Denuncian presunta negligencia médica tras muerte de menor de 14 meses en Coyaima

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍAEl menor falleció casi a las 24 horas de iniciar los síntomas de una diarrea aguda.
La familia del niño espera que las autoridades, especialmente la Fiscalía, indague el caso y precise qué fue lo que conllevó al lamentable desenlace.
PUBLICIDAD

Para los miembros de la familia Méndez, residente de Coyaima, este fue uno de los fines de semana más difíciles en sus vidas, pues vieron con impotencia cómo se apagó la vida de aquel ser, que con la alegría típica de los 14 meses de edad, era la luz del hogar.

Nelson Méndez contó que el pasado viernes su nieto inició con un cuadro de diarrea severa, por lo que fue llevado a las urgencias del hospital de Coyaima hacia las 6 a.m., “nos hicieron esperar como hora y media, y a las 7:30 a.m., ingresó mi hija con el niño”.

Allí le tomaron la temperatura, “se sentía demasiado caliente el niño, la hicieron seguir y acomodar al niño en una camillita en un pasillo. Después de ahí, dijeron que le iban a hacer un examen coprológico”.

Pasaron las horas y el niño no recibió ningún medicamento para controlar la diarrea, pues según don Nelson la médica que lo atendió les indicó que estaba hidratado, lo que generó gran preocupación a la familia. Igualmente, le manifestaron que debía esperar para practicar la prueba coprológica, que finalmente se hizo hacia el mediodía.

Según el abuelo, la muestra con el cambio de turno de enfermeras se habría ‘embolatado’, solo hasta las 2:30 p.m., hora en que la médica preguntó por los resultados, se dieron cuenta que no había pasado por el laboratorio.

Y hacia las 3:30 p.m. se conoció que salieron bien “que no tenía infección, ni parásitos, ni nada. El niño de ahí en adelante siguió en una sola soltura (diarrea)”.

El hombre recordó que previo a la salida del hospital, hacia las 4:15 p.m. le medicaron acetaminofén, suero en papeleta y un antibiótico. Durante el resto del día, el pequeño mostró una aparente estabilidad.

 

De regreso a urgencias

Hacia la medianoche, el pequeño volvió a registrar malestar y fiebre, por lo que hacia las 4 a.m. del sábado, la familia volvió con el niño a las urgencias del hospital.

“Allá lo recibieron, cuando estaba prácticamente claro (amanecer) lo remitieron, pero no a ningún punto específico, sino a donde primero lo recibieran, (lo) enviaron en una ambulancia. (Salió) con la abuela y la mamá. El niño estaba con una asfixia que ya se ahogaba, por lo que le dije por favor colóquele oxígeno”, narró con gran tristeza el abuelo.

Y como si la angustia hasta el momento hubiera sido poca, según los afectados, cuando la ambulancia  llegó a la ‘Y’ que señala el camino hacia el Espinal o Ibagué, el encargado del vehículo le preguntó a la abuela, hacia dónde se dirigía “ella le dijo: ya que estamos en el Espinal, hágale rápido al San Rafael”.

Otra situación, que también se habría sumado y es denunciada, es que a mitad del viaje se acabó el oxígeno, “comenzaron con una bolsa a darle oxígeno al niño, pero se les murió y no se dieron cuenta”. Cuando llegó al hospital San Rafael, el pequeño se encontraba sin signos vitales.

 Según el acta entregada por el centro asistencial espinaluno a la familia, no se pudo precisar la hora exacta del fallecimiento y tampoco quedaron claro las causas. Ante el lamentable hecho y bajo las circunstancias en que se dieron, el caso fue reportado a la Fiscalía en el Espinal.

En medio del trámite y los reclamos, la familia recibió el cuerpo del niño el domingo en la tarde, ese mismo día se adelantaron sus exequias.

Y al preguntarle a don Nelson si desde el hospital San Roque de Coyaima, hubo algún pronunciamiento por lo ocurrido, dijo que hasta ayer al mediodía “no habían dicho nada, esta mañana (ayer) fui a que me entregaran la historia clínica del niño, desde el momento en que lo recibieron hasta cuando le dieron la salida y me dijeron que me tocaba esperar, que me llamaban cuando estuviera listo”.

Ante los hechos, la familia busca que realmente se investigue a fondo cuáles fueron las causas del deceso del pequeño. “Quiero decir, que eso no se quede impune, fue negligencia médica y si se queda así, siguen haciendo lo mismo con los demás niños (...) espero que la Fiscalía siga con la investigación. Lo queríamos mucho porque era el único varón que teníamos, era mi nieto”.

 

DATO:

De otra parte, EL NUEVO DÍA conoció de manera extraoficial que tanto el hospital San Roque de Coyaima como el San Rafael deben hacer el reporte a la Secretaría de Salud, para que esta a su vez adelante una unidad de análisis como lo establece los protocolos del Instituto Nacional de Salud.

EL NUEVO DÍA

Comentarios