Vapi dice que la Alcaldía mintió en cifra de vías pavimentadas

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍALa veeduría calificó de “embuste” el anuncio institucional sobre intervención en vías.
A través de un comunicado, la Veeduría Agua para Ibagué (Vapi) aseguró que el Gobierno de Andrés Fabián Hurtado mintió en un aviso oficial pagado y publicado en el periódico El Tiempo en el que se asegura que se han habilitado 50.000 metros cuadrados de vías en lo corrido de este año.
PUBLICIDAD

La organización señaló que le causó asombro semejante intervención en infraestructura vial, sobre todo porque no se sabía en dónde se habían realizado esas ejecutorias, por lo que acudió, en principio, a miembros de la veeduría y allegados para averiguarlo, pero finalmente consultó directamente a la Administración sobre esto y el costo de la publicación institucional.

“El estupor aumentó al conocer la respuesta; en ella se informaba de cuatro contratos, todos y cada uno de ellos, establecidos para desarrollarse con antelación al 31 de diciembre de 2019,  precisando que el alcalde Hurtado se posesionó a partir del primero de enero de 2020. Cuando se supo el costo del aviso que se facturó en la friolera de $48 millones”, señala el comunicado.

Y agregó: “En ese instante el asombro se tornó en enfado y pasó a cólera cuando con la utilización de un simple instrumento -como una calculadora- se encontró que los tales 50.000 metros cuadrados equivalían a 8.5 kilómetros de vía pavimentada del tamaño de una calle amplia, los que hace mucho tiempo no se ven en la localidad”.

En tono satírico, la veeduría dijo que ignora en cuál facultad de ingeniería se graduaron los contratistas, supervisores, interventores y profesionales de los organismos de control, pues no han actuado frente a “un cúmulo de irregularidades que hemos dado a conocer”, por lo que señalan un dos posibilidades: “O reciben incentivos de localización o les da pereza cumplir con su deber”.

Con el mismo sarcasmo, señala: “En cuanto a la Administración y al flagrante embuste, unido al gasto incurrido en la mentira, se pregunta el contribuyente si no habría sido más productivo contratar a un integrante de Sábados Felices para una función, así, al menos, el ciudadano habría tenido oportunidad de reírse un rato y olvidar momentáneamente los acuciantes problemas de empleo, salud, educación y hambre que lo afectan y con él a su familia”.

“Tal vez los mencionados 50.000 metros cuadrados son directos descendientes de la ‘Avenida Fantasma’ por lo que Ibagué puede reclamar, con méritos, el título de ciudad embrujada”, concluye el texto.

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios