Exención de cobro de peajes a transportadores quedó oficializada y alivia ‘las cargas’

Desde el jueves el peaje de Gualanday paró la operación de los cobros.
Crédito: HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
Los encargados de mover los alimentos entre regiones, además, de pensar en no contraer el Covid-19, deben afrontar distintas dificultades en el camino.
PUBLICIDAD

A través del decreto 482 del 26 de marzo, se establecieron oficialmente las medidas para la prestación del servicio público de transporte. En este se precisa el no cobro de peajes durante la emergencia económica, social y ecológica por la que atraviesa el país.

Aunque los transportadores esperaban que la exención empezará a aplicarse desde el miércoles a la media noche, solo se vio un día después.

En el documento se precisa que el beneficio es para los encargados de movilizar vía terrestre alimentos, bienes de primera necesidad y elementos para el sector salud. Sobre este tema José Pava, presidente de la Asociación de Transportadores de Carga Liviana en el Tolima, señaló que a raíz de la emergencia solo estaría operando el 50% de los transportadores.

“Cuando salió el decreto algunas concesiones no querían aplicarlo a nivel nacional, aún hoy (ayer) tenemos inconvenientes en algunos peajes del país”, dijo Pava, quien agregó que tras adelantar una veeduría pudo verificar que el jueves en la mañana empezó a cumplirse la norma en los peajes de Chicoral y Gualanday.

Y en el caso de los que están ubicados en Alvarado y Honda, la medida se vio después del mediodía, “fue lento el proceso, desde que el Presidente hizo la alocución, prácticamente se demoraron 24 horas para darle paso al decreto”.

La medida tiene alcance sobre todos los peajes, tanto los que están a cargo de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, como los que están concesionados. Es de recordar que en el Tolima también hay puntos de pago por circulación vehicular en Cajamarca y Flandes.

Según información de la Asociación en el Tolima se contaría con un promedio de mil 200 transportadores de carga liviana, pero a raíz del Covid–19, solo estaría operando la mitad, “muchos conductores han tomado la decisión de parar, pues se entenderá que como se cierran los restaurantes y todo en carretera, no encontramos en donde alimentarnos.

“En caso de una varada es difícil conseguir un mecánico, muchos conductores han decidido guardar los carros, también, por su salud y no llevar el virus a sus familias”, precisó Pava.

De otro lado, el vocero comentó que otras dificultades ocurren por los fletes, “subieron los costos porque nos toca devolver los vehículos vacíos desde algunas regiones del país.

“Por ejemplo, en este momento en la Costa Pacífica los puertos están cerrados, entonces no hay mercancía de puerto, lo que genera sobrecostos en la logística”.

Asimismo, Pava ha tenido conocimiento que en algunas regiones del norte del país se empieza a evidenciar desabastecimiento, lo que ha provocado que la gente salga a las vías a atracar los vehículos.

 

Transporte de pasajeros intermunicipal

El decreto permite operar el servicio de transporte público terrestre con fines de acceso o prestación de servicios de salud y a personas que quieran movilizarse y sean autorizadas en los términos del decreto 457.

Se precisa que la oferta de operaciones debe ser hasta un 50% de la capacidad transportadora autorizada. Para transporte masivo se “permite operar el servicio público de pasajeros individual tipo taxi y solo podrá ofrecerse vía telefónica o a través de plataformas tecnológicas”, se describe en el documento.

Y, se especifica, que durante la vigencia del decreto se suspenderá el término para la realización de la revisión técnico – mecánica y de emisiones contaminantes de todos los vehículos automotores.

 

Acompañamiento vial

El representante de la Asociación indicó que es importante que se establezca una campaña de protección en su gremio, es decir, puntos de control en la carretera en donde se les suministre elementos básicos como el tapabocas, guantes y gel. “Deberían instalar sitios móviles, como en temporada vacacional que dan pedagogía, creo que deberían hacerlo a modo de prevención y evitar volvernos transmisores”.

XIMENA VILLALBA C.

Comentarios