Se inicia búsqueda de recursos para los pendientes que dejó el Contrato Plan

Actualmente, a través de Ocad Paz, existe la posibilidad de tramitar proyectos para llevar agua potable y energía eléctrica a las comunidades vulnerables.
Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Durante siete años, en el marco del Contrato Plan los gobiernos nacional y departamental destinaron $622 mil millones para inversiones en el sur de la región, sin embargo, acortar las brechas de desigualdad, necesita mucho más.
PUBLICIDAD

Con la finalización del Contrato Plan Sur, la pregunta ahora es qué sucederá con los proyectos y propuestas que se venían desarrollando para reducir las brechas de pobreza en 14 poblaciones de la región.

Aunque aún no se tienen claras las reglas de la nueva figura conocida como Pactos Territoriales, en lo que sí hay certeza es que se necesitan bastantes recursos para materializar las soluciones que generen a miles de habitantes una calidad de vida digna.

 

¿Qué dejó el Contrato Plan Sur?

El secretario de Planeación y TIC del Tolima, Juan Pablo García, habló sobre el alcance presupuestal del Contrato Plan y el reto que queda de buscar recursos para sectores como vías, salud y educación.

El funcionario recordó que en 2013 se propuso como valor indicativo de inversión $900 mil millones, pero finalmente en siete años se ejecutaron $622 mil 545 millones, es decir, cerca del 69%.

De este rubro $404 mil millones fueron aportados por la Nación y $221 mil millones los puso el Departamento.

Las inversiones estuvieron relacionadas con desarrollo rural con enfoque territorial, desarrollo social, red hospitalaria, infraestructura educativa, vivienda, infraestructura vial, electrificación rural, agua potable y sostenibilidad ambiental, entre otros.

Y, entre los últimos proyectos que quedaron en marcha, está la remodelación del hospital La Misericordia en San Antonio por un valor de mil 264 millones de pesos, asimismo, la construcción de un centro de salud en el corregimiento Santiago Pérez en Ataco por $5 mil 318 millones.

Asimismo, la adecuación de la granja Los Andes en Planadas, el megacolegio de San Antonio, la electrificación rural de Ataco, Coyaima y Ortega, al igual que la construcción del acueducto del corregimiento Herrera en Rioblanco.

En la lista de viabilizados, pero a los que les hace falta recursos, se cuenta la intervención del hospital María Inmaculada de Rioblanco, por lo que se procederá a buscar su financiación a través del Ocad Paz.

 

Conectividad vial

García mencionó que “queda pendiente el anillo vial del sur, es un proyecto que puede alcanzar los $90 mil millones. Hay unos tramos que se empezaron a viabilizar por parte de la Gobernación como Coyaima – Ataco, Chaparral – Tuluní y Chaparral – Rioblanco.

“Estamos revisando por cuál fuente de financiación hacerlo, empezamos hacer la gestión a través de Ocad Paz, pero nos informan que la bolsa de recursos para este tipo de vías está agotada”.

Agregó que se deberá revisar los estudios, diseños y presupuestos, al igual que actualizar las propuestas que lo necesiten para buscar los dineros.

Actualmente, se avanza en Chaparral – San Antonio y en el cruce Planadas – Bilbao – cruce río Saldaña – El Diamante.

 

Reglas sin definir

Mientras en Contrato Plan se tenía establecido un acuerdo entre territorio y Nación, al igual que, un presupuesto proyectado en Pactos Territoriales, se conoce por ahora que el Tolima queda agrupado con Cundinamarca, Boyacá y Bogotá.

“Si bien aún no está reglamentada la figura, el Gobierno nacional sí estableció unas bolsas de recursos.

“Por un lado está la Ocad Paz en el cual se hace una modificación para que parte del Sistema General de Regalías, sea para financiar proyectos en el marco de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, Pdet, es un gran avance”, comentó el Secretario.

Otra fuente a la que se puede acudir directamente es al Sistema General se Regalías.

En este tema, García precisó que mientras el Gobierno nacional define la metodología, el Departamento avanza en la culminación de los proyectos en ejecución, de la misma, se está buscando a dónde llevar las propuestas que están viabilizadas para financiarlas.

 

¿Y la universidad del sur?

En 2015 se anunció la aprobación de recursos para los estudios y diseños de una sede de la Universidad del Tolima en el sur de la región, propuesta financiada a través de Contrato Plan.

La idea era dar mayor acceso a la educación superior a los jóvenes de Ataco, Chaparral, Coyaima, Natagaima, Ortega, Planadas, Rioblanco, Roncesvalles y San Antonio.

Sobre este tema, el secretario de Planeación del Tolima, explicó que en esta iniciativa debe revisarse la sostenibilidad del mismo.

“Dentro del informe de empalme que se me entregó en diciembre, estaba pendiente definir el alcance, si realmente iba a ser una universidad como tal, con todos los programas establecidos o sería una parte de extensión de algunos programas con los que ya cuenta la universidad”.

El funcionario señaló que la Universidad del Tolima viene adelantado el análisis para definir el tipo de institución que se necesita y el alcance que tendría, luego se buscaría la fuente de financiación.

EL NUEVO DÍA

Comentarios