Polémica por la propuesta que buscaba modificar estatutos en Empolerida

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
El retiro de la propuesta por parte de la Administración Municipal generó una fuerte discusión en la Corporación, pues no alcanzó a ser votada. Varios habitantes consideran que el proyecto era el camino a la privatización de la entidad.

La decisión que tomó la Alcaldía de Lérida de retirar del Concejo el proyecto de acuerdo que buscaba modificar los estatutos de la Empresa de Servicios Públicos de Lérida, Empolerida E.S.P., generó una fuerte discusión al interior de la Corporación. La situación terminó con una agresión física en contra del presidente de la Mesa Directiva, Giovanny Naranjo.

El hecho se registró ayer en la mañana, en medio de la sesión en la que se esperaba empezar a debatir la propuesta de la Administración Municipal, la cual buscaba modificar “el acuerdo N°022 de 2002 y se deroga los artículos 1 y 2 del acuerdo N°006 de 2019 ‘por medio del cual se modifican los estatutos de Empolerida y se dictan otras disposiciones’”.

Según el concejal Naranjo, el detonante fue que el proyecto no llegó a plenaria porque el Ejecutivo lo retiró el lunes, “hay unos concejales que sumidos en una gran ignorancia y fueron los que prácticamente alebrestaron a los (asistentes) porque decían que el proyecto tenía que someterse a votación y yo no puedo exceder mis funciones”.

El cabildante explicó que actuó según la normatividad y precisó que una vez se retira una propuesta, esta deja de existir. “Yo no puedo darle trámite y poner a votación, a consideración, un proyecto de acuerdo que ya no existe ante la Corporación”.

Según Naranjo, ante la exigencia de algunos concejales para que se votara el acuerdo, les indicó que les señalara en qué parta de la ley se autoriza dicha decisión, “nunca lo hicieron y ahí fue cuando la gente la cogió en mi contra y se presentó la agresión”. Incidente que se originó mientras el cabildo estaba un receso.

Según su relato un habitante ingresó a la Alcaldía y lo agredió sin mediar palabras, “me (lanzó) un puño en la nariz, la oreja y ahí hubo un forcejo, y (luego) ingresó la fuerza pública”.

El agresor, quien sería familiar de un conocido activista de una campaña política para la Alcaldía de Lérida, fue denunciado por violencia a servidor público, daño a bien ajeno y lesiones personales.

 

Desacuerdo de la comunidad

El proyecto fue presentado para ser discutido en sesiones extraordinarias y según explicación de Naranjo, quien fue el ponente, buscaba modificar los estatutos de Empolerida teniendo en cuenta que datan del 2002, “son estatutos ambiguos que hoy en día no permiten a la empresa estar la altura de los cambios y los procesos de las empresas públicas”.

Según el cabildante, se pretendía una actualización y no una privatización como se entendió entre los habitantes.

Además, señaló que agregó un parágrafo que precisaba que las facultades que se entregaban a la mandataria Carolina Hurtado, de haber sido aprobada la propuesta, bajo ningún término eran una autorización para privatizar, vender la entidad o aumentar el cobro.

A pesar de las explicaciones, varios residentes insisten en que el acuerdo sí llevaría a la privatización, así quedó registrado por medios locales que publicaron videos de la comunidad, motivo por el cual manifestaron que estarán atentos para defender la empresa y acudirán al Concejo las veces que sea necesario para expresar su oposición.

De la misma forma, rechazaron “la actitud grosera del esposo de la alcaldesa”.

 

Retiro del acuerdo

 Este medio conoció el oficio que dirigió la mandataria Hurtado al Concejo el lunes 22 de julio, en este solicitó retirar el proyecto de acuerdo argumentando las “confusiones de la ciudadanía en la lectura e intención” del mismo.

Añade que lo hace en “aras de garantizar la tranquilidad y orden público del Municipio, mismo que se ha visto en riesgo dado a las publicaciones realizadas en redes sociales por parte de algunos ciudadanos”. EL NUEVO DÍA buscó a la alcaldesa de Lérida vía telefónica para consultarle sobre el proyecto y los motivos de su retiro, pero no fue posible obtener una respuesta.

XIMENA VILLALBA C.

Comentarios