Las dudas que existen con el fin de la declaratoria de calamidad pública en la región

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍALos alcaldes tienen la decisión si levantarán todas las restricciones o mantendrán algunas por un tiempo más.
A través del decreto 186 la Gobernación del Tolima levantó la situación de calamidad pública declarada a nivel departamental el 17 de marzo de 2020 y declaró el retorno a la normalidad.
PUBLICIDAD

La decisión, que se conoció la semana anterior, generó varios interrogantes en el sector educativo y el comercial, pues se da por entendido que se regresa a la cotidianidad, en medio de un proceso de vacunación que arrancó lentamente. 

Orlando Montelegre, directivo del sindicato de maestros Sutet – Simatol, opinó que el Gobierno departamental se apresuró al levantar la calamidad, pues a nivel regional hasta el momento llegaron mil 344 dosis contra el Covid – 19 y “ya se está enviando, como quien dice, a todo el pueblo, a los tolimeneses a las calles, a una situación bien tremenda”.

Agregó, que en el Magisterio entre el 15 y 20 por ciento de los docentes, hacen parte de la población en riesgo, pues tienen más de 60 años “y es el grupo que está en la segunda fase e igualmente, nuestros maestros en un 25 y 30 por ciento tienen enfermedades de base y comorbilidades como hipertensos, diabéticos y enfermedades coronarias. Creemos que es arriesgado tomar esa decisión, obviamente, la aceptamos pero no la compartimos”.

Por ello, desde Simatol se está a la espera de una reunión con el secretario de Educación del Departamento, Julián Gómez, y el Municipal, Juan Manuel Rodríguez. “Hay tres puntos que siempre hemos dicho para volver a la alternancia, la planta física como tal está, los maestros estamos prestos a volver pero se debe tener en cuenta los conceptos de la comunidad científica y de la salud”.

Igualmente, se debe tener garantía en la destinación de recursos por parte de los gobiernos nacional, regional y municipal para dotación y alistamiento de las instituciones educativas. Montealegre mencionó que a nivel regional se cuenta con al menos 15 mil docentes que están distribuidos en los 47 municipios, misma cifra que se necesita de vacunas.

En otro extremo se ubican los comerciantes nocturnos, que se han visto seriamente afectados durante el último año, Juan Camilo Daza, propietario de un negocio nocturno en Ibagué comentó que su gremio ha recibido con beneplácito las decisiones que ayudan a todos los negocios.

“Pero quedamos con ciertas dudas, porque la Gobernación saca un decreto donde levanta la calamidad pública, nosotros entendemos como comerciantes diurnos y nocturnos, que todo vuelve a la normalidad, transporte, colegios, bares, restaurantes, un sinnúmero de negocios que veníamos con ese temor de estar trabajando con pandemia, porque el virus existe”.

Daza añadió que ahora el interrogante, en el caso de la capital tolimense, es si el mandatario Andrés Hurtado expedirá un decreto mediante el cual corrobore la decisión que se tomó desde la Administración Seccional.

Recordó que actualmente, su negocio se ubica en el piloto dos y aunque las cosas han salido bien, mencionó que aún tiene colegas que van a completar un año con sus negocios cerrados, varios de ellos, son adultos mayores que se les dificulta acceder a la tecnología, a lo que se le suma una serie de requisitos que no han podido cumplir.

 

Curva en descenso

Ante las inquietudes, EL NUEVO DÍA habló con el mandatario Ricardo Orozco Valero, sobre el alcance del decreto y explicó que es una medida que se implementa teniendo en cuenta el descenso de la curva de contagios por coronavirus y enfatizó que es importante mantener las medidas de bioseguridad para combatir la enfermedad.

En cuanto a la preocupación de los maestros, mencionó que “la pandemia ya se viene superando, creo que hay unas medidas que se han tomado desde el Gobierno nacional y creo que como decía la Ministra (de Educación), los sitios en donde hay bajo contagio de Covid, en esas escuelas en donde hay 15 o 20 alumnos, creo que al menos una tercera parte, pueden estar en sus aulas de clase”.

Y en el caso de los municipios, expresó que dependerá de cada mandatario, “yo la levanto (medida) desde el departamento del Tolima y ya los alcaldes se acogerán a los decretos que expido como gobernador, los que ellos consideren pertinentes”, concluyó.

Redacción Tolima

Comentarios