Alcalde de Prado habló sobre el proyecto de acuerdo que busca modernizar el alumbrado público, al que varios se oponen

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍASegún el Alcalde hasta el momento solo se ha cumplido con la modernización del alumbrado público en un 25%.
Recientemente se conoció el descontento del exalcalde de Prado, Néstor Augusto Trujillo, y del concejal Jorge Ramírez Cabezas, por el proyecto de acuerdo que radicó el alcalde, Luis Castañeda, en el que otorgaría en concesión el servicio de alumbrado público de Prado.
PUBLICIDAD

Las críticas hacían referencia a la privatización del servicio y el tiempo de endeudamiento que sería de 20 años, además que debería considerar la financiación propia para terminar de invertir en el 20% de alumbrado Led que hacía falta.

Frente a lo dicho el mandatario de Prado, salió a explicar en qué consistía el proyecto que fue una parte de una de sus propuestas de campaña. “A través de un debate público ante la comunidad, manifesté que si llegaba a ser alcalde de Prado quería verlo modernizado en tema de alumbrado público porque es irónico que perdimos hasta el eslogan de la ‘Ciudad luz del Tolima’, porque nos acostumbramos a vivir a oscuras y han pasado 16 años después del proyecto de acuerdo 015 de 2004 en el que se comprometieron desde esa época tanto concejales como alcaldes a brindar la modernización y llegar a cada uno de los barrios y centros poblados con el alumbrado público”, afirmó Castañeda.

El mandatario municipal comentó que el alumbrado representaba seguridad, disminución en el tema de drogadicción y microtráfico, y de varios problemas más, y que la “concesión es una facultad constitucional que tienen los alcaldes para mirar las posibilidades de avanzar”.

En contraposición a lo dicho por Trujillo, comentó que el Municipio hasta el momento solo ha sido modernizado con 330 lámparas y que esto equivale al 25% del compromiso total.

“Privatizar es vender y en Prado ni los concejales ni nosotros estamos pretendiendo vender ni las lámparas ni los cables, ni los postes a nadie, es una concesión donde directamente Prado hace las veces de la interventoría. De igual forma, durante los 20 años los alcaldes podrán estar vigilando y haciendo cumplir”.

Con el proyecto se pretende llegar inicialmente a la zona rural y el pago tendrá excepción en la zona turística, “el sector de la represa de Prado donde están las casaquintas, los hoteles, los restaurantes, (…) no cancela el servicio de alumbrado público”, finalizó.

 

DATO

Uno de los puntos claves del proyecto es iluminar el paso del puente del río Prado hasta el puerto de la represa con 125 lámparas más. 

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios