10 lugares emblemáticos del Tolima que debe visitar

La tierra ‘Pijao’ se destaca por su gran riqueza cultural y turística, su ubicación estratégica llama la atención de los visitantes que quieren descubrir sus paisajes; así que le contaremos algunos de los sitios más visitados.
PUBLICIDAD

El mirador Los Sauces

Un plan tranquilo y necesario para quienes visiten Ibagué, es ir a ‘Los Sauces’. Este mirador que se encuentra ubicado en el paso por el Cañón del Combeima, a cinco minutos del corregimiento de Juntas, permite contemplar la inmensidad de la naturaleza que destaca al departamento.

Allí se podrá observar el trayecto del río Combeima o  en días despejados la cima del Nevado del Tolima. Cabe resaltar que son casi 300 metros de escalera en roca empinada que llevan a la punta del mirador, lugar donde se podrán conectar con la diversidad natural y purificar los pulmones. Además, en el camino a este, los visitantes conocerán diferentes lugares de Ibagué como la vereda Pastales y el corregimiento Villarrestrepo, que se destacan por su clima templado y la amabilidad de su gente.

 

2

La Calle de las Trampas

‘La ciudad de los puentes’ se ha destacado por su arquitectura e historia. A diario cientos de turistas demuestran su interés por conocer la ‘Cartagena del interior’ como también suelen decirle a Honda.

Y es que aparte de tener importantes tradiciones como el Festival de la Subienda, este municipio tiene La Calle de las Trampas, que recibió este nombre debido a los laberintos que la conforman, y por las construcciones que la rodean, que se caracterizan por ser casas antiguas coloniales de balcones y con faroles.

Actualmente, La Calle de las Trampas es patrimonio de los hondanos. En este callejón zigzagueante cargado de historia desembocan la Cuesta Zaldúa, el Callejón de San José, el Callejón de la Broma, la Cuesta de Mr. Owen, la Cuesta de San Francisco, y culmina en la plaza de mercado.

 

3

Palomar

Este paraíso natural ubicado en Anzoátegui permite ver la inmensidad de las montañas y disfrutar de la riqueza natural del Tolima.

Se convierte en el plan ideal para los amantes del clima frío, quienes gozan de baños en cascadas, como la quebrada Lorena, o los más valientes en el río Frío.

Su ubicación permite conectarse con otros departamentos como con Quindío a través de Salento, o con municipios tolimenses como Santa Isabel; además de ser este una de las entradas al Parque Nacional de los Nevados.

Quienes lo recorran conocerán la gran diversidad de este territorio que cuenta con lagunas como Las mellizas y La bomboná, el Nevado del Tolima y los termales del Cañón

 

4

Tochecito

La Palma de Cera, considerada un árbol nacional, se caracteriza por ser la más alta del mundo. Estas pueden llegar a medir hasta 60 metros y vivir 200 años, motivo por el que son uno de los atractivos turísticos más llamativos del país. Lo mejor de todo es que el 80% de la palma de cera del mundo se concentra en Tochecito. Este bosque se encuentra ubicado en Toche, corregimiento de Ibagué, y cuenta con más de 600 mil palmas adultas y un número incalculable de palmas bebés.

Sin duda, la belleza de este lugar ofrece una vista inolvidable para quienes lo visitan, además durante el trayecto a este, se pueden disfrutar de diversas actividades como bañarse en cascadas y recorrer túneles antiguos, rutas de avistamiento de aves y aguas termales que están en conexión hacia el cerro Machín.

 

5

Cascadas de Chicalá

Este paraíso natural conformado por siete cascadas, es el escogido por cientos de familias cada fin de semana para descansar y compartir un espacio agradable.

Ubicadas en Payandé, corregimiento de San Luis, a 30 minutos de Ibagué, estos afluentes ofrecen una amplia diversidad, perfecta para quienes disfrutan de los baños naturales.

El camino hacia este atractivo turístico está completamente señalizado, si se hace a pie desde Payandé es una hora aproximada de caminata. También se puede hacer en automóvil o moto.

 

6

Río Opia

Considerado como uno de los recursos hídricos más importantes del departamento, ubicado en Piedras, este afluente dota a balnearios y piscinas naturales.

Su belleza se caracteriza por las grandes caídas de agua que ofrecen una hermosa vista. Es por esto que visitar este lugar se ha convertido en uno de los mejores planes de los tolimenses.

Además, de que este río se ha destacado por tener las únicas ostras de agua dulce del país, lo que llama la atención de quienes lo visitan y es el motivo por el que cada año se desarrolla un reinado en su honor.

 

8

Ciudad perdida de Falan

Los vestigios de la ciudad perdida de Falan son uno de los sitios más visitados por la importancia histórica que narra el lugar. Esta joya arquitectónica está conformada por túneles y socavones de roca y ladrillo, así como murallas en piedra de dos a cuatro metros de altura.

Estas estructuras fueron construidas en el siglo XVII por los españoles para extraer oro y plata, y después serían explotadas por los ingleses en el siglo XIX.

Cabe resaltar que este recorrido cuenta con guías que hablan sobre la profundidad histórica de las ruinas, y tiene una duración aproximada de dos a cuatro horas. Quienes lo hacen pueden practicar diferentes deportes como senderismo, o bañarse en aguas naturales. Igualmente, conocerán más de 500 especies de árboles y fauna.

 

9

Termales de La Cabaña

Ubicadas en los alrededores de Murillo, estas termales permiten tener una experiencia enriquecedora, porque aparte de ofrecer relajación, su ambiente permite conectarse con la naturaleza. Para llegar a este escenario mágico que se destaca por su belleza se debe hacer un ascenso en transporte desde Murillo hasta la Finca de La Cabaña, lugar en el que inicia el recorrido. A partir de allí se inicia una caminata que puede durar un par de horas.

Los frailejones que ambientan el lugar y las aguas azules cristalinas, son otras de las características por las cuales quienes visitan este lugar quedan enamorados, además quienes deseen pueden extender su recorrido a la quebrada de Los Siete Colores, la laguna Corazón, y la cascada La Laguna.

 

99

Las Cataratas de Medina

A siete kilómetros de Mariquita, en la vía que conduce hacia Manizales, se encuentran estas cascadas que se caracterizan por sus aguas cristalinas y por el amplio y diverso paisaje natural que les rodea.

Son cerca de 20 caídas de agua las que conforman este sitio paradisíaco, al que se llega por un sendero en un recorrido que puede demorar una hora, y las cascadas alcanzan a medir hasta 30 metros de altura.

De regreso, en la última catarata se forma una piscina natural, ideal para refrescarse en familia. El lugar cuenta con guías.

 

00

Represa Darío Echandía

Considerada como ‘El mar interior de Colombia’ esta represa ubicada en Prado, tiene 4200 hectáreas de superficie y está en funcionamiento desde 1972.

Este es el espacio ideal para los amantes de los deportes náuticos y para quienes practican natación. Asimismo, se pueden llevar a cabo varias actividades como canotaje y uso de motos acuáticas, que garantizan toda una jornada de diversión y descanso. También se puede realizar pesca deportiva de tilapia y disfrutar del paisaje que la envuelve, que cuenta con gran diversidad de flora y fauna. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios