Invierno pone en ‘jaque’ a Rovira, San Antonio y Roncesvalles

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
La crítica situación de las vías interveredales de Rovira, volvió a quedar en evidencia en un video que muestra las dificultades que deben afrontar diariamente campesinos y animales de carga.
PUBLICIDAD

En las imágenes se aprecia que una mula quedó enterrada entre el lodo y terminó cayendo, lo que generó minutos de angustia entre algunos lugareños que cruzaban hacia Riomanso, pues el peso del animal impedía moverlo.

El hecho generó cuestionamientos por parte de varios ciudadanos, que hicieron un llamado al Gobierno departamental por la falta de gestión en “la protección animal y el bienestar de los campesinos. ¿Esto es lo que en pleno siglo 21 deben soportar campesinos y animales? Cuánto debemos esperar para que cambie esto”, escribió la abogada animalista Holly Ann Machuca en su cuenta de Twitter.

El mandatario de Rovira, Diego Guerra, indicó que esta situación fue en el corregimiento de Riomanso, sector en el que se registró una emergencia en julio por derrumbes viales.

Recordó que su municipio tiene 84 veredas “y todas con afectación vial, es muy difícil poder atenderlas al mismo tiempo, se nos complica bastante porque en esta temporada no esperábamos esa cantidad de lluvia”, comentó

Agregó, que de la emergencia de julio se atendió con una maquinaria desde el sector conocido como Florestal hasta Riomanso y de Riomanso a Puente Tuamo. Se atendió un total de 66 derrumbes.

Emergencia no cesa

De manera general el Alcalde contó que la semana anterior se generó un daño vial en la vereda El Bosque en Riomanso que hizo que la comunidad quedara incomunicada. Luego la emergencia se trasladó a otro punto del mismo corregimiento.

Agregó, que a través de un convenio con el Comité de Cafeteros que tuvo un valor de $120 millones, se atendió el sector San Eloy, La Libertad – El Real, entre otras zonas.

Recordó que además de la caída de la banca de la vía Rovira – Playarrica hay 13 derrumbes y en el paso alterno que lo conforma Guadualito – Palo Bajo – Palo Alto – Auras Colón, también se perdió una parte del carreteable y se registraron varios aludes de tierra.

Hoy se espera la llegada de una retroexcavadora de oruga que desplazará Cortolima, “con ella lo que pensamos es comerle a la peña a donde se fue la bancada vía a Playarrica y una vez se habilite el paso, se corre el cauce del río hacia la margen contraria, posteriormente, se debe organizar unos jarillones para evitar que el agua siga impactando esa peña”, explicó Guerra.

Otros reportes recibidos llegaron de la vereda Calabozo, zona que está incomunicada desde el domingo, igualmente, hay cuatro casas afectadas en Guadualito y en La Laguna se cuenta una vivienda con daños.

También, hay acueductos comunitarios afectados y una escuela en la vereda La Cabaña. “En este momento estamos pasando por una situación bien complicada”, expresó Guerra.

Ante la magnitud de la nueva emergencia, se está a la espera de un Consejo Departamental de Gestión del Riesgo para volver a declarar la emergencia vial en Rovira y solicitar nuevamente ayuda del orden nacional, que hasta el momento ha sido nula.

Nivel de daños supera capacidad de maquinaria en San Antonio

De otro lado, el mandatario de esta población Jorge Iván Vásquez informó que las lluvias de los últimos días, tiene en apuros a la Administración local, “casi todas las vías están taponadas, tuvimos un sinnúmero de deslizamientos, fincas afectadas, viviendas e inundaciones”. 

A este panorama se suma la pérdida de la banca en la vía que conecta a Playarrica con Rovira, “por parte de la Gobernación se hizo la visita, pero en ese sentido y de manera muy amable le solicitamos al Departamento la pronta intervención”.

Agregó, que junto a su similar de Roncesvalles se está uniendo esfuerzos para atender los puntos más neurálgicos en el corredor ‘Ronces’ – Playarrica y San Antonio – Playarrica.

Incomunicados en Roncesvalles

Por su parte, el alcalde Ómar Espinosa informó que se envió maquinaria del municipio al sector Zanja Honda para dar movilidad hacia San Antonio y poder llegar posteriormente a Chaparral, “porque sería la única vía de salida para nuestros productores. Está afectado todo el municipio”.

Añadió que por lo menos se tardarán entre cinco y seis días en dar movilidad por la paso Rovira – Playarrica.

EL NUEVO DÍA

Comentarios