El Tolima bordea los 6 mil casos de dengue en lo corrido del año

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
Según el Instituto Nacional de Salud, INS, hasta el 22 de agosto se contabilizaban en el Tolima 5 mil 955 casos de dengue, cifra que ubica al departamento en cuarto lugar a nivel nacional, después de Valle del Cauca, Cali y Huila.
PUBLICIDAD

Hasta esa semana la capital tolimense registraba 2 mil 456 casos y se tenía que en la incidencia nacional de dengue era de 249,9 casos por cada 100 mil habitantes en riesgo, pero para el caso del departamento se estima que la tasa sea superior y el cálculo llega a 500 pacientes por cada 100 mil habitantes.

En diálogo con Héctor González, médico del hospital San José de Mariquita, explicó que uno de los actuales retos es identificar la enfermedad, pues genera fiebre, malestar en todo el cuerpo y dura aproximadamente siete días.

“Hay una parte donde no hay fiebre, pero es en la que más se presentan las complicaciones, porque es la fase conocida como crítica. ¿Cuál es el problema más grande que tiene esta enfermedad? Que se puede confundir con Covid, en algunos casos. Hemos manejado pacientes que han tenido fiebre y una pequeña molestia en la garganta, aparentemente sería dengue y ha sido Covid, también, ha pasado lo contrario”.

El galeno comentó que este es un padecimiento que puede dejar secuelas e incluso generar la muerte, por lo que también se debe estar muy atento a los riesgos para prevenir la enfermedad.

Agregó que de forma general no hay que automedicarse y en el caso de los niños hay que tener un mayor cuidado, igualmente, ante la presencia de un cuadro febril se debe mantener hidratada a la persona.

En cifras, “nos estamos acercando a los 400 casos de dengue en Mariquita en este año, no hemos tenido mortalidad últimamente porque por fortuna hemos tenido buen manejo de la enfermedad y con el tiempo aprendimos a mejorar el tratamiento, pero hay que estar muy pendiente porque si bajamos la guardia y nos descuidamos, podemos incluso estar presentando mortalidad por dengue”, expresó González.

Otra de las situaciones que se está evidenciando es que entre la ciudadanía existe temor de acudir a un centro hospitalario “el riesgo nunca es de cero, pero es cercano a cero en los servicios de salud, porque se toman las medidas con más rigor, es más peligroso ir al supermercado, estar en la calle, asistir a cualquier relación social que ir al médico”.

Recordó que una de las mejores barreras de protección que existe es evitar la acumulación de agua en recipientes inservibles, “así sean pequeñas cantidades de agua, es suficiente para que proliferen miles y miles de mosquitos más”. Añadió que aunque el veneno funciona por un tiempo, los zancudos terminan volviéndose inmunes.

EL NUEVO DÍA

Comentarios