Habitantes de Melgar denuncian daños en el río Sumapaz por la práctica de minería

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Residentes de las veredas Malachi y El Salero de Melgar expresaron su preocupación por el bajo nivel del río y la pérdida de peces.

La baja en el cauce del río ha generado diferentes daños ambientales y sociales en las veredas aledañas al afluente.

Según Esmeralda Rodríguez, una de las representantes del sector, la pérdida de peces cada vez es más desmedida, y esto también ha afectado la economía de la población.

“En el río Sumapaz hay maquinaria, y el señor que está manejando la obra, que es el dueño de la mina, explota y explota el río, y este se seca”, comentó Rodríguez.

Los mismos habitantes son quienes deben direccionar los peces que quedan a las orillas.

El deterioro ambiental genera gran angustia en los melgarenses, debido a que son varios años en los que se han opuesto a la minería en el río.

“Es una problemática de años. Hemos estado con las Juntas de Acción Comunales, pero no hemos podido impedirlo porque el señor supuestamente es el dueño de la mina”.

 

Pérdidas

La denunciante mencionó que son cientos de peces los que se pierden, lo que afecta la economía del sector debido a que la pesca es una de las actividades que más se practica.

Asimismo, el turismo se ve afectado, “el 100% de las veredas dependen del río, además es un sitio turístico al que la mayoría de la gente llega a bañarse en él, y el señor antes se pone bravo”, agregó.

Según Rodríguez, Carlos Ruiz se llama el minero que está ejerciendo en la zona con quien han intentado conversar para amortiguar los efectos dañinos de la práctica, pero no se ha logrado nada.

También comentó que han hecho los respectivos llamados a Cortolima, pero no han intervenido en la situación, “el año pasado nosotros llamamos a Cortolima, vinieron y miraron, pero dijeron que todo estaba en orden, que no podían hacer nada”.

La preocupación incrementa debido que, al parecer, Ruiz tendría licencia para seguir explotando el afluente por varios años más, o eso es lo que responde frente a las solicitudes de los residentes.

Los habitantes de las veredas propusieron la minería artesanal, y así generar una fuente de empleo, pero estas fueron ignoradas.

Son varios los mineros que están desarrollando esta práctica a lo largo del afluente.

 

Dato

Aproximadamente más de dos mil peces se han perdido con la disminución del río y son los mismos habitantes del sector quienes deben redireccionarlos al afluente.

REDACCIÓN REGIONAL

Comentarios