Mininterior reconoció oficialmente a la comunidad indígena Pijao Kalapica Ambulo en Ataco

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍAVarias de las familias de la comunidad indígena están distribuidas en la zona rural y urbana de Ataco y parte de Chaparral.
El Ministerio del Interior a través del Coordinador del Grupo de Investigación y Registro, le informó a la comunidad indígena Pijao Kalapica Ambulu Territorio Sagrado de Ataco, que quedó inscrita en el registro de comunidades indígenas mediante la resolución 118 del 22 de octubre de 2020, es decir, que finalmente fue reconocida oficialmente ante el Gobierno nacional.
PUBLICIDAD

En el documento mediante el cual se informa la decisión a la gobernadora de la comunidad Diana Maritza Figueroa Ortiz, se especifica que los indígenas de Pijao Kalapica Ambulo corresponden a 48 familias y 284 personas que se ubican en las veredas Anape, Apone Paipa, Salado Negro, Viso y el casco urbano de Ataco, también, en Santa Rosa jurisdicción de Chaparral.

Erminso Vega Quintero, representante legal del Consejo Regional Indígena del Tolima, Crit, contó que este reconocimiento llegó tras 10 años de trámite y de conocerse la decisión del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Neiva, sobre una tutela que amparó el derecho a la consulta previa de los  indígenas.

Mismo fallo que derivó en la suspensión transitoria de la licencia ambiental del proyecto minero que de la Sociedad Agregados Ingecol y Construcciones S.A.S. en Ataco.

“Nosotros hicimos acompañamiento, decían que ahí no había comunidades indígenas y la que está en amenaza es la Kalapica Ambulo y el viernes llegó la sorpresa, que el Ministerio la reconoció como comunidad, después de 10 años luchando, fue un éxito de la presión que hicimos. Estando reconocida creo que se viene otra investigación más profunda sobre la minería”, expresó el representante del Crit.

Recordó que existe una escritura que otorga a Natagaima y Chaparral como un territorio ancestral, igualmente, mencionó que desde su rol como representante busca velar por los recursos naturales, entre ellos, el río Saldaña, pues sobre su ribera son varias las comunidades que dependen de dicho afluente hídrico, “es el agua el que debemos cuidar y conservar para dejarle algo a las nuevas generaciones”.

Vega Quintero comentó que hace algunos días visitó el proyecto que paró actividades desde finales de septiembre, sin embargo, allí se llevó en sus palabras una “sorpresa” pues se encontró con “compañeros que dicen que son líderes indígenas de aquí del Tolima que se dan la pela y se hacen matar por los indígenas pero es al contrario, porque ellos están defendiendo la minería”. La situación lo llevó a pensar que al final, estas personas utilizan a las comunidades para adelantar actividades personales y no colectivas.

Al parecer, el Ministerio ya hizo un levantamiento topográfico de la zona, asimismo, tuvo contacto con la comunidad y se les mostró la cultura, al igual que, la tradición que ha sobrevivido con el paso del tiempo.

Ahora se queda a la espera si se adelantará o no una consulta previa, aunque las comunidades indican que solo buscan que se respete este territorio ancestral.

 

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios