En zona alta de Cajamarca abren paso irregular entre las palmas de cera

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍAEl monocultivo estaría alterando una dinámica agrícola tradicional y dando paso a la centralización de la posesión de tierra.
La desmedida expansión agrícola en esta población, sigue generando altos riesgos para los bosques de palma y a su vez, deja vulnerables a las comunidades de loros orejiamarillos.
PUBLICIDAD

El verde paisaje de palmas de cera que engalana la zona alta del cañón de Anaime en Cajamarca, se está viendo seriamente comprometido por las actividades que adelantan particulares con  maquinaria amarilla, para abrir carretera en medio del árbol insignia de Colombia.

La razón de dicha apertura vial, obedecería a la expansión de cultivos de aguacate hass que serían propiedad de empresas privadas como Green Superfood. Según Robinson Mejía, consejero de la Cuenca Coello por el sector de las ONGs, la problemática sigue afectando los bosques de palma.

“Lo que sucede es que ellos están sembrando el aguacate en esas zonas, por ello, (construyen) una serie de infraestructuras que dañan y afectan las áreas. Están (creando) vías donde claramente se ve la tala de árboles, las pasan por encima de las cañadas donde necesariamente se requiere de un permiso ambiental para ese tipo de obras”.

Para el ambientalista, lo más preocupante es que no es un hecho aislado, pues desde julio de 2020 se vienen conociendo denuncias por parte de la comunidad y organizaciones sociales, quejas que fueron recibidas por la Umata y la Alcaldía de Cajamarca, entidades que a su vez oficiaron a Cortolima, para que adelantara una inspección en la vereda Potosí, lugar en el que se evidencia constantemente tala ilegal de árboles.

Estas actividades serían parte de la expansión agrícola en alta montaña y en sectores que se caracterizan por su fragilidad, como lo son los bosques de palma de cera.

“Nuestra mayor inconformidad es que estamos ante un contexto en donde cualquier empresa puede venir acá a Cajamarca, acabar con el agua, con ecosistemas tan importantes como el bosque de palma, y la autoridad ambiental no va a hacer nada. Eso sí prende las alarmas para nosotros”.

 

Lo que muestran las evidencias

Las afectaciones registradas recientemente, fueron en un predio ubicado entre las veredas el Águila y la Despunta. En una serie de fotos quedaron en evidencia los trabajos de apertura de un carreteable entre las palmas para dar paso a la expansión del aguacate hass.  Según las indagaciones hechas por los ambientalistas, son tierras adquiridas por Green Superfood.

“Eran zonas, que si bien tenían ganadería, por el abandono de esta actividad, se estaban recuperando de manera natural”, proceso que se está viendo interrumpido.

Otras veredas en las que también se está transformando la dinámica agrícola a grandes pasos son la Leona, la Judea y la Leona, estos lugares tienen en común estar ubicadas en la parte alta del Cañón de Anaime.

Mejía precisó que no está en contra de que existan finqueros con sus cultivos pequeños de hass, lo que genera alerta es que se esté cambiando el uso del suelo, “no estamos hablando ni de dos o 10 hectáreas, sino que las empresas han comprado alrededor de cinco mil hectáreas, que es una cifra que prácticamente los convierte en otros terratenientes”.

 

Procesos sancionatorios

La directora de Cortolima, Olga Lucía Alfonso, en diálogo con EL NUEVO DÍA explicó que la corporación ya adelantó dos visitas en torno a las quejas, “un grupo de técnicos de la corporación estuvo en los predios el Placer, el Oso y la Suiza. La apertura de la vía corresponde al predio el Placer y producto de esas visitas estamos adelantando procesos sancionatorios, que son producto de las afectaciones ambientales que se generan en ese tema”.

Agregó, que el trámite incluye un abordaje amplio de la situación y las pruebas, para concluir si es procedente aplicar una sanción y el tipo. Y aunque en este caso se puede argumentar que las intervenciones se están haciendo en un predio privado, Alfonso Lannini precisó que los recursos naturales son de todos “y más en estos espacios en donde hay una reserva y protección, por la importancia que tienen estos ecosistemas”.

Al preguntarle, si en las indagaciones adelantadas ha salido a flote el nombre de la empresa Green Superfood, respondió que no tenía ese dato y que la sanción se adelanta a las personas asociadas al predio.

 

Loros orejiamarillos también están en riesgo

Nodier Vivas Zamora, integrante de la Fundación Muisca, dijo que lo que se sabe hasta el momento es que no hay permisos de uso del suelo “y en el EOT anterior solo está para algunas actividades agropecuarias, pero solo hasta cierta altura. Desde el punto de vista natural, se está hablando de corredores biológicos que empiezan a quedarse muy estrechos y haber cortes en las zonas altas por ese tipo de presiones”, a lo que se le agrega, que al generar daños en el corto y largo plazo, no habrá regeneración de palmas.

Pero además de ello, estas actividades de maquinaria pesada terminan afectando la comunidad de loros orejiamarillos que habitan en la zona, “el ruido de las máquinas, lo que vengan a hacer, las quemas y parte del sotobosque, van reducir más las áreas de anidamiento de los loros”.

En cálculos sobre imágenes, se cree que la maquinaria ya se está moviendo entre los 2 mil 600 y 2 mil 800 metros a nivel del mar, porque el interrogante que queda es si se llegará más allá.

 

Lamentable situación

Por su parte, el diputado Renzo García, opinó que es lamentable que sigan afectando la palma de cera y los bosques altoandinos que hay en la vereda Potosí. Señaló que “la implementación de los monocultivos de aguacate hass sobre vastas regiones de Cajamarca están llevando no solamente a una degradación ambiental, producto de la deforestación, pérdida de la agrodiversidad, afectación a las dinámicas hidrológicas dado el alto consumo de agua de este cultivo, sino también a problemas de acaparamiento de tierras por parte de transnacionales de los agronegocios”.

Agregó, que generalmente a este tipo de empresas les importa poco el bienestar del campesinado y el fortalecimiento de la agricultura familiar y comunitaria. “Lamentable Cortolima y demás instituciones siguen ausentes de estas nuevas realidades”, precisó.

 

.

A más de 2 mil 600 metros del nivel del mar se adelanta la apertura de vías en medio de los bosques de palma de cera.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios