El maltrato animal en el Tolima hace más difícil la vida de perros

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
En Purificación y Espinal se conocieron dos nuevas historias de caninos que vivieron instantes difíciles, la intervención oportuna de los animalistas logró que la vida les diera una segunda oportunidad.
PUBLICIDAD

En la vereda Santa Lucía de Purificación se registró un nuevo caso de maltrato animal, en esta ocasión un habitante le disparó a un canino con un arma de balines, al parecer, porque invadió su predio. Una vez el colectivo Animalista del Tolima conoció el hecho, activó una ruta de atención de urgencia, pues una de las patas delanteras del animal quedó seriamente afectada.

Holy Ann Machuca, directora del Colectivo, explicó que mientras se buscaba atención veterinaria, también se inició el proceso legal para dar captura al hombre responsable de los disparos y que fue identificado por los habitantes del sector.

Aunque se logró la detención gracias a la intervención del patrullero Gerald Otavo, integrante de la Policía de Protección Ambiental y Ecológica de Purificación, el obstáculo habría sido en la Fiscalía.

“La Fiscalía del Tolima del grupo Gelma, nos dijeron que no tenían tiempo y no podían hacer absolutamente nada por este caso. Entonces nos tocó comunicarnos con el director de Gelma (Bogotá) Alejandro Gaviria a través de la Policía. Él llamó la atención para que así respondieran por el tema y se logró la captura de esta persona”, contó la también abogada.

Mientras se insistía en la denuncia, la activista Anny Paola Aragón junto a los voluntarios recorrió un largo trayecto para auxiliar al canino, pues en Purificación no se encontró una veterinaria que atendiera el nivel de gravedad, tampoco se tuvo apoyo de transporte por parte de la Alcaldía.

La angustia de los animalistas aumentaba por la pérdida de sangre del animal, por lo que prácticamente estaban corriendo contra el tiempo. “Les tocó irse de manera inmediata hasta Melgar, pero tampoco tenían los medios necesarios para la atención veterinaria (que se requería), así que fue llevado hasta Girardot”, explicó Machuca.

Tras la larga travesía, el perro finalmente fue recibido en la región vecina e ingresó a cirugía. A pesar de los esfuerzos finalmente se le tuvo que amputar su extremidad. “Salió de la operación y fue llevado al hogar de paso Dejando Huella, ubicado en Flandes, y está a cargo de Harold Pico para los cuidados post operarios y más adelante será llevado nuevamente  a sus propietarios”.

Luego de sortear las dificultades el canino al día de hoy se encuentra estable y aprendiendo a moverse en sus tres paticas.

Machuca explicó que la recompensa en este caso fue lograr la captura de la persona que disparó y por su puesto salvarle la vida al canino. Igualmente, se adelantará un proceso administrativo a través de la Inspección de Policía por los gastos que se tuvieron con la emergencia, al igual que lo requiera en la etapa de recuperación.

“Si nosotros no hubiéramos conocido el caso, si la activista Anny Paola no hubiera reportado el hecho (...) y gracias a la comunidad que ya está referenciando a los activistas en sus territorios, activamos la ruta tanto legal como la del auxilio, si no hubiera estado Anny en ese municipio, el animal se hubiera muerto y no hubiera pasado nada”.

De otro lado, se conoció que aunque hubo captura y audiencia de imputación de cargos por maltrato animal, el hombre quedó en libertad. Según el mandatario seccional, Ricardo Orozco Valero, en este caso “se le declaró ilegal la captura y fue liberado, aquí hay que generar conciencia y hay que mirar como a nivel legislativo se hace más fuerte la sanción”.

¿Está funcionando el Coso del Espinal?

Otro caso en el que llamó la atención el Colectivo ocurrió en Espinal, el reporte entregado por la ciudadanía era de un perro que estaba en graves condiciones de salud. A través de Twitter “llame la atención a las autoridades competentes y las únicas personas que prestaron atención fue la Procuraduría General a través de la regional Tolima.

“Ellos realizaron la visita correspondiente y al ver el estado tan grave en que se encontraba el animal, que tenía agusanada toda su oreja y el cuello, lo que se hizo fue trasladarlo al hogar de paso Dejando Huella en Flandes”, contó Machuca.

Allí fue intervenido quirúrgicamente y finalmente se procedió a amputarle la oreja debido al grado de infección que tenía, “se (habría) podido evitar si se hubiera atendido en el momento correspondiente, estaba con desnutrición, en muy mal estado”. 

La abogada agregó que ya se instauró una denuncia formal en contra de la Alcaldía del Espinal en la Procuraduría, para que se adelante la indagación correspondiente, pues los animalistas tienen varias dudas sobre el lugar.

Por otra parte, EL NUEVO DÍA conoció que ayer la Personería del Espinal junto a un veterinario de la Fundación Voces de la Naturaleza y el Colectivo Animalistas del Tolima, estuvieron visitando el Coso que queda ubicado en la vereda Rincón de San Francisco.

Asimismo, hasta allí llegó hace algunas semanas un canino que mostraba agresividad por lo que sus propietarios lo mantenían amarrado, sin embargo, la situación no mejoró, motivo que generó su traslado al Coso.

En este lugar, al parecer peleó con otro perro de la zona que le mordió una de las orejas y desencadenó una infección que le produjo gusanos. Con el paso de los días el estado fue empeorando y ante la falta de acciones por parte del Municipio, activistas de Asopatitas recurrieron al Colectivo y a la Procuraduría.

Tras la inspección de ayer, se verificó que el lugar no está funcionando, igualmente, que hay cuatro hembras y un macho que están a cargo de un vigilante, por lo que los animalistas llaman la atención en que es indispensable la presencia de un veterinario y de brindar las condiciones establecidas por ley 1801 del 2016.

Dato

En los casos de maltrato animal, la pena puede ir de 12 a 36 meses, por lo que es excarcelable. En el caso de Purificación, el señalado seguirá vinculado al proceso tanto judicial como administrativo.

EL NUEVO DÍA

Comentarios