Para Barreto las finanzas del ‘Fedelleras’ están en un ‘hilo’

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
El desequilibrio del sistema de salud volvió vulnerable a los hospitales, a tal nivel que si las EPS incumplen los acuerdos de pago, las instituciones quedan económicamente en la ‘cuerda floja’.

Luego de 60 días desde que el Gobierno departamental retomó la administración del hospital Federico Lleras Acosta, la conclusión sigue siendo un panorama de lenta recuperación financiera.

En palabras del mandatario de los tolimenses, Óscar Barreto Quiroga, “estamos pegados de un hilo, el día que las EPS que hacen los acuerdos se lleguen a quebrar y no cumplan, el hospital se nos revienta”.

Esto teniendo en cuenta que la cartera de la entidad se mantiene en $144 mil millones, de esta cifra el 60% lo adeudan las Entidades Prestadoras de Salud (EPS) que están cerca a la quiebra.

“Ahí tenemos una dificultad muy grande, un alto riesgo. El sistema sigue siendo frágil”, dijo el Gobernador.

En cuanto a la relación gastos mensuales y recaudo, se sigue registrando un déficit cercano a los $3 mil millones, pues mientras los egresos están por encima de los $9 mil millones, los ingresos llegan a un poco más de $6 mil millones.

El ‘hueco’ financiero se logra sortear con las acuerdos de pago que hace la gerencia del ‘Fedelleras’ con las EPS, por ello, ante este escenario Barreto Quiroga precisó que el día que los deudores fallen en el cumplimiento de los compromisos “el hospital se revienta. (…) si esa situación se llegara a presentar toca salir corriendo para Ley 550, porque no podemos dejar que el hospital lo liquiden o se nos quiebre”, comentó.

El mandatario seccional agregó que del reporte mensual recibido ayer le preocupa que se necesita para el área de urgencias enfermeras y médicos, “pero les he planteado que esperemos un poco, porque no podemos autorizar vinculación de personas cuando tenemos de un hilo colgado el escenario financiero y fiscal”, precisó.

 

Pago de sentencias

Recientemente se conoció un fallo del Consejo de Estado en contra del hospital en donde se le obliga a pagar una indemnización de $270 millones al familiar de una de las víctimas del siniestro ocurrido en 2010 tras una explosión de un tanque de gas propano.

Sobre este hecho, el gerente Luis Eduardo González, comentó que ya está el recurso listo para adelantar el pago.

“Eran 10 procesos y nos quedan dos, el de $270 millones y otro que está en apelación en segunda instancia”, precisó el funcionario. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios