Sindicatos de la Salud alertan colapso en las UCI y personal de la salud con Covid-19

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍALa falta de personal por contagio, afecta el servicio de salud.
El aumento de personal médico y de enfermería contagiado con Covid-19 en las instituciones de salud pública del Tolima preocupa a las autoridades y a los sindicatos, pues según cifras entregadas, existen al momento 72 trabajadores en aislamiento por esta enfermedad.
PUBLICIDAD

Sumado a esto, desde el Sindicato Nacional de los trabajadores de la Salud y Seguridad Social, Sindes, se indica que la ocupación en las unidades de Cuidados Intensivos están saturadas, y que en Líbano y Chaparral ya no hay camas en esta especialidad.

Según el presidente de Sindes - Tolima, Mario Nel Mora, la preocupación en cuanto a los elementos de bioseguridad para el personal de salud radica en que si bien existe una sentencia del Tribunal Administrativo del Tolima, que exige que las instituciones doten a sus empleados con tapabocas N95, hay algunos centros asistenciales donde solamente les dan cubrebocas quirúrgico.

“Tenemos ya más de 70 trabajadores entre médicos, enfermeros y administrativos en aislamiento por Coronavirus, para que no contagien a sus compañeros. Tan pronto pasen los 15 días críticos deben someterse a una segunda prueba. Esto no quiere decir que no se vuelvan a infectar.

“Ya si el paciente vuelve a salir positivo, las incapacidades las deben asumir las administradoras de riesgos laborales, ya que lo establecen los protocolos de la Organización Mundial de la Salud y las unidades hospitalarias deben salvaguardar a quienes están en esta situación”, indicó Mario Nel Mora.

 

Aumento en UCI

El presidente de Sindes también señaló, que si bien las cifras entregadas desde la Secretaría de Salud del Departamento dan cuenta de que el 70% de las unidades de Cuidados Intensivos están ocupadas, la realidad es que hay algunos hospitales colapsados, entre ellos Líbano y Chaparral.

“Tengo información interna de que todas las unidades intermedias e intensivas están totalmente saturadas, lo que infiere que no hay camas para remitir a los pacientes que deben llegar a estas unidades especializadas. Líbano ya no puede recibir porque esta saturada, igual pasa en Chaparral”, añadió Mario Mora.

El sindicalista aprovechó para hacer un llamado a los ciudadanos, ya que hay mucha indisciplina en las calles, personas que no utilizan bien el tapabocas, el lavado de manos no es frecuente y mucho menos hay distanciamiento social.

“Acá tenemos los resultados de lo que ocurrió el día de las velitas, los días sin IVA y nos faltan 24, 25, 31 y Reyes. Invito, como enfermero, que por favor si quieren a la familia, la vida, guarden el distanciamiento, usen tapabocas, porque infortunadamente la vacuna, de acuerdo con la proyección, a los países del tercer mundo llegará en 2024, y morirán muchos colombianos por no extremar las medidas”, puntualizó Mario Nel.

Lea también--> “Si me toca decretar toque de queda el 24 y 25, y el 31 y el primero, lo haré”: Gobernador Orozco

 

¿Toque de queda?

Al respecto, el gobernador del Tolima, José Ricardo Orozco Valero, informó que la situación en el Departamento es alarmante, y tomará la decisión para decretar un toque de queda durante las fiestas de Navidad y fin de año.

“La realidad es que las UCI están un 92%, porque las camas están en un 76% pero ya no hay medicamentos y el personal está enfermo. La gente debe ser consciente, y si me toca decretar toque de queda, no voy a dudar porque tengo la responsabilidad de salvaguardar a la gente.

“Lo triste es que tenemos infraestructura pero no hay cómo atenderlos, no hay medicamentos ni personal humano. No puedo llegar a que la gente se muera de Covid, tengo que tomar decisiones”, apostilló Orozco Valero.

 

Bonificación a trabajadores de la salud

Respecto a los $500 millones de bonificación temporal por el Covid-19 a los hospitales del Departamento, el presidente de Sindes indicó que es importante que gerentes y jefes de recursos humanos incluyan a todo el personal, desde trabajadores de servicios generales hasta especialistas, con el fin de que todos reciban este incentivo.

“Nosotros entregamos un oficio al Ministro de Salud cuando vino a reinaugurar el servicio de ginecobstetricia y le planteamos la necesidad de que esa bonificación se pagara a todos. El Gobierno incluyó a conductores de ambulancias y algunos administrativos, pero dejaron por fuera a auxiliares de servicios generales.

“Enviamos un derecho de petición a los gerentes de hospitales para que remitan un oficio al Ministerio, para que ese personal sea incluido al Adres”, añadió Mario Nel Mora.

EL NUEVO DÍA

Comentarios