes  

El director de Cortolima, Jorge Enrique Cardoso, dijo que en la ruta de declaratoria del Bosque la presencia de la petrolera ha generado “traumas”, pues se ha impedido el paso para adelantar actividades científicas. Recordó que existe una licencia de exploración de hidrocarburos entregada por la Nación en 2004 a Petrobras, “resulta que ese bloque petrolero está en la mitad de las 31 mil hectáreas, en caso de que se autoricen las actividades de explotación les tocaría construir una carretera por la mitad de uno de los últimos humedales que tenemos en esta zona”. Agregó que se tiene como objetivo que los colonos que están dentro del bosque o al margen cambie su estilo de vida. Por su parte, el rector de la Universidad del Tolima, Ómar Mejía, contó que se tienen avances importantes en el informe que sustentará la declaratoria, de la misma forma, que la UT es propietaria de más de tres mil hectáreas. “Tenemos proyectado construir un centro experimental en la zona y queremos trabajar de manera decidida y fortalecer lo que estamos haciendo con la reserva a través de nuestros investigadores y estudiantes”. 

 

Destacado

El directivo de Cortolima indicó que tiene como meta presentar en agosto ante el Consejo Directivo la propuesta de declaratoria en la categoría que se escoja oportunamente.  

Publicada por
XIMENA VILLALBA C.