‘Peluditos’ de refugio en Flandes necesitan de la solidaridad

Crédito: Tomadas del Facebook Harold Pico - EL NUEVO DÍAHarold Pico inició su trabajo de protección animal a los 15 años. Hoy está a cargo de 140 animales.
Atender perros y gatos abandonados, maltratados y hasta en riesgo de fallecer, se convirtió en una tarea diaria para Harold Pico, un joven de 21 años que trabaja con las ‘uñas’ en Flandes para proteger a aquellos seres que no tienen voz y que son víctimas continuas de la inconsciencia humana.
PUBLICIDAD

“Flandes tiene un índice de maltrato y abandono, muy grande. Puedo decir que recojo tres animales diarios y se suman a los que recojo en Girardot. La lucha es dura, pero gracias a las personas de buen corazón es que podemos seguir, a los benefactores que nos apoyan”.

Entre las problemáticas identificadas está el abandono, que suele ser más evidente en los gatos y sus camadas, mientras que los canes terminan siendo víctimas de accidentes viales. En la mayoría de los casos quedan botados en medio de las carreteras, con sus extremidades afectadas.

Con el paso del tiempo, se ha identificado como lugares usuales de abandono, además de la vía principal del municipio, los barrios Villa Lucía cerca de una trocha, Villa del Río, Villa Magdalena, San Luis, entre otros.

Otras historias involucran perros con heridas y gusanos, animales quemados o amarrados, “perritas embarazadas las dejan en las vías, es una cosa de no acabar”, agregó el animalista.

La labor de rescate y protección adelantada por el joven estudiante de Trabajo Social, hizo que la pasada Administración municipal de Flandes, le entregara un predio que estuvo cerrado por más de 30 años para adaptarlo como un hogar de paso. La recuperación del lugar y adecuación fue también con el apoyo de la ciudadanía que reconoce a Harold como el protector de perros y gatos de esta población. 

Y fue del entusiasmo de tener un lugar digno y acogedor, que nació hace más de un año el refugio Dejando Huella, un sitio que en la actualidad le brinda un techo a 140 animales entre caninos y felinos.

Con el cambio de mandatario, llegó la solicitud de desocupar el predio a comienzos de esta vigencia, pues la idea era dejar el lugar a cargo de una contratista del Municipio.

“Mi posición en ese entonces era que si yo me iba ir, yo me los llevaba (animales) y pedí un tiempo prudente para buscar a donde irme. Nos tocó poner abogado, mover cielo y tierra. El Covid dejó todo así y el alcalde fue a ver los perros al mes de la cuarentena, con la policía, nos llevaron un poquito de comida y ya nunca más volvieron. Ellos nos ayudan en el sentido que nos dejan tener los perros ahí”.

El animalista agregó que la lucha no deja de ser dura y en este momento hace falta la comida, porque con el continuo abandono, cada día en el refugio hay más pancitas que alimentar.

“A veces recojo seis o diez perros diarios. Obviamente, promovemos mucho la adopción, nos ha ido bien con los animales pequeños y los  perros adultos los hemos entregado, pero en otros municipios como Icononzo y Bogotá”.

 

Ayudar a los ‘peluditos’ de Flandes

En el refugio Dejando Huella se necesita concentrado para perros y gatos, elementos de aseo canino y  felino, menudencias y arroz partido. También se reciben medicamentos para cicatrizar, vendas, gasas, jeringas y guantes de látex. Los interesados en aportar pueden comunicarse al número 310 8051499, igualmente, en esta línea se reciben reportes de abandono y maltrato animal. Otra opción, es acercarse al hogar de paso que está ubicado en la antigua cárcel del municipio.

Otra alternativa es a través de la cuenta de ahorros 659-000374-78 de Bancolombia, Nequi 3108051499 y Daviplata 3108051499.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios