Dificultades de los paneleros del norte del Tolima se agudizaron con la pandemia

Crédito: Suministrada por Fedepanela / EL NUEVO DÍA
Pequeños productores de panela del norte del Tolima aseguraron que su oficio dejó de ser rentable desde hace años y que a raíz de la pandemia la crisis de su sector se agudizó.
PUBLICIDAD

En plena disminución de la producción nacional, el precio de la panela ha subido considerablemente en el país. Sin embargo, para los productores del norte del departamento sigue siendo poco rentable.

Según Sandra Moreno, pequeña productora de panela de la vereda Pueblo Nuevo de Mariquita, la panela dejó de ser rentable para los campesinos por el precio de los insumos para su fabricación y por el bajo costo que tiene en el mercado.

“Muchos de los paneleros están sembrando otros productos como aguacate porque ya los precios de venta no dan. Un tiempo largo estuvimos terminando en pérdidas, menos mal en las fincas no son solo panela sino que hay que diversificar para por lo menos tener el sustento”, dijo Sandra Moreno.

Luz Ángela Forero, administradora de una bodega en el centro de acopio de Mariquita señaló que las ventas se han sostenido, pero que el precio vuelve a bajar.

“Después de varios meses de pandemia los precios han bajado otra vez. Como es un producto que se consume tanto en todo el país las ventas siguen prácticamente igual”, dijo.

Al bajo precio hay que sumarle que los costos de producción y el pago de los trabajadores y el costo de los transportes se mantienen igual.

“El precio de la carga de panela venía desde hace años a 130 mil pesos en promedio. Ahora está en unos 200 mil, pero aún no nos da para sostener todo lo que cuesta producirla. No son solo insumos, hay que pagar los jornales para sembrar, para desyerbar, para abonar, para pagarle a los trabajadores en las moliendas. Aún no nos es suficiente”, agregó.

Dentro de las ayudas que los paneleros piden está la creación de un Fondo de Estabilización de Precios similar al que cobija a los cafeteros.

En Colombia, vale la pena recordar, el 99% de la producción de panela se destina al mercado interno y el 1% a la exportación, lo cual aumenta sus dificultades pues su comercialización se supedita a la intermediación de los centros de acopio.

“Se deberían de regular los precios para que no se bajen tanto. También deberíamos poder vender directamente a los supermercados, poder exportar. Actualmente todo lo que producimos es para el consumo interno. Además tenemos que ir a vender a los centros de acopio a los terceros que nos quieran pagar, no tenemos cómo llegar a los comercializadores y son otros los que se quedan con la plata”, finalizó.

El temor al Covid

Los paneleros, que normalmente se pasan toda la semana en sus fincas y solo bajan a los cascos urbanos a vender sus productos y a abastecerse, tienen temor a un posible contagio, por lo cual lo hacen con menos regularidad.

“Muchos de los paneleros son personas mayores, que llevan cualquier cantidad de tiempo en esto. Pero ahora como en el pueblo hay casos están bajando mucho menos o mandan a otras personas”, dijo Luz Ángela Forero, administradora de una bodega de panela.

Alerta por lanzamiento de un producto similar a la panela

Fedepanela anunció su preocupación ante la fabricación de un producto de características similares a las de la panela, pero que perjudicaría al sector por realizarlo en condiciones de desventaja frente a los tradicionales trapiches.

Datos

Solo en Mariquita hay 380 familias que dependen de la panela. Así mismo, para cada molienda se ocupan en promedio de 8 a 10 trabajadores.

La panela es considerada la segunda agroindustria más importante de Colombia después del café.

La mayoría de la panela del Tolima es enviada para Bogotá, Ibagué y Dorada.

EL NUEVO DÍA

Comentarios