Alcalde de Valle de San Juan habló de los conflictos por el agua

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
El mandatario Héctor Padilla dijo que el nuevo acueducto beneficiará a más de dos mil usuarios, pero traerá dificultades en algunas veredas de San Luis.

Finalizando agosto la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo del Tolima, Edat, entregó la licitación para la optimización del acueducto de Valle de San Juan, obra que asciende a los $7 mil 414 millones y beneficiará a dos mil 700 usuarios.

La inversión del Gobierno departamental busca solucionar una problemática de desabastecimiento, pues en la actualidad los residentes de los ocho sectores en lo que se divide el municipio, reciben el líquido de forma turnada.

Pero los problemas derivados del agua van más allá, pues desde hace 18 años una parte del líquido concesionado va a las veredas Jagua, Jagua Flor y Caracolí en San Luis, hecho que ha generado fuertes críticas en contra del mandatario actual Héctor Orlando Padilla.

Sobre este tema, el Alcalde explicó que a comienzos de la década del 2000 la Administración de ese entonces, estableció un comodato con San Luis para usar el agua de la quebrada La Liga, afluente que divide a los dos municipios. Dicho acuerdo se terminaría en el 2022.

Según Padilla, en esa época el caudal era mayor, por lo que no hubo problemas para ninguna de las dos comunidades.

“San Luis tiene su tubería separada a la de nosotros, ellos captan en la misma bocatoma. Nosotros no le podemos decir a ellos, no capten agua, incluso la quebrada es de los dos municipios. San Luis no tiene concesión de esa agua, la concesión es de nosotros”, expresó.

Agregó que cuando tenga listo el acueducto el servicio para su población va a mejorar.

Pero, “San Luis no sé que irá hacer, si ellos irán a construir un acueducto nuevo. Nosotros construimos lo nuestro, en predios propios”.

En cuanto al conflicto que se registró hace algunas semanas por el agua, explicó que surgió porque los habitantes del lado de San Luis estaban cambiando la tubería, “de la red que los surte a ellos, que viene en tres pulgadas, entonces la gente estaba diciendo que ahora era de cuatro pulgadas, y que el Alcalde de Valle de San Juan les había dado tres pulgadas más, imagínese que nosotros recibimos ocho pulgadas en el tanque de distribución.

“Dos pulgadas van para La Manga, dos para Dinde y Boca del Valle y el resto para nuestro municipio, de dónde voy a dar seis pulgadas”, concluyó.

EL NUEVO DÍA

Comentarios