Destinos agroturísticos para visitar en diciembre

Crédito: ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS / EL NUEVO DÍAPanorámica aérea de la Granja Piscícola El Carmen, ubicada en El Salado.
Fincas para disfrutar en familia, pareja o amigos. Estos son algunos lugares para gozar en este diciembre y con todos los protocolos de bioseguridad.
PUBLICIDAD

Con el inicio de diciembre y las vacaciones de fin de año, muchas familias buscan destinos para descansar de un año difícil debido al confinamiento obligado por la pandemia originada por el Covid-19. El Corredor Norte de Ibagué ofrece varias alternativas para disfrutar, relajarse y comer bien.

El Corredor Norte hace parte del G3, el grupo turístico conformado por Corposalado, Corpo San Bernardo y Agro Tours Chucuní y que cada vez es más reconocido por sus servicios y lugares confortables para disfrutar.

En un recorrido realizado por EL NUEVO DÍA, con invitación de la Secretaría de Desarrollo Económico, por las fincas agroturísticas Villa Cabras, Las Palmas, Villa Luz y El Carmen, se conoció de primera mano la calidad de servicio que ofrecen a sus visitantes.

Según la secretaria de Desarrollo Económico, Diana Sofía Segura Almonacid, “la idea es que los ibaguereños vivamos otra experiencia en estos sitios, actividades agroturísticas. La apuesta es generar estas experiencias y mostrar que sí hay muchas cosas para hacer en Ibagué.

“Estamos apostando a articular el turismo y la cultura, que siempre ha estado ahí, pero no le habíamos puesto ese valor, y la idea es que ahora se disfrute más de nuestra ciudad, vamos a organizar nuestra casa y ofrecer todo lo que tenemos para los visitantes”.

 

Piscícola El Carmen

1

A inicios de los 90 dio apertura la Granja Piscícola El Carmen, la idea del negocio, cuenta Luis Eduardo Ortiz, inició cuando llevaron unos alevinos de mojarra al estanque que allí había, y a medida que la gente conocía sobre el lugar, decidieron construir otras tres lagunas;#en la actualidad hay 14.

“El ingreso es gratuito, solamente cobramos el consumo, servicio de piscina y lo que pesque. También tenemos canchas de fútbol, alquilamos todo para la pesca, el yoyo, el concentrado, servicio de restaurante y alquiler de caballo”, contó Luis Ortiz.

Esta piscícola está ubicada a 500 metros de la plaza de mercado El Salado, por la carretera hacia Huevos Oro. Para este 12 de diciembre se tiene planeado un concurso de pesca deportiva.

 

Finca Las Palmas

2

Bajo un ambiente familiar, donde también podrá hospedarse en habitaciones múltiples, jugar, bañarse en piscina con sus hijos, es lo que ofrece esta finca ubicada en la vereda Chucuní.

“Ofrecemos un sitio de esparcimiento, relajación, disfrutar la naturaleza, piscina, billar, hamacas, todo con el servicio de pasadía, el cual incluye almuerzo. La pasadía inicia a las 9 a.m. y podrán disfrutar de todo lo que hay en la finca, el almuerzo es a la carta y todo por $40 mil por persona. Ya si quieren pasar la noche, llegan a las 2 p.m., cuesta cien mil pesos, incluye hospedaje, cena, desayuno y almuerzo”, cuenta Blanca Aya, una de las mujeres emprendedoras de este sector turístico.

 

Villa Luz

3

El plan especial para salir de la rutina, para relajarse y disfrutar de una exquisita carne de cerdo a la bondiola, está en esta finca agroturística, donde también podrá caminar por senderos ecológicos y recibir terapias de relajación alternativa.

Ubicada a 500 metros más adelante de Coopemtol, en este centro turístico se especializan en ofrecer terapias de relajación para prevenir el estrés, la ansiedad, la depresión, los conflictos en pareja y los comportamientos difíciles en niños.

Según Mary Luz Gómez, quien es psicóloga y tiene allí su consultorio, “lo que queremos es dar ese plus para que los visitantes tengan un momento de esparcimiento y que se conecten con la naturaleza y más en estos tiempos de confinamiento”.

 

Villa Cabras

4

Ubicada en Chucuní, en esta finca se ofrece una experiencia como granjero, donde los asistentes tendrán la oportunidad de ordeñar cabras, alzar y darle tetero a los cabritos. La experiencia también incluye el aprendizaje de cómo se transforma la leche de cabra en kumis, yogur, queso, carne, cocteles a base de leche e incluso productos de belleza.

“Desde hace 12 años inició este proyecto familiar, ya que mi hija nació con problemas de salud y nos contaron que la leche de cabra podría ayudarla a superar su enfermedad. Ahora lo que queremos es que la gente tenga una experiencia como granjero, que sepan el valor agregado que le damos a los derivados de la cabra, que se desconecten de la ciudad y conozcan más sobre las actividades del campo”, cuenta Bertha Cárdenas.

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios