Sanluiseños reclaman soluciones a efectos generados por explotación minera

Crédito: Suministrada / El Nuevo Día.Los reclamos de los ciudadanos de esta población se vienen adelantando desde hace varios años.
La explotación minera de la multinacional Cemex en Payandé, jurisdicción de San Luis, sigue generando preocupación entre la comunidad, pues argumentan que con el paso del tiempo son varios los daños que se evidencian en su territorio.
PUBLICIDAD

La intranquilidad va en crecimiento, porque al parecer la empresa estaría solicitando una modificación a la licencia de explotación minera, para ampliar el área de operación en territorio sanluiseño.  

El desacuerdo y reclamo por las afectaciones, fue expresado durante este domingo con una manifestación pacífica por parte de los habitantes, que recorrieron las principales calles del corregimiento, llevando consigo carteles con mensajes como “Marcha Payandé está vivo, queremos progreso, salud y bienestar, esto le exigimos a los entes gubernamentales y a la multinacional”, igualmente, se le pidió a los encargados municipales de infraestructura intervenir los carreteables veredales.

Hebert Meneses participante de la marcha, explicó que la mina está aproximadamente a 167 metros del casco urbano, también, que algunas viviendas estarían presentando daños en su infraestructura a causa de las actividades mineras, así estaría ocurriendo con la de su padre “está con peligro de colapso, a pesar que le hemos pedido al Alcalde una reubicación, no ha sido posible”.

Otros efectos negativos se estarían viendo en quebradas, la calidad del agua, el aire y las vías, que estarían deterioradas en parte por el tránsito de vehículos con carga pesada. Pero los reclamos también se le hicieron al primer mandatario Guillermo Ignacio Alvira, quien en opinión de la ciudadanía los ha dejado solos con las diferentes problemáticas.

“Ignora prácticamente nuestra situación y nos deja solos reclamando ante los entes de control y siempre nos responde que Cemex cumple con todos los requisitos que exigen las normas técnicas y ambientales que regulan la actividad minera e industrial de este país”.

 

¿EOT desactualizado?

Otras de las situaciones expuestas es que el Esquema de Ordenamiento Territorial, EOT, no se actualiza desde hace 21 años, por lo que si se habla hoy de expandir operaciones, según este esquema, estaría permitido. Al parecer hacia el 2010 se habría intentado avanzar en una actualización, que incluía una zona de protección ambiental de 250 metros, pero según algunos residentes, el documento fue demandado por la multinacional, lo que dejó vigente el esquema antiguo.

Y en la lista de cuestionamientos también está que Beatriz Uribe, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Cemex Colombia,  quien fue Ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, no dé relevancia a los reclamos para buscar soluciones, dice “que todo está bien, que hay que mirar hacia adelante y no hacia atrás y precisamente, no podemos ignorar los problemas que vienen de atrás”.
 

Certificación ambiental

Es de recordar que en agosto de 2020, la planta Caracolito de Cemex, ubicada en Payandé, obtuvo la certificación ISO 14001 por parte de Icontec, por las gestiones ambientales realizadas en esta zona y con la comunidad de San Luis.

En ese entonces, de acuerdo con la compañía, la certificación la recibió debido al uso racional de recursos naturales, al control de emisiones, a la protección de biodiversidad y a la construcción de valor compartido con las comunidades vecinas.

Dentro de los elementos tenidos en cuenta por el ente evaluador, para certificar a la Planta Caracolito con la ISO 14001, se destacan el uso de combustibles alternos dentro del proceso productivo, el control eficiente de emisiones de CO2 y de materiales particulados a la atmósfera, la protección de la biodiversidad de flora y fauna locales; y la construcción de vínculos con las comunidades de San Luis y Payandé, vecinas a la operación.

 

DATO

En la jornada participaron más de 100 personas, igualmente, dos concejales de San Luis, los diputados Renzo García y Carlos Reyes, y el Personero Municipal para brindar las garantías necesarias.

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios