Tres semanas en paro completaron los estudiantes de la I. E. Santiago Pérez

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
Más de 70 estudiantes, acudientes y padres familia exigen el servicio de agua en el colegio; por lo que tomaron la decisión de no continuar con sus jornadas hasta no obtener respuesta a la problemática.

Estudiantes residentes de las veredas San Antonio, Jordán, Cascarillo Alto, Casa Verde y La Laguna, del municipio de Ataco, tomaron como medida de protesta no seguir cumpliendo con sus actividades académicas hasta obtener solución a la ausencia de agua en la sede educativa.

Esto, porque muchos deben trasladarse al colegio a pie durante más de una hora y someterse a caminos y días soleados, para no encontrar hidratación en la Institución.

“A ese colegio van niños de muchas veredas, por ejemplo, mi hijo camina más de una hora para llegar a clases”, afirmó Paola Andrea Olivera.

Y destacó que desde que iniciaron con el paro, el rector de la Institución Educativa solo se ha acercado una vez a hablar con los padres, “el martes nos reunimos con el rector y él nos dijo que la gente de la Alcaldía había montado un proyecto, pero nosotros dijimos que hasta que no viéramos nada concreto, no levantábamos el paro, porque con ese cuento nos tienen hace más de dos años”.

Resaltó que desde 2016 están haciendo la solicitud a la Administración Municipal sin obtener respuesta oportuna.

Hasta el momento una de las alternativas que propuso el rector fue la de asistir a media jornada académica; no obstante, los padres de familia se mostraron en desacuerdo, “el rector nos dijo que enviáramos a los niños así fuera a media jornada de 7:30 a 10 de la mañana, pero para qué estudiar solo dos horas”, agregó Olivera.

Por otro lado, el presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Cascarillo, Martín Ramírez, habló sobre una solución temporal que ofreció la Alcaldía.

“Van a instalar una motobomba en un caño que está cien metros más abajo del colegio; hasta ahí hicieron llegar el agua con una tubería que instalaron y ahí construyen para bombear hacia la sede educativa”, afirmó.

Sin embargo, resaltó que está es una medida provisional para que los estudiantes vuelvan a clase, pero que la verdadera solución está en la construcción de un acueducto por gravedad.

“Para resolver definitivamente el problema hay que construir una red de acueducto que tendría una longitud de dos kilómetros y se montaría por gravedad; inclusive el terreno donde se puede hacer está en predios de la base militar de Casa Verde. Ya se ha hablado con el Ejército y ellos dijeron que cedían los permisos para continuar los estudios”, agregó Ramírez.

Frente a la solución definitiva comentó que esta ha sido comunicada a través de peticiones hechas a la Alcaldía para que ayuden en la elaboración del proyecto, pero no han sido atendidas.

Asimismo, el líder comunal aprovechó para comunicar las demás falencias que tiene la sede, como la necesidad de construir un pozo séptico y la instalación de un sistema de seguridad.

“La comunidad ya hizo el excavado para el pozo séptico, pero ese no es el único problema porque también se requiere de un sistema de seguridad”, refirió.

Agregó que personas ajenas a la Institución utilizan el espacio cuando culminan las actividades escolares para el consumo de alucinógenos, y que en una ocasión se presentó el hurto de unos computadores.

“Rompieron las tejas y los ventanales e hicieron el robo, y esto se les comunicó a ellos pero no han querido prestar atención”, finalizó.

REDACCIÓN REGIONAL

Comentarios