Caos vial en Mariquita por cierre en La Línea

Crédito: TOMADA DE FACEBOOK – EL NUEVO DÍALos trancones llegan hasta la población y la paralizan, debido a que la vía atraviesa por toda Mariquita.
Debido a los derrumbes por la vía Ibagué - Calarcá, los conductores se desvían al norte del Tolima para llegar hasta Manizales, lo que genera congestiones ya que la Variante atraviesa toda la población.
PUBLICIDAD

Los problemas que enfrenta la movilidad en Mariquita aumentan, y más con los cierres prolongados por el Alto de La Línea, pues los conductores deben ahora tomar el Alto de Letras para ir o venir desde el occidente colombiano.

A esto se suman los constantes accidentes en el tramo conocido como la Curva del Diablo, donde a diario se registran hasta tres colisiones, lo que genera trancones y la fila de automóviles alcanza a llegar hasta el casco urbano, lo que genera colapso en las calles de esta población norteña.

En diálogo con el secretario de Tránsito municipal, Jonathan Ricardo Moreno Mora, explicó que los cierres en La Línea obligan a los conductores a tomar esta carretera, ya que se convierte en la única zona de acceso para quienes van o vienen de Manizales.

“En Mariquita tenemos una cualidad específica, y es que la variante divide al municipio en dos sectores, por toda la calle Séptima; entonces las personas que van a Manizales toman como ruta alterna esta carretera que conduce a Fresno.

“Cuando llegan por la Curva del Diablo, las curvas son tan cerradas que generan accidentes, en ocasiones hasta más de dos diarios, debido a la cercanía, el trancón llegan hasta el caso urbano y se tapa toda la Séptima hasta el centro”, indicó el funcionario.

El jefe de la cartera de movilidad señaló que ya ha tenido reuniones con los concejales, la administración y se dio a conocer el problema a Invías, por ser esta una carretera Nacional, pero no hay una solución pronta para evitar estas congestiones que afectan la movilidad en la población.

“Entendemos que se tiene que tomar esta vía para la movilización de vehículos de carga, pero no vemos tampoco que las entidades nacionales tomen cartas sobre la variante que parte el municipio cuando se generan los accidentes en la Curva”, recalcó Jonathan Moreno.

 

Paraliza las obras

Debido a la alta afluencia de automotores por la carretera Mariquita – Fresno, la concesión Alternativas Viales, junto con la empresa de servicios públicos, tuvieron que aplazar la adecuación del tubo ‘madre’ que recoge las aguas residuales, y de momento no hay fecha para adelantar la obra.

“Con el cierre en La Línea se suspendieron estos trabajos que se estaban adelantado para realizarse hace cuatro meses, ahora toca mirar cómo se pueden realizar, pues hasta que no esté lista el paso por La Línea, no se puede cerrar la Variante.

“También hay que restablecer esta acción y mirar con las autoridades porqué con las lluvias se afecta este servicio. Esperar cuando se pueden iniciar las obras porque ya está todo organizado desde la Secretaría cuando den la orden de iniciar la obra”, agregó Moreno Mora.

 

Movilidad interna

Aparte de la Variante, que atraviesa la población de Mariquita, los problemas de movilidad en la capital frutera se ven afectados por el estacionamiento de carros y motocicletas en los lados de las calzadas, por lo que existen tramos de pocas cuadras que se pueden tardar minutos en cruzar. Y aunque se tuvo la posibilidad de adecuar unas zona azules, estas todavía no están estipuladas y se estudia la creación de estas zonas con movilidad y espacio público. De momento, se trabaja con pedagogía, para enseñarle a los conductores los problemas que generan por el mal parqueo. El funcionario llamó a los conductores a utilizar las bahías de estacionamiento o las calle alternas para parquear y en el mejor de los casos, hacer uso de los ocho parqueaderos que existen en el centro.

EL NUEVO DÍA

Comentarios