$8 mil millones es el presupuesto inicial para la Nueva Villarrica

Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍALos barrios aledaños a la quebrada El Botadero son los que están en mayor riesgo, motivo por el cual serán los primeros en ser reubicados.
A través de un convenio que tiene una vigencia de dos años, el Gobierno nacional destinó $8 mil millones para construir las primeras 106 viviendas que harán parte de la nueva historia de esta población que está ubicada al oriente del Tolima.
PUBLICIDAD

Cerca de un año y medio tardaría la construcción de 106 viviendas que entrarán a ser parte de la Nueva Villarrica. El proceso de reasentamiento total que incluye el traslado de 800 familias, podría tardar alrededor de 15 años.

La directora de Gestión del Riesgo del Departamento, Andrea Mayorquín, explicó que el predio ya es propiedad de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Ungrd, ahora el paso a seguir es traspasar el terreno, que está ubicado cerca al barrio Higinio Patiño, a nombre del Municipio.

A la par, el Departamento trabaja en el convenio que existe desde enero de 2021 entre el Ministerio de Vivienda y la Ungrd, acuerdo que estableció $8 mil millones para destinarlos a los subsidios de viviendas y tiene una vigencia de dos años.

“Por supuesto, está el diseño urbanístico que hemos trabajado con la Secretaría de Infraestructura, también con las universidades, estimando todo el tema de estudios ambientales, de suelos y todo lo que compete para empezar hacer las construcciones de las viviendas”, comentó.

Otro frente que se está gestionando a través de Infraestructura, es la intervención a la vía Cunday – Villarrica, por ello, actualmente se adelanta una consultoría para mejorar cuatro kilómetros, asimismo, la construcción de varios box culvert en puntos críticos.

“A través de la Asamblea nos dieron la venia para poder usar un lote que se tenía en Villarrica de una destinación específica, para poder hacer posiblemente la construcción del hospital.

“Hemos venido adelantando mesas técnicas con el Ministerio y la Ungrd, porque nosotros no tenemos la experiencia y ya superamos nuestra capacidad técnica y económica, entonces lo que hacemos es pedir asesoría”, explicó la funcionaria.

Mayorquín mencionó que se seguirá trabajando en las necesidades de la actual y de la Nueva Villarrica, como es el acueducto y alcantarillado, aclaró que en la actual población no se pueden hacer estructuras nuevas, pues jurídicamente al estar en riesgo, no es posible hacer inversiones.

Del mismo modo, dijo que así como el hospital, en su momento se hará el traslado de entidades oficiales a la Nueva Villarrica, “generalmente, si nosotros vemos esa escala de 1:2000 de la Villarrica actual, aproximadamente un 10 % tiene amenaza baja.

“La idea es que tenemos que trasladar las 800 familias que aún censamos, actualmente, estamos sacando el censo también de instituciones, comercio, considero que es el proceso más importante y complejo, porque es un tema social que solo hay que tratarlo con la comunidad”.

Con el lote y los recursos listos, la nueva tarea es conseguir el dinero para adelantar los diseños del proyecto de vivienda, por eso la idea por ahora, es hacer una bolsa común.

 

Entre la incertidumbre y la desconfianza

Una de las preguntas es cómo ven los villarricenses el proceso y si tienen confianza, pues han pasado décadas desde que se hicieron las primeras promesas. Sobre ello, Mayorquín señaló que las primeras familias están expectantes, pues necesitan un techo seguro y digno, ya que actualmente viven en estructuras artesanales y con la intranquilidad de tener cerca la quebrada El Botadero, que en ocasiones suele desbordarse.

Igualmente, se mantiene al tanto de los habitantes de los avances que se generan desde el Gobierno nacional, aunque en algunas ocasiones la asistencia a las reuniones es baja, “es un tema en el que las personas no creen, por eso estamos contando hechos como que ya está el lote, el subsidio, que ya tenemos el lote donde podemos construir el hospital, queremos que todos conozcan que sí se ha avanzado, que no es una mentira esta problemática, es producto de un estudio de amenaza, vulnerabilidad y el riesgo que hizo el Servicio Geológico Colombiano y estamos trabajando con base a ello”, precisó.

Teniendo en cuenta la magnitud de la situación, la Administración seccional y entidades como Cortolima, siguen tocando puertas y haciendo gestión para lograr materializar el reasentamiento, entre esas tareas a corto plazo está la de crear el catastro para el municipio, “la Gobernación en su Plan de Desarrollo, aporta $100 millones, también hay otros convenios para hacer el plan de ordenamiento territorial”, precisó la Directora de Gestión del Riesgo del Tolima.

 

DATO:

Las 106 primeras viviendas son para familias vulnerables que viven al margen de la quebrada El Botadero. Una vez se haga el traslado, se procederá a hacer una demolición de la estructura antigua.

 

DATO:

Entre los modelos a seguir por parte del Tolima, en el tema de reasentamiento, está el de Gramalote en Norte de Santander. Lugar en el que pasados 10 años hay aspectos pendientes de construcción.

 

CIFRA:

millones serán destinados por el Gobierno nacional para la construcción del primer centenar de viviendas en la Nueva Villarrica.

EL NUEVO DÍA

Comentarios