Río Saldaña está generando riesgo para tres barrios en Ataco

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Una socavación causada por el río Saldaña estaría generando un riesgo para varias familias en el casco urbano de Ataco, según el concejal Javier Murcia Rodríguez, esta es una situación a la que no se le estaría prestando la atención necesaria.

El cabildante narró que cuando el río crece aumenta el nivel de una desviación o ‘brazo’ del mismo afluente que cruza aproximadamente a tres metros de los barrios Las Brisas, Villa Paz y Almendros.

“Hace tres meses se desbordó ese brazo del río y desde entonces la comunidad ha venido pidiendo ayuda, pero ojalá no nos vaya a pasar como en Mocoa, que luego de una tragedia grande ahí sí las entidades toman las medidas”, dijo Murcia Rodríguez.

Añadió que aunque algunos habitantes han buscado alguna solución ante la Alcaldía, Cortolima, la Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo, hasta el momento no han recibido respuestas, a pesar de que algunos funcionarios de la CAR estuvieron en la zona para adelantar una limpieza en el afluente y evitar el represamiento de troncos y vegetación.

Se necesita saber “qué es lo que se va hacer en la parte en donde se abre el río, porque cuando llueve se inunda los barrios, se debe mitigar la problemática”, enfatizó el cabildante.

De otra parte, el alcalde Jáder Ochoa explicó que en invierno la situación se complica más, por lo que “hemos pensado que la obra que tenemos que adelantar ahí es un muro de contención, porque (se) afectan las casas que están al lado”.

Asimismo, señaló que solicitaron un permiso a Cortolima de ocupación de cauce, pero fue negado.

“Nuevamente hablé con el director de Cortolima y me indicó qué debía hacer y en esa tarea estamos para poder intervenir la parte alta del río, para que no se siga desviando”.

El mandatario agregó que la socavación genera intranquilidad a alrededor de 20 familias que están distribuidas en Las Brisas, Villa Paz y Almendros. Explicó que el cauce del río cambió por lo que los habitantes empezaron a invadir las áreas que iban quedando secas.

A lo que se le suma la minería, “de todo lo malo que nos dejó es que el río no se mantiene por su cauce sino que empieza a moverse”, comentó.

En cuanto a la intervención de obras de mitigación, precisó que debe hacerlas con recursos del Municipio, pues en este tema por ahora no se cuenta con el apoyo presupuestal de ninguna entidad.

EL NUEVO DÍA

Comentarios