Los desacuerdos con el fallo de la Corte Suprema sobre el páramo Las Hermosas

Crédito: Tomada de https://www.parquesnacionales.gov.co/ - EL NUEVO DÍA Se calcula que el 97,8% del área del Parque está en estado de conservación.
Por estar en buen estado de conservación, la Corte no consideró necesario declarar el páramo Las Hermosas Gloria Valencia de Castaño como sujeto especial de derechos, sin embargo, con la tutela que fue fallada a favor en primera instancia en un Tribunal de Ibagué, se buscaba prevenir futuros daños.
PUBLICIDAD

Tras conocerse el pronunciamiento de la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, que revocó el fallo del Tribunal Superior de Ibagué, mediante el cual declaraba el complejo páramo Las Hermosas Gloria Valencia de Castaño como sujeto especial de derecho, el abogado Juan Felipe Rodríguez Vargas, uno de los demandantes en este caso, explicó que el propósito era prevenir un daño frente a riesgos latentes como la ampliación de la frontera agrícola y los posibles intereses mineros en la zona.

La intervención de la Corte, en segunda instancia, se dio luego de que la Presidencia de la República, la Agencia Nacional de Minería, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, el Instituto Alexander Von Humbolt, el Departamento Nacional de Planeación, la Gobernación del Tolima y Cortolima, recurrieron al recurso de impugnación.

El argumento de las entidades es que el Parque Nacional Natural Las Hermosas no está afectado por proyectos mineros, deforestación o por actividades ganaderas que lo pongan en peligro, disminuyan su diversidad o afecten de manera negativa su ecosistema.

Asimismo, la Sala recordó que el Tribunal en primera instancia concluyó la “inexistencia de amenazas, daños o perjuicios irremediables sobre las garantías que se invocaron, descartó la práctica de proyectos mineros en ese territorio y estimó que existe un “panorama esperanzador del Complejo de Páramos Las Hermosas porque se encuentra protegido en un porcentaje del 100% a través de diferentes figuras”.

Sin embargo, la Corte precisó que no se podía perder de vista la obligación de las autoridades ambientales que es continuar con la expedición y ejecución de políticas públicas que permitan la protección integral del Parque Nacional Natural Las Hermosas Gloria Valencia de Castaño,

Dicho “deber que no es de medio sino de resultado, pues es imperativo no solo conservar el estado positivo de cosas en aquel ecosistema, sino que se presenten acciones humanas que amenacen o deterioren el parque”.

 

Riesgo latente

El caso surgió de una acción de tutela que interpusieron Daniel Rubio Jiménez, procurador II Ambiental y Agrario del Tolima y el abogado ambientalista Juan Felipe Rodríguez Vargas, con el fin de proteger el Complejo natural, que también es visto como una estrella hídrica, pues surte de agua al sur del Tolima y al Valle del Cauca.

Para Rodríguez Vargas existen riesgos como la ganadería extensiva, la agricultura que no se planifica adecuadamente, “y otras amenazas, que sin lugar a duda se vieron acentuadas con la firma del acuerdo de paz, ya que estas zonas de Las Hermosas era un fortín de la extinta guerrilla de las Farc, y a causa de que no está su presencia en la zona, muchos actores económicos tienen sus ojos puestos, para la explotación de esta área protegida”.

Comentó que en este caso hay una paradoja de la guerra, pues mientras hubo conflicto había una especie de veto a ciertas actividades sobre áreas protegidas estratégicas, que tienen entre sus funciones principales la producción de agua para diferentes especies y la vida humana.

El litigante agregó que es respetuoso de las decisiones judiciales y a pesar de que se aplicó el derecho, no comparte la decisión pero tampoco le genera preocupación, pues aunque se tumbó lo dicho por el Tribunal de Ibagué, “exhortaron al Presidente de la República a elaborar un Plan para la conservación del Parque de acuerdo a lo que se dispuso en 2012 a través de la ley Gloria Valencia de Castaño”.

Igualmente, comentó que de acuerdo a los documentos recolectados con la Procuraduría se evidenció que “en Chaparral y Rioblanco, hay presencia de ganadería extensiva ya subiendo hacia el área protegida. 

“Puede que en este momento no esté invadido el parque como sí ocurre con el Parque Natural Los Nevados con la actividad agrícola o ganadera, pero de todas maneras esta acción también se interpuso para prever esta situación, porque no podemos esperar a que pase lo que ocurrió en Los Nevados con Las Hermosas y que tengamos que instaurar este tipo de acciones, cuando el daño está hecho”.

Añadió que no comparte la decisión del Corte porque “el derecho ambiental también está basado en un principio de prevención, es decir, anticiparme a las catástrofes ambientales que prácticamente son inminentes”.

 

En retroceso 

Justamente, el diputado ambientalista Renzo García opinó que la decisión de la Sala es un retroceso, pues “si bien es cierto hoy no existen problemas sentidos en temas ambientales, creo que están desconociendo todas las amenazas socioambientales que actualmente existen sobre este ecosistema estratégico y no contemplan los riesgos que pueden (surgir en el)  futuro inmediato”. 

Agregó, que hay riesgos por deforestación, pérdida de biodiversidad e incluso “la captura corporativa de empresas extractivistas que pretenden adelantar proyectos sobre esta zona”.

Otras situaciones que se han evidenciado desde el Comité Ambiental del Tolima, son los problemas por la “pésima disposición final de pilas y una fuerte contaminación de fuentes hídricas por ausencia en el tratamiento de aguas servidas”.

 

DATO

En 2012 a través de la ley 1536 se denominó al Parque Nacional Natural las Hermosas ‘Parque Nacional Natural Las Hermosas - Gloria Valencia de Castaño’ y se especificó que al año siguiente el Gobierno nacional debía diseñar un programa de protección especial.

 

DATO

El complejo páramo de Las Hermosas es el hábitat de especies como el oso de anteojos, pumas concolor, dantas, monos, entre otros. Abarca una extensa zona del Tolima y parte del Valle del Cauca.

RegionalRenzo García, diputado del Tolima, y Juan Felipe Rodríguez Vargas, abogado ambientalista.
Redacción Tolima

Comentarios